Con­tro­les alimentan la es­ca­sez

Los co­mer­cios for­ma­les es­tán des­abas­te­ci­dos de pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad an­te la im­po­si­bi­li­dad de re­po­ner la mer­can­cía, mien­tras que los ba­cha­que­ros los ven­den fren­te a guar­dias na­cio­na­les

El Nacional - - PORTADA - CAR­LOS SEI­JAS ME­NE­SES »csei­jas@el-na­cio­nal.com

Un sim­ple re­co­rri­do por mer­ca­dos mu­ni­ci­pa­les o su­per­mer­ca­dos per­mi­te cons­ta­tar la au­sen­cia de pro­duc­tos en las ne­ve­ras y anaque­les. El vier­nes, en Quin­ta Cres­po, en nin­guno de los 23 pues­tos que ex­pen­den car­ne, ni en los 10 de po­llo, ha­bía exis­ten­cia. Los es­ta­ble­ci­mien­tos tam­bién es­ta­ban des­abas­te­ci­dos de man­te­qui­lla, arroz, azú­car, ha­ri­na de maíz pre­co­ci­da, acei­te y ma­yo­ne­sa. Des­de la pu­bli­ca­ción el 22 de agos­to en Ga­ce­ta Ofi­cial de una lis­ta de 25 ru­bros cu­yos pre­cios fue­ron “acor­da­dos” con la agroindustria, la ofer­ta de ali­men­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca dis­mi­nu­yó con­si­de­ra­ble­men­te. “Está lle­gan­do el mo­men­to en que se tie­ne di­ne­ro pe­ro no hay na­da qué com­prar”, se­ña­ló Ca­ta­li­na Re­yes mien­tras in­ten­ta­ba ad­qui­rir ví­ve­res en el mer­ca­do de San Mar­tín

El vier­nes al me­dio­día no ha­bía car­ne de res en nin­guno de los 23 pues­tos que ex­pen­den el ru­bro en Quin­ta Cres­po. En los 10 lo­ca­les de po­llo las ne­ve­ras es­ta­ban va­cías. Y en los cua­tro pues­tos de hue­vos tam­po­co te­nían el pro­duc­to. Los es­ta­ble­ci­mien­tos tam­bién es­ta­ban des­abas­te­ci­dos de man­te­qui­lla, arroz, azú­car, ha­ri­na de maíz pre­co­ci­da, acei­te y ma­yo­ne­sa.

Darwin Cas­tro no tie­ne en su ho­gar car­ne, po­llo ni pes­ca­do, y pa­ra ali­men­tar­se so­lo com­pra que­so, ja­món y hue­sos ahu­ma­dos. “En mi ca­sa so­lo te­ne­mos un po­qui­to de co­mi­da. Me sien­to mal, no le pue­do dar na­da a mi ni­ña”, di­jo con su hi­ja en bra­zos mien­tras re­co­rría Quin­ta Cres­po.

Aña­dió que los ve­ne­zo­la­nos tie­nen que en­ten­der que la es­ca­sez de co­mi­da se de­be a los pre­cios fi­ja­dos por el go­bierno, ade­más del in­cre­men­to sa­la­rial de 5.900% que de­cre­tó el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. “¿Có­mo un em­pre­sa­rio va a pa­gar un suel­do de 1.800 bo­lí­va­res, más bono ali­men­ta­ción y otro po­co de co­sas, si le re­gu­lan la car­ne en 90 bo­lí­va­res?”, in­qui­rió.

Los co­mer­cian­tes sos­tie­nen que la se­ve­ra es­ca­sez tie­ne que ver con el fé­rreo con­trol de pre­cios que ri­ge des­de fe­bre­ro de 2003. Con la pu­bli­ca­ción, el 22 de agos­to, en la Ga­ce­ta Ofi­cial de una lis­ta de 25 ru­bros cu­yos pre­cios fue­ron su­pues­ta­men­te “acor­da­dos” con la agroindustria, se­gún el go­bierno, la ofer­ta de ali­men­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca dis­mi­nu­yó con­si­de­ra­ble­men­te.

La eco­no­mis­ta Ta­ma­ra He­rre­ra se­ña­ló que mu­chas em­pre­sas tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra pro­du­cir y man­te­ner­se por­que el ajus­te de pre­cios de al­gu­nos pro­duc­tos es in­su­fi­cien­te y no les per­mi­te cu­brir el au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo.

El ele­va­do in­cre­men­to de los cos­tos –re­sul­ta­do tam­bién de la hi­per­in­fla­ción– y de los im­pues­tos, au­na­do con el con­trol de pre­cios y las ac­cio­nes de la Sund­de, ha sig­ni­fi­ca­do un shock pa­ra las em­pre­sas. Y es lo que ha ge­ne­ra­do la es­ca­sez, afir­mó.

El mar­tes, en el mer­ca­do mu­ni­ci­pal de San Mar­tín no abrie­ron los lo­ca­les que ven­den car­ne. Lle­van cua­tro se­ma­nas sin co­mer­cia­li­zar el pro­duc­to. So­lo un pues­to de los que ex­pen­den po­llo abrió. Lo ven­dían en­te­ro y no por pie­zas. El co­mer­cian­te in­di­có que qui­zás no se­gui­ría con el ne­go­cio por­que no po­día con­ti­nuar ven­dien­do a pér­di­da.

Miem­bros de la Mi­li­cia Bo­li­va­ria­na, que re­co­rren des­de ha­ce 2 se­ma­nas el mer­ca­do, se acer­ca­ron al pues­to y pre­gun­ta­ron qué ven­día y a qué pre­cio. El ki­lo de po­llo es­ta­ba en 78 bo­lí­va­res so­be­ra­nos, pre­cio re­gu­la­do por el go­bierno.

Ca­ta­li­na Re­yes prác­ti­ca­men­te no tie­ne pro­teí­nas en su ho­gar, so­lo el po­llo que com­pró ese mar­tes en San Mar­tín y que cuan­do mu­cho le al­can­za pa­ra co­mer dos ve­ces. “Es­toy preo­cu­pa­da por­que, al pa­re­cer, ya está lle­gan­do el mo­men­to en que se tie­ne di­ne­ro pe­ro no hay na­da que com­prar”.

Así co­mo al pues­to de car­ne de res en el mer­ca­do de San Mar­tín no le des­pa­chan des­de ha­ce un mes, un ven­de­dor de hue­vos en el mer­ca­do de Quin­ta Cres­po con­tó que lle­van 4 se­ma­nas sin el su­mi­nis­tro del pro­duc­to. Es­tán obli­ga­dos a ven­der el car­tón en 120 bo­lí­va­res so­be­ra­nos, pe­ro los pro­vee­do­res les ex­pen­den la ca­ja, que trae 12 car­to­nes, en 1.600 bo­lí­va­res. Lo que sig­ni­fi­ca que ca­da uno ten­dría que co­lo­car­lo a un mí­ni­mo de 133 bo­lí­va­res.

El tra­ba­ja­dor in­di­có que con los pre­cios re­gu­la­dos por el go­bierno no pue­den pa­gar­le a los dis­tri­bui­do­res: “Es­ta­mos frus­tra­dos”. Su com­pa­ñe­ra aña­dió: “En la ca­lle hay hue­vos, pe­ro lo ven­den so­lo en efec­ti­vo. Sin em­bar­go, a ellos no les apli­can la ley, so­la­men­te a no­so­tros que pa­ga­mos im­pues­tos y con­do­mi­nio”.

En las afue­ras de Quin­ta Cres­po ba­cha­que­ros ofre­cían, cer­ca de 3 guar­dias na­cio­na­les, los ali­men­tos re­gu­la­dos que es­ca­sean den­tro del mer- ca­do. Un ven­de­dor in­for­mal ven­día el car­tón de hue­vos en 90 bo­lí­va­res y el me­dio en 45 bo­lí­va­res. “No­so­tros ven­de­mos más ba­ra­to que ellos”, ase­ve­ró.

“Arroz, pas­ta, arroz, pas­ta, ha­ri­na”, ofre­cía otro hom­bre. Una mu­jer, sen­ta­da en el sue­lo, ven­día la ha­ri­na de maíz pre­co­ci­da en 35 bo­lí­va­res, 15 bo­lí­va­res más ca­ra que el pre­cio “acor­da­do”.

Los pro­duc­tos que co­mer­cia­li­zan los ba­cha­que­ros tam­bién es­ca­sean en los abas­tos y su­per­mer­ca­dos. Hay pa­si­llos com­ple­ta­men­te va­cíos y otros con muy po­cos pro­duc­tos en los bor­des de los anaque­les, en un in­ten­to de ca­mu­flar la es­ca­sez. Con­su­mi­do­res ca­mi­na­ban en­tre es­tan­tes des­abas­te­ci­dos y con re­du­ci­das can­ti­da­des de ar­tícu­los en los ca­rri­tos.

“Lo que ve­mos es con­se­cuen­cia de las po­lí­ti­cas del go­bierno, co­mo los con­tro­les. Me sien­to te­rri­ble. De­be­ría ha­ber ser­vi­cios, pro­duc­tos, y que uno es­co­ja lo que quie­ra com­prar co­mo en cual­quier par­te del mun­do”, se­ña­ló un con­su­mi­dor. No co­me po­llo ni car­ne por­que no se con­si­gue en el mer­ca­do, di­jo.

“Es­to es ho­rri­ble. Uno bus­ca las co­sas que ne­ce­si­ta y no las en­cuen­tra”, agre­gó una mu­jer. “Aho­ri­ta ni los niños se alimentan bien. Lle­vo co­mo tres me­ses sin con­su­mir car­ne”, ex­pre­só su com­pa­ñe­ra.

En un pe­que­ño su­per­mer­ca­do, si­tua­do en el mu­ni­ci­pio Cha­cao, tam­po­co ha­bía pro­duc­tos re­gu­la­dos. “Sien­to im­po­ten­cia, ra­bia, de­sidia y tris­te­za. Quie­res com­prar co­sas, pe­ro no pue­des. Si tie­nes di­ne­ro, no hay pro­duc­tos; si hay los pro­duc­tos, no tie­nes di­ne­ro. Es­tás li­mi­ta­do. Es­ta si­tua­ción es caó­ti­ca”, ase­ve­ró una con­su­mi­do­ra.

Luis Vi­cen­te León, pre­si­den­te de Da­ta­ná­li­sis, ex­pli­có que la es­ca­sez es un fe­nó­meno que se ha agu­di­za­do, aun­que hay mo­men­tos en que no es tan se­ve­ra. Cuan­do el go­bierno arre­cia con­tra el sec­tor pri­va­do e im­pi­de que pue­dan cu­brir sus cos­tos de re­po­si­ción, au­to­má­ti­ca­men­te se pro­du­ce un fuer­te in­cre­men­to en los ni­ve­les de des­abas­te­ci­mien­to.

El eco­no­mis­ta con­si­de­ró que no es po­si­ble ase­gu­rar la ofer­ta ple­na de pro­duc­tos si no es­tán ga­ran­ti­za­dos los cos­tos de re­po­si­ción, por­que cae la pro­duc­ción, la im­por­ta­ción y el des­pa­cho, y se con­traen las em­pre­sas bá­si­ca­men­te pa­ra evi­tar pér­di­das que las pue­den que­brar. “Pre­fie­ren es­pe­rar y eso es lo que es­ta­mos vien­do au­to­má­ti­ca­men­te, apenas el go­bierno re­do­bla sus con­tro­les”, re­fi­ri­ró.

Sien­to im­po­ten­cia, ra­bia, de­sidia y tris­te­za. Quie­res com­prar co­sas, pe­ro no pue­des.

Si tie­nes di­ne­ro, no hay pro­duc­tos; si hay los pro­duc­tos, no tie­nes di­ne­ro”

Con­su­mi­do­ra

EFE

Con­su­mi­do­res en los su­per­mer­ca­dos ca­mi­nan en­tre es­tan­tes va­cíos y con po­cos pro­duc­tos en los ca­rri­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.