Men­ti­ra, po­der y odio en Ve­ne­zue­la

El Nacional - - PORTADA - Mi­guel Hen­ri­que Otero

Men­ti­ra y po­der se han fu­sio­na­do en Ve­ne­zue­la a unos ex­tre­mos que so­bre­pa­san cual­quier pre­vi­sión. La men­ti­ra y el ejer­ci­cio del po­der se han vuel­to in­di­so­cia­bles en nues­tro país. Men­tir equi­va­le a res­pi­rar: es uno de los dos me­ca­nis­mos –el otro es re­pri­mir– que per­mi­te al ré­gi­men se­guir con vi­da.

Men­tir ya no tie­ne un ca­rác­ter ins­tru­men­tal, es de­cir, Ma­du­ro y su go­bierno no mien­ten de for­ma es­po­rá­di­ca o en unas de­ter­mi­na­das oca­sio­nes. Tam­po­co mien­ten de for­ma par­cial, sa­can­do pro­ve­cho a me­dias ver­da­des. No exa­ge­ro cuan­do digo que mien­ten sin lí­mi­te de tiem­po y es­pa­cio: el po­der ve­ne­zo­lano es una fá­bri­ca de fal­se­da­des que tra­ba­ja los 365 días del año, las 24 ho­ras. Mien­ten en to­das par­tes. No se de­tie­nen nun­ca. Mien­ten an­te las pe­que­ñas co­sas y, tam­bién, an­te las más evi­den­tes e inocul­ta­bles reali­da­des.

Al­gu­nos de los usos más reite­ra­dos de la men­ti­ra son los si­guien­tes.

Uno: mien­ten so­bre sus ob­je­ti­vos. Qui­zás el más em­ble­má­ti­co ejem­plo sea el de “aho­ra Pdv­sa es de to­dos”, que ge­ne­ró una can­ti­dad in­cal­cu­la­ble de dis­cur­sos que ocul­ta­ban lo que de­be ser el más cuan­tio­so ro­bo de los re­cur­sos de una cor­po­ra­ción que se ha­ya pro­du­ci­do en la his­to­ria mun­dial de las em­pre­sas. Dos: es­tas prác­ti­cas de­ma­gó­gi­cas, de es­ló­ga­nes y cam­pa­ñas sis­te­má­ti­cas se han pro­di­ga­do en la to­ta­li­dad de las áreas y las or­ga­ni­za­cio­nes del Es­ta­do: en las em­pre­sas bá­si­cas, en la sa­lud, en la edu­ca­ción, en puer­tos y ae­ro­puer­tos, en el Sai­me, en el Se­niat, en las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les, en la FANB y don­de se quie­ra.

Tres: sis­te­má­ti­cas han si­do las men­ti­ras so­bre los re­sul­ta­dos de la ges­tión. El po­der ve­ne­zo­lano no lo­gró nun­ca re­sol­ver los dra­mas so­cia­les, no lo­gró me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de Pdv­sa, no lo­gró ope­rar los ser­vi­cios pú­bli­cos –hoy, inope­ran­tes, en rui­nas o a pun­to de co­lap­so–, no lo­gró ni un so­lo be­ne­fi­cio de las fin­cas y em­pre­sas que ex­pro­pió –hoy de­ve­ni­das en tie­rras y gal­po­nes sin va­lor–, no lo­gró cam­biar el des­tino de las fa­mi­lias po­bres de Ve­ne­zue­la, ni ba­jar los ín­di­ces de la de­lin­cuen­cia, ni re­du­cir las ta­sas de mor­ta­li­dad y mor­bi­li­dad, ni me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción, ni mu­cho me­nos pro­te­ger las fron­te­ras ve­ne­zo­la­nas, ya que es­co­gió aliar­se con gru­pos nar­co­gue­rri­lle­ros y ban­das de de­lin­cuen­tes que con­tro­lan la fron­te­ra. Cua­tro: una de las es­pe­cia­li­da­des ha si­do y es la de in­ven­tar ex­pe­dien­tes, cons­pi­ra­cio­nes y su­pues­tos pla­nes en con­tra del go­bierno o de sus je­fes. Es­tas acu­sa­cio­nes son, en sí mis­mas, te­me­ra­rias: no les im­por­ta que ca­rez­can de ló­gi­ca, de via­bi­li­dad, de sen­ti­do o de co­ne­xión al­gu­na con la reali­dad. Se for­mu­lan, aun­que su cre­di­bi­li­dad sea igual a ce­ro, pa­ra así abrir el cau­ce a las ac­cio­nes re­pre­si­vas de en­ti­da­des co­mo el Se­bin, la DGCIM, la FAES y otras. Cin­co: aso­cia­da a lo an­te­rior, otra de las co­rrien­tes pre­di­lec­tas del ré­gi­men: cul­par a ter­ce­ros de sus erro­res y omi­sio­nes, de la ab­so­lu­ta e in­dis­cu­ti­ble res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen en el di­se­ño y eje­cu­ción de la in­men­sa cri­sis que vi­ve Ve­ne­zue­la.

Seis: que men­tir es un sis­te­ma, que se ope­ra con li­nea­mien­tos y mé­to­dos de pro­pa­gan­da, lo re­ve­la que el ré­gi­men no re­co­no­ce la reali­dad. Habla, con des­par­pa­jo in­con­mo­vi­ble, pa­ra ne­gar los he­chos, pa­ra ne­gar las más te­rri­bles y do­lo­ro­sas reali­da­des del país. Di­cen: No hay un éxo­do ma­si­vo, no hay pre­sos po­lí­ti­cos, no hay tor­tu­ra­dos, no hay ham­bre, no hay epi­de­mias, no hay una ca­tás­tro­fe sa­ni­ta­ria, no hay re­pre­sión, no hay con­tra­ban­do de ga­so­li­na, no hay es­ca­sez de ali­men­tos, no hay im­pu­ni­dad, no hu­bo frau­de elec­to­ral, la ANC es le­gí­ti­ma, et­cé­te­ra. To­dos son in­ven­tos de los enemi­gos de la re­vo­lu­ción, co­mo los lis­ta­dos en el pun­to cin­co.

Po­dría se­guir aña­dien­do más y más va­rian­tes de los mo­dos de men­tir de Ma­du­ro, Ca­be­llo y de­más je­rar­cas del ré­gi­men. Pe­ro quie­ro re­fe­rir­me a una cues­tión de fon­do: la men­ti­ra co­mo mé­to­do de en­cu­brir el ver­da­de­ro víncu­lo que el po­der ve­ne­zo­lano tie­ne con la so­cie­dad.

Sos­ten­go lo si­guien­te: la vas­te­dad, la re­cu­rren­cia y la di­ver­si­dad del sis­te­ma de men­ti­ras que go­bier­na a Ve­ne­zue­la tie­ne un pro­pó­si­to fun­da­men­tal: ocul­tar en qué con­sis­te el sen­ti­mien­to, la vi­sión que el po­der tie­ne de la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na. Lo me­du­lar es que Ma­du­ro y su ban­da odian el país, odian a los ve­ne­zo­la­nos, odian a las fa­mi­lias, odian las ins­ti­tu­cio­nes, odian las le­yes. En sín­te­sis: odian la vi­da. Ni­co­lás Ma­du­ro, Dios­da­do Ca­be­llo, Jor­ge Rodríguez, Delcy Rodríguez, Ma­rio Sil­va, Pe­dro Ca­rre­ño y tan­tos otros vo­ce­ros del odio, no son ex­cep­cio­na­les: son la me­di­da, el pro­me­dio, la ex­pre­sión ne­ta de un po­der que, mien­tras más arrin­co­na­do está, más odia. A me­di­da que se van que­dan­do so­los –son mi­les y mi­les los fun­cio­na­rios y su­pues­tos di­ri­gen­tes del PSUV que han hui­do del país en los úl­ti­mos me­ses–, a me­di­da que cre­ce el con­sen­so mun­dial de que el ré­gi­men de­be aca­bar­se, a me­di­da que los ex­pe­dien­tes cre­cen y las de­nun­cias se mul­ti­pli­can, el odio cre­ce. Por­que, al igual que ocu­rre con las per­so­nas, de tan­to y tan­to men­tir, en el ré­gi­men no que­da sino esa ma­te­ria os­cu­ra e in­sa­cia­ble que es el odio. Ese es el odio que no se de­tie­ne en la des­truc­ción del país, es el odio que los ve­ne­zo­la­nos es­ta­mos en la obli­ga­ción política y mo­ral de ven­cer lo más pron­to que sea po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.