Dis­yun­ti­va atroz

El Nacional - - PORTADA - Raúl Fuen­tes

An­tes de po­ner en blan­co y negro es­tas di­va­ga­cio­nes, me pre­gun­té si va­lía la pe­na abu­rrir al lec­tor con un po­co más del mismo te­ma y me ten­tó la po­si­bi­li­dad de es­cri­bir so­bre el fan­tás­ti­co país fe­liz de Ni­co­lás y los her­ma­nos Rodríguez, ajeno a quie­nes, mar­gi­na­dos de se­me­jan­te Jau­ja, no po­de­mos con­je­tu­rar cuán con­ten­to vi­ve el pue­blo en sus fe­ra­ces tie­rras. ¿Cuál pue­blo?, me pre­gun­té, y, al res­pon­der, el in­vo­ca­do pa­ra, en su nom­bre, afe­rrar­se de por vi­da al go­bierno, me en­con­tré fas­ti­dian­do a la au­dien­cia in­vi­si­ble con un ro­llo ha­bi­tual: el del po­der y de có­mo, a ve­ces –col­mo de los col­mos–, con la ve­nia del so­be­rano, se en­gan­chan en él aven­tu­re­ros, de­ma­go­gos y ven­de­do­res de ilu­sio­nes. De iz­quier­da o de de­re­cha, lo mismo da.

La éti­ca po­pu­lis­ta repu­ta in­mo­ral la pér­di­da del po­der y, a fin de con­ser­var­lo, jus­ti­fi­ca ven­der el al­ma a Sa­ta­nás a fin de con­ser­var­lo. En oca­sio­nes, el de­mo­nio es la ma­fia de las dro­gas o la nar­co­gue­rri­lla; otras, la pro­mis­cua con­ver­gen­cia de lum­pen, ma­lan­dri­nes e irre­den­tos se­di­cen­tes dis­pues­ta a ju­gar­se el to­do por el to­do a cam­bio de ca­ña, mon­don­go y re­gue­tón. “La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de quien de­ten­ta el po­der es no per­der­lo”, pen­sa­ba el pro­to­cha­vis­ta y gol­pis­ta Omar To­rri­jos, quien, de no ha­ber pe­re­ci­do en un ac­ci­den­te de avia­ción (1981), pu­do ha­ber go­ber­na­do has­ta la ex­tre­maun­ción y qui­zá le hu­bie­se aho­rra­do a su na­ción el man­da­to del im­pre­sen­ta­ble Ma­nuel No­rie­ga y la in­va­sión grin­ga de 1989. To­rri­jos, al ha­cer­se con el co­ro­to, pros­cri­bió los par­ti­dos po­lí­ti­cos, con­vo­có a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te (1972) y fue pro­cla­ma­do “Lí­der má­xi­mo de la Re­vo­lu­ción pa­na­me­ña y Co­man­dan­te en je­fe de la Guar­dia Na­cio­nal”. En tan­to tal, se le fa­cul­tó pa­ra im­po­ner su vo­lun­tad en to­das las ins­tan­cias de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Po­día nom­brar y re­mo­ver al pro­cu­ra­dor, al con­tra­lor y al sub­con­tra­lor de la Re­pú­bli­ca, a los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Elec­to­ral e in­ter­ve­nir en la Asam­blea Na­cio­nal de Re­pre­sen­tan­tes de co­rre­gi­mien­tos y de los con­se­jos pro­vin­cia­les de coor­di­na­ción y de las jun­tas co­mu­na­les. Cual­quier pa­re­ci­do con la reali­dad na­cio­nal no es me­ra coin­ci­den­cia.

La es­tra­te­gia del po­pu­lis­ta ist­me­ño fue cal­ca­da (¿pla­gia­da?) y em­pa­que­ta­da pa­ra ex­por­ta­ción por Hu­go Ra­fael Chá­vez –char­la­tán de es­ca­sos mé­ri­tos mi­li­ta­res y per­sua­si­vo Don Re­ga­lón fa­vo­re­ci­do por un pro­vi­den­cial au­men­to de la ren­ta pe­tro­le­ra, su­fi­cien­te pa­ra com­prar adep­tos den­tro y fue­ra del país–, con la bien re­tri­bui­da orien­ta­ción de un cai­mán bar­bu­do ávi­do de au­xi­lio fi­nan­cie­ro.

La in­ter­me­dia­ción de Fi­del resultó tan de­ci­si­va pa­ra anal­ga­ti­zar con pe­ga-lo-to­do al gol­pis­ta ba­ri­nés en la si­lla pre­si­den­cial, co­mo el car­mo­na­zo y la ope­ra­ción res­ca­te del ge­ne­ral Ba­duel –en­car­ce­la­do, de­gra­da­do y ex­pul­sa­do de la fuer­za ar­ma­da na­cio­nal bo­li­va­ria­na por el cha­vo-ma­du­ris­mo– que lo tra­jo de re­gre­so a Mi­ra­flo­res. Los he­chos pu­sie­ron de bul­to la in­efi­ca­cia de los bu­ró­cra­tas del PSUV y, en con­se­cuen­cia, el co­man­dan­te si­de­ral de­le­gó en com­pa­ñe­ros de ar­mas, pre­sun­ta­men­te más ha­bi­li­do­sos, los cargos de con­fian­za. El he­re­de­ro in­ten­tó ho­llar idén­ti­co sen­de­ro, pe­ro, es­ca­so de pre­di­ca­men­to en los cuar­te­les, op­tó, a ob­je­to de com­prar su leal­tad, por ha­cer gra­cio­sas e inau­di­tas con­ce­sio­nes a la ofi­cia­li­dad, co­lo­cán­do­la don­de hay y otor­gán­do­les de­re­chos de ex­plo­ta­ción de re­cur­sos mi­ne­ra­les ve­da­dos al res­to de los ve­ne­zo­la­nos. Así, el le­gi­ti­ma­do por los ile­gí­ti­mos poderes, el pros­ti­tu­yen­te co­mu­nal (anc) y el al­cahue­te ju­di­cial (tsj) –mi­nús­cu­las de ri­gor–, se ha blin­da­do a cos­ta de pri­vi­le­gios pro­pios de atá­vi­cos y dis­cri­mi­na­to­rios fue­ros cas­tren­ses. A di­fe­ren­cia de su ca­ris­má­ti­co pre­de­ce­sor, Ni­co­lás Ma­du­ro no en­tu­sias­ma a las ma­sas ni cuen­ta con apo­yo po­pu­lar; de allí, los co­mi­tés lo­ca­les de abas­te­ci­mien­to y pro­duc­ción –cé­lu­las ro­jas ins­pi­ra­das en los cu­ba­ní­si­mos CDR (co­mi­tés de de­fen­sa de la re­vo­lu­ción) abo­ca­das al fis­go­neo ve­ci­nal con la coar­ta­da de ges­tio­nar el ra­cio­na­mien­to–, el abo­mi­na­ble car­net de la pa­tria y las mi­se­ra­bles y com­pul­si­vas bo­ni­fi­ca­cio­nes, ge­ne­ra­do­ras de re­cu­rren­tes e in­ter­mi­na­bles co­las a las puer­tas de los ban­cos.

Di­fí­cil­men­te pue­dan en­fren­tar los vo­tos bo­tas em­ba­rra­das en el fan­go de la co­rrup­ción. Es­ta afir­ma­ción vie­ne a cuen­to por­que hay sec­to­res de la opo­si­ción es­pe­ran­za­dos en un pro­nun­cia­mien­to mi­li­tar orien­ta­do a res­tau­rar el or­den cons­ti­tu­cio­nal o, di­cho más lla­na­men­te, de­po­ner al con­duc­tor del au­to­bús dic­ta­to­rial y, ¡por su­pues­to!, con­vo­car a elec­cio­nes, en una es­pe­cie de re­edi­ción de lo acae­ci­do en 1958, sin pa­rar mien­tes en la po­si­bi­li­dad de un quí­ta­te tú y me pon­go yo mediante un pi­no­che­ta­zo o al­go peor. 20 años de la­va­do ce­re­bral aca­ba­ron con el espíritu de­mo­crá­ti­co de una ins­ti­tu­ción con­di­cio­na­da por la su­je­ción a una dis­ci­pli­na­da ca­de­na de ór­de­nes y obe­dien­cia que res­trin­ge la li­ber­tad de ex­pre­sión y re­du­ce a ce­ro la po­si­bi­li­dad de di­sen­tir; sin em­bar­go, adu­cen los en­tu­sias­tas del putsch –acé­rri­mos crí­ti­cos de una opo­si­ción que, a pe­sar­dee­rro­res­yo­mi­sio­nes,no me­re­ce ser sub­es­ti­ma­da, pues ha si­do mo­tor (aun­que tam­bién freno, ad­mi­tá­mos­lo) de me­mo­ra­bles mo­vi­li­za­cio­nes–, el con­tra­pe­so de mi­li­cia­nos, co­lec­ti­vos y ban­das ar­ma­das crea­das y fi­nan­cia­das por la re­vo­lu­ción bo­ni­ta con el pro­pó­si­to de me­ter mie­do, es una afren­ta al mi­li­tar de ca­rre­ra. Sus cálcu­los ob­vian el po­der de fue­go del ejér­ci­to pa­ra­le­lo. De ilu­sio­nes pue­de vi­vir­se un ra­to.

Y aquí es­ta­mos, sin al­ter­na­ti­va al­gu­na de ca­ra a otra frau­du­len­ta tóm­bo­la co­mi­cial, des­ho­jan­do la mar­ga­ri­ta del me voy o me quedo. ¿Mar­char­se? No to­dos pue­den es­ca­par del cam­po de con­cen­tra­ción y su­mar­se al país en el exi­lio: 3 mi­llo­nes de al­mas erra­bun­das es­pan­ta­das por la so­vie­ti­za­ción en cier­nes que dis­pa­ra­ron las alar­mas de la Unión Eu­ro­pea, la ONU, de 11 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y has­ta de la re­mo­lo­na Mi­che­lle Ba­che­let. ¿Que­dar­se? Ello pos­tu­la ha­cer­se el yo no fui y re­sig­nar­se a en­ve­je­cer es­pe­ran­do… ¿a Go­dot? Go­dot, ya se sa­be, nun­ca lle­ga­rá. La dis­yun­ti­va es atroz.

>>¿Mar­char­se? No to­dos pue­den es­ca­par del cam­po de con­cen­tra­ción y su­mar­se al país en el exi­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.