Ber­na de­lei­te a la vis­ta

La ca­pi­tal de Sui­za cuen­ta con el bu­le­var de com­pras más ex­ten­so de Eu­ro­pa y un cas­co an­ti­guo lleno de his­to­ria y jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas

El Nacional - - VIAJES & TURISMO - BERNHARD WEISSENBACH »@bw­tu­ris­mo »bw­tu­ris­mo123@gmail.com

Adi­fe­ren­cia de ciu­da­des sui­zas más mo­vi­das y mo­der­nas co­mo Zú­rich o Ba­si­lea, Ber­na se man­tie­ne er­gui­da, y mues­tra con or­gu­llo su his­to­ria, sus epi­so­dios de re­no­va­ción y has­ta de tec­no­lo­gía, que la con­vier­ten en un des­tino muy ape­te­ci­ble, aun­que un tan­to cos­to­so, en com­pa­ra­ción con otros pa­ra­jes eu­ro­peos. Pe­se a ello si tie­ne la opor­tu­ni­dad de co­no­cer es­te can­tón, no lo pien­se dos ve­ces y adén­tre­se en la tam­bién co­no­ci­da co­mo Tie­rra de los Osos, con pa­no­rá­mi­cas in­creí­bles y sa­bo­res fi­nos. To­da una ex­pe­rien­cia úni­ca que le ofre­ce la ca­pi­tal y cen­tro po­lí­ti­co de Sui­za.

Con un cas­co an­ti­guo re­co­no­ci­do, ha­ce tres dé­ca­das, co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unesco, Ber­na fi­gu­ra en los ma­pas eu­ro­peos con una his­to­ria que se re­mon­ta a 1191, cuan­do el du­que Berh­tol­dom (Her­zog V. von Zäh­rin­gen) la fun­dó en la zo­na del Mit­te­lland (me­se­ta sui­za).

Con tan lar­ga vi­da lu­ce una im­pre­sio­nan­te mues­tra de ar­qui­tec­tu­ra me­die­val y re­na­cen­tis­ta com­bi­na­da con la tec­no­lo­gía de van­guar­dia que ca­rac­te­ri­za al país hel­vé­ti­co. Mu­chos la con­si­de­ran una ciu­dad “gris”, pe­ro es pre­ci­sa­men­te eso lo que la de­fi­ne y ha­ce que sus de­ta­lles re­sal­ten en sus in­nu­me­ra­bles ca­lles. Cuen­ta con el bu­le­var de com­pras más ex- ten­so de Eu­ro­pa, seis ki­ló­me­tros de ar­ca­das o lau­ben que pro­te­gen a sus tran­seún­tes de la in­tem­pe­rie, un pa­seo que con­vo­ca, anual­men­te, mi­llo­nes de vi­si­tan­tes.

Su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca es con­ser­va­do­ra, aun­que con mu­cho es­ti­lo.

Quie­nes se aden­tran en sus ca­lles em­pe­dra­das se de­lei­tan con el con­jun­to pai­sa­jís­ti­co que ofre­cen sus fa­cha­das, to­rres y fuen­tes. Son pai­sa­jes ca­pa­ces de ele­var los sen­ti­dos en cual­quier épo­ca del año.

Una de las vis­tas más be­llas del cas­co an­ti­guo se ubi­ca a ori­llas del río Aa­re, aun­que tam­bién pue­de ob­ser­var­la des­de la pla­ta­for­ma de la ca­te­dral de 101 me­tros de al­tu­ra. Los ca­fés, ba­res y tea­tros de la zo­na an­ti­gua se en­cuen­tran en las bó­ve­das de só­ta­nos, un atrac­ti­vo adi­cio­nal tan­to pa­ra sus ha­bi­tan­tes co­mo pa­ra ex­tran­je­ros.

En Ber­na ha­cen vi­da to­dos los poderes pú­bli­cos sui­zos. A po­ca dis­tan­cia de la es­ta­ción prin­ci­pal del fe­rro­ca­rril se en­cuen­tra el im­pre­sio­nan­te edi­fi­cio Bun­des­haus, se­de de la Au­to­ri­dad Fe­de­ral. Otra edi­fi­ca­ción de puer­tas abier­tas es el par­la­men­to.

Co­mu­ni­dad re­ser­va­da. La ca­li­dez de los ber­ne­ses es par­ti- cu­lar. Tie­nen muy pre­sen­te el sen­ti­do de ayu­da y co­la­bo­ra­ción ha­cia los tu­ris­tas, aun cuan­do mu­chos los des­cri­ben co­mo per­so­nas frías o se­cas. Qui­zás el es­te­reo­ti­po del gen­ti­li­cio de quie­nes ha­bi­tan el cen­tro de Eu­ro­pa les ha da­do esa fa­ma. Lo cier­to es que son una co­mu­ni­dad re­ser­va­da y res­pe­tuo­sa, a la que, en oca­sio­nes, le pue­den abru­mar al­gu­nos ras­gos cul­tu­ra­les.

En con­tras­te los vi­si­tan­tes pue­den sen­tir­se abru­ma­dos por la “ex­ce­si­va” tran­qui­li­dad de la ciu­dad, tan pre­ci­sa co­mo un re­loj. Su ex­ce­len­te sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co es digno de ad­mi­ra­ción. Es un sis­te­ma de re­fe­ren­cia mun­dial. Su pul­cri­tud, or­ga­ni­za­ción y, por su­pues­to, una pun­tua­li­dad co­mo la de los fa­mo­sos re­lo­jes pro­du­ci­dos en sue­lo sui­zo.

Una re­co­men­da­ción es ex­plo­rar a pie, el cen­tro y pe­ri­fe­ria de Ber­na. Es allí, en ese pa­so a pa­so, en el que se dis­fru­ta la ma­gia de es­ta ciu­dad: el Ro­sen­gar­ten (Jar­dín de Ro­sas), Bä­ren­park (Parque de los Osos), el Cen­tro Paul Klee y los mu­seos His­tó­ri­co, de Co­mu­ni­ca­ción y de Ar­te, ade­más de la To­rre de la Pri­sión, la fuen­te del De­vo­ra Niños, Ber­na­qua, y, por su­pues­to, la ca­sa y mu­seo de Al­bert Eins­tein.

WWW.BERN.COM/WWW.TE­LE­GRAPH.CO.UK/PARADISEINTHEWORLD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.