Ca­ne­lo­nes la tie­rra del tan­nat

A 30 ki­ló­me­tros de Mon­te­vi­deo, es­ta zo­na re­pre­sen­ta co­mo nin­gu­na el des­per­tar de la cul­tu­ra vi­ní­co­la uru­gua­ya

El Nacional - - VIAJES & TURISMO - RO­DOL­FO CHISLEANSCHI

Tan­nat es el eje so­bre el que gi­ra to­do el uni­ver­so del vino uru­gua­yo. No hay otro país que se de­di­que con tan­to es­me­ro y pa­sión al per­fec­cio­na­mien­to de es­ta va­rie­dad de uva na­ci­da en los Pi­ri­neos Atlán­ti­cos. Con nue­ve re­gio­nes vi­ti­vi­ní­co­las es­par­ci­das por to­do el te­rri­to­rio, Uru­guay co­mien­za a ser una mar­ca con cier­to re­nom­bre y la tan­nat tie­ne mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad en eso.

Se­bas­tián Gon­zat­to, ge­ren­te de Ex­por­ta­ción de la bo­de­ga Gon­zá­lez Suá­rez, ex­pli­ca el fe­nó­meno: “To­da la vi­da se ela­bo­ró vino en Uru­guay, pe­ro siem­pre se apos­tó a la can­ti­dad an­tes que a la ca­li­dad. Eran vi­nos de me­sa, al­go rús­ti­cos, sin otras pre­ten­sio­nes que sa­tis­fa­cer el mer­ca­do lo­cal”.

Sen­ta­do en el sa­lón de su em­pren­di­mien­to per­so­nal, el ho­tel de cam­po Tie­rra Mo­ra, cuen­ta que el gran cam­bio lle­ga­ría en los años no­ven­ta, con la glo­ba­li­za­ción del co­mer­cio y el Mer­co­sur. “El go­bierno de en­ton­ces de­ci­dió apos­tar por la trans­for­ma­ción de los vi­ñe­dos –di­ce Gon­zat­to–, to­dos los bo­de­gue­ros re­ci­bie­ron sub­ven­cio­nes pa­ra plan­tar nue­vas ce­pas y cam­biar sus mé­to­dos de ela­bo­ra­ción. Al­gu­nos las apro­ve­cha­ron y otros no, pe­ro ahí co­men­zó el au­ge de nues­tros vi­nos”.

Gon­zá­lez Suá­rez tie­ne su fin­ca en Ca­ne­lo­nes, ca­pi­tal del de­par­ta­men­to ho­mó­ni­mo. A 30 ki­ló­me­tros de Mon­te­vi­deo, es­ta zo­na re­pre­sen­ta co­mo nin­gu­na el des­per­tar de la cul­tu­ra vi­ní­co­la uru­gua­ya. Con­gre­ga una den­si­dad de bo­de­gas por ki­ló­me­tro cua­dra­do que no se da en otras áreas del país. Aquí, en 1874, don Pas­cual Ha­rri­gue, un in­mi­gran­te vas­co-fran­cés, plan­tó las primeras vi­ñas de tan­nat.

“La va­rie­dad ya se uti­li­za­ba en Fran­cia, en Bur­deos, pe­ro co­mo uva de cor­te pa­ra mo­di­fi­car el sa­bor de otras pre­do­mi­nan­tes”, ex­pli­ca Fran­cis­co Piz­zorno, enó­lo­go de las bo­de­gas que lle­van el nom­bre de la

fa­mi­lia, una de las tan­tas en Ca­ne­lo­nes. “En Uru­guay, por las ca­rac­te­rís­ti­cas de los sue­los y el cli­ma, arrai­gó tan bien que se con­vir­tió en mo­no­va­rie­tal”, agre­ga. Fran­cis­co per­te­ne­ce a la cuar­ta ge­ne­ra­ción de una sa­ga que re­pi­te con exac­ti­tud lo que ocu­rre prác­ti­ca­men­te en to­das las bo­de­gas de Ca­ne­lo­nes: se tra­ta de em­pre­sas fa­mi­lia­res, pe­que­ñas o me­dia­nas, en las que el vino, más que ne­go­cio o me­dio de vi­da, es cul­tu­ra y tra­di- ción. En to­das, el 100% de la co­se­cha es ar­te­sa­nal; en mu­chas, in­clu­so el eti­que­ta­do y limpieza son ta­reas que si­guen rea­li­zán­do­se a mano.

Jua­ni­có es la bo­de­ga de la re­gión que rom­pe los mol­des. Si Piz­zorno po­see 21 hec­tá­reas de plan­ta­cio­nes y pro­du­ce en­tre 180.000 y 200.000 bo­te­llas al año, el es­ta­ble­ci­mien­to que fun­dó Fran­cis­co Jua­ni­có en 1830, y que des­de los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do re­gen­ta la fa­mi­lia Dei­cas, cuen­ta con más de 280 y su pro­duc­ción ron­da los 6 mi­llo­nes de bo­te­llas anua­les.

Ha si­do de­cla­ra­da Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal por­que con­ser­va al­gu­nos de los edi­fi­cios de cuan­do el lu­gar per­te­ne­cía a la Or­den de los Je­sui­tas. En uno de ellos, le­van­ta­do en el pri­mer ter­cio del si­glo XVIII, se en­cuen­tra la ca­va ori­gi­nal, cum­plien­do to­da­vía la mi­sión de con­ser­var los ba­rri­les de ro­ble don­de ma­du­ra el vino.

En­tre ce­pas y tu­ris­tas. La aper­tu­ra de mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les pa­ra los vi­nos uru­gua­yos de­ri­vó en la pues­ta en mar­cha del enotu­ris­mo, ac­ti­vi­dad pa­ra­le­la a la que se fue­ron su­man­do bo­de­gas.

Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra, en 2015 la ex­por­ta­ción al­can­zó los 2,3 mi­llo­nes de li­tros; dos años más tar­de esa ci­fra ca­si se ha­bía du­pli­ca­do has­ta su­pe­rar los 4 mi­llo­nes.

Son nu­me­ro­sas las ce­pas que cre­cen bien en los sue­los orien­ta­les. El mer­lot, una uva de ci­clo cor­to por­que se plan­ta de ma­ne­ra tar­día y se co­se­cha tem­prano, tam­bién se sien­te có­mo­da. Y pe­se a los ri­go­res in­ver­na­les, hay es­pa­cio pa­ra la ca­ber­net sau­vig­non, la mal­bec y va­rias más. Aun­que por su­pues­to, man­da el co­lor ro­jo os­cu­ro, ca­si negro, del tan­nat, con su aro­ma que evo­ca los fru­tos ro­jos ma­du­ros, los hi­gos y las ci­rue­las pa­sas.

“En Uru­guay llue­ve el do­ble de lo que ne­ce­si­ta un vi­ñe­do”, ex­pli­ca a su vez Ni­co­lás Díaz de Ar­mas, de Jua­ni­có, “por eso se plan­ta gra­mi­lla al­re­de­dor de las plan­tas, pa­ra que ab­sor­ban la hu­me­dad ex­ce­den­te. La uva, pa­ra ser bue­na, ne­ce­si­ta su­frir un po­co de es­trés hí­dri­co”.

URU­GUAY NA­TU­RAL/VINOSURUGUAYOS.COM.UY/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.