“Ni Ma­du­ro está sa­tis­fe­cho con su go­bierno”

El Nacional - - SIETE DÍAS - JOLGUER RODRÍGUEZ COS­TA » jol­guerr@gmail.com

El pe­rio­dis­ta Je­sús Se­guías, pre­si­den­te de Da­tin­corp, di­ce que apenas 17% de la po­bla­ción apo­ya al ré­gi­men y que la ma­yo­ría de los cha­vis­tas tam­bién quie­re un cam­bio

—¿Cuán­ta po­bla­ción apo­ya a Ma­du­ro?

—17%.

—Si el re­cha­zo es tal, ¿por qué la ma­yo­ría aplas­tan­te no lo ha des­alo­ja­do del po­der?

—Por­que no hay li­de­raz­go con­fia­ble, por­que se que­ma­ron mu­chos car­tu­chos opo­si­to­res en es­tra­te­gias equi­vo­ca­das, y aho­ra na­die en Ve­ne­zue­la tie­ne el po­der de coac­ción que po­see el go­bierno pa­ra po­der de­rro­tar­lo.

—¿Fue un error aban­do­nar la ca­lle pa­ra caer en el diá­lo­go?

—El error fue ha­ber ido a la ca­lle sin con­tar los ca­ño­nes an­tes. El “Ma­du­ro, ve­te ya” fue un ful­mi­nan­te error es­tra­té­gi­co que lue­go se pa­gó ca­ro en las elec­cio­nes sub­si­guien­tes. El fra­ca­so de la ca­lle im­plo­sio­nó a la di­rec­ción opo­si­to­ra. El gua­ya­bo, la des­con­fian­za y la de­s­es­pe­ran­za fue­ron gi­gan­tes­cos. El go­bierno, al ver a la MUD con los pan­ta­lo­nes aba­jo, se apro­ve­chó y con­vo­có a elec­cio­nes.

—¿Qué no ter­mi­na de apren­der la opo­si­ción?

—Que no de­ben sub­es­ti­mar al go­bierno ni de­ben so­bre­es­ti­mar sus pro­pias fuer­zas. Que pa­ra ga­nar­le al go­bierno re­quie­ren lle­gar al día de las elec­cio­nes con una bue­na ven­ta­ja pa­ra evi­tar las tram­pas de es­te.

—¿Se re­cu­pe­ra­rá la ima­gen de Ma­du­ro?

—Di­fí­cil­men­te. El re­cha­zo ya es emo­cio­nal.

—¿Qué par­te del cha­vis­mo está sa­tis­fe­cho con los re­sul-

ta­dos gu­ber­na­men­ta­les de Ma­du­ro?

—Ni Ma­du­ro está sa­tis­fe­cho con su go­bierno. La in­men­sa ma­yo­ría de los cha­vis­tas quie­re cam­bios. Ellos su­fren igual que los de­más, aun cuan­do cuen­ten con al­gu­nos pri­vi­le­gios gu­ber­na­men­ta­les.

—¿Cree más el ve­ne­zo­lano a un as­tró­lo­go o a una en­cues­ta­do­ra?

—En Amé­ri­ca La­ti­na es ca­si fifty-fifty. Te fal­tó men­cio­nar a los bru­jos. Mu­chos po­lí­ti­cos creen más en los bru­jos.

—¿Aún pien­sa par­te del so­be­rano en un me­sías?

Y ese fue el fe­nó­meno es­pon­tá­neo sur­gi­do con Lo­ren­zo Men­do­za re­cien­te­men­te, y con Hu­go Chá­vez y An­drés Ve­lás­quez años an­tes.

—¿Que­dan po­lí­ti­cos?

—Hay más “bus­ca­pues­tos” y “cui­da­pues­tos” que po­lí­ti­cos. La ma­yor tra­ge­dia de Ve­ne­zue­la es la au­sen­cia de po­lí­ti­cos de na­ción.

—¿Has­ta cuán­do “vi­vi­rá” Chá­vez?

—Hoy no son tan­tos lo que aman a Chá­vez co­mo en 2013. Pe­ro Chá­vez si­gue sien­do un ícono en la política ve­ne­zo­la­na, y eso pue­de per­du­rar por

mu­cho tiem­po.

—¿La me­jor ima­gen na­cio­nal?

—La de las igle­sias, y no de ma­ne­ra ro­tun­da, pe­ro son las ins­ti­tu­cio­nes me­nos re­cha­za­das.

—¿El sec­tor más exe­cra­do?

—Los mi­li­ta­res y los po­lí­ti­cos. Los mis­mos mi­li­ta­res se han pres­ta­do, vo­lun­ta­ria o in­vo­lun­ta­ria­men­te, pa­ra des­truir el res­pe­to que se le te­nía a la ins­ti­tu­ción. La in­cur­sión en la política fue una ex­pe­rien­cia ne­fas­ta. Fi­nal­men­te no son ni po­lí­ti­cos ni mi­li­ta­res. Sim­ple­men­te son ve­ne­zo­la­nos ar­ma­dos con car­net y pa­ten­te de cor­so pa­ra ha­cer mu­chas co­sas. To­dos de­ben re­fle­xio­nar.

—¿La ima­gen de la MUD y el Fren­te Am­plio?

—Muy de­te­rio­ra­dos. Po­ca cre­di­bi­li­dad. No hay li­de­raz­gos con­fia­bles. No hay orien­ta­ción política. De­ja­ron al país en la na­da tam­bién.

—¿De la AN?

—No muy bien.

—¿De la ANC?

—Pé­si­ma.

—¿Se man­tie­nen los Ni-Ni?

—Sí. Y si­guen cre­cien­do.

—¿Y los “no sa­be-no con­tes­ta”?

—Son po­cos, me­nos de 5%.

—¿Se re­di­men­sio­nan las fuer­zas po­lí­ti­cas del país?

—Aún no he­mos vis­to na­da tan­gi­ble en ma­te­ria de cam­cán­do­se

bios. Pu­ras afir­ma­cio­nes te­me­ro­sas y lo más pa­re­ci­do a mur­mu­llos. Los ve­ne­zo­la­nos quie­ren sen­tir­se res­pe­ta­dos por sus po­lí­ti­cos. Has­ta aho­ra na­die ha di­cho: “Soy res­pon­sa­ble di­rec­to de es­te error, y por tan­to pon­go el car­go a la or­den”. Es lo de­cen­te, lo ci­vi­li­za­do, lo de­mo­crá­ti­co. Pe­ro el me­sia­nis­mo y la va­ni­dad pe­san mu­cho.

—¿La ima­gen de Ve­ne­zue­la en el ex­te­rior?

—Nos ven co­mo un país en rui­nas que me­re­ce la com­pa­sión mun­dial. Es­to afec­ta mu­cho la au­to­es­ti­ma co­lec­ti­va.

—¿Se des­di­bu­ja el ma­pa ve­ne­zo­lano con el éxo­do?

—Sin du­da. Te­ner a más de 10% de la po­bla­ción pa­san­do pe­nu­rias y nue­vos re­tos en el ex­te­rior está crean­do un nue­vo ros­tro de Ve­ne­zue­la. Lo bueno es que cuan­do re­tor­nen los del éxo­do ten­dre­mos a ve­ne­zo­la­nos más pre­pa­ra­dos en el ma­ne­jo de la vi­da y la pro­duc­ción que an­tes, y ven­drán aman­do y va­lo­ran­do más a Ve­ne­zue­la. Ese se­rá el va­lor aña­di­do del éxo­do.

—¿So­bre­vi­vi­rá el ma­du­ris­mo?

—Ellos es­tán tra­ba­jan­do ar­dua­men­te pa­ra des­apa­re­cer po­lí­ti­ca­men­te. Es el sui­ci­dio en cá­ma­ra len­ta de la re­vo­lu­ción. Chá­vez de­be es­tar re­vol—Sí.

en la tum­ba.

—¿Qué quie­re real­men­te el país?

—Pa­rar de su­frir. No im­por­ta si los cam­bios vie­nen de la mano del ac­tual go­bierno o de la opo­si­ción. A los ve­ne­zo­la­nos les im­por­ta un ble­do las as­pi­ra­cio­nes per­so­na­les de zu­tano o men­gano. So­lo una mi­no­ría in­fe­rior a 10% de los que se han ido lo ha he­cho por ra­zo­nes po­lí­ti­cas. Eco­no­mía y se­gu­ri­dad ciu­da­da­na son la cla­ve.

—¿Y en­ton­ces?

—El país está des­trui­do. El go­bierno se man­tie­ne a pun­ta de poderes de coac­ción, pe­ro en reali­dad no go­bier­na. La opo­si­ción, des­ar­ti­cu­la­da y di­vi­di­da en­tre quie­nes pro­pi­cian la gue­rra (pe­ro que aún es­tán li­dian­do con los exá­me­nes par­cia­les de Nin­ten­do Switch, Plays­ta­tion 4 y Xbox One), y quie­nes no pro­pi­cian na­da, pues que­da­ron con las ma­nos y las men­tes va­cías y a mer­ced de las re­des so­cia­les.

—¿Qué pa­sa­ría en Ve­ne­zue­la si se man­tu­vie­se el CNE de siem­pre?

—Nin­guno de los es­ce­na­rios elec­to­ra­les que se apro­xi­man son de­ter­mi­nan­tes pa­ra ge­ne­rar cam­bios en el país. El úl­ti­mo tren pa­só el 20 de ma­yo pa­sa­do. Sin em­bar­go, la opo­si­ción de­be apro­ve­char to­das, ab­so­lu­ta­men­te to­das las ren­di­jas que se le ofrezcan pa­ra con­quis­tar es­pa­cios. Aun con el ac­tual CNE. El to­do o na­da no exis­te. Un ele­fan­te se co­me en ro­da­jas. El re­sul­ta­do de las fal­sas ex­pec­ta­ti­vas siem­pre es la frus­tra­ción y la de­s­es­pe­ran­za. Por eso se han ido mi­llo­nes al ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.