“Mi pa­pá mu­rió lu­chan­do por la li­ber­tad de Ve­ne­zue­la”

Fa­mi­lia­res del edil, di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, par­la­men­ta­rios de la Asam­blea Na­cio­nal y ciu­da­da­nos en ge­ne­ral, con ban­de­ras y mues­tras de do­lor, acom­pa­ña­ron el cor­te­jo fú­ne­bre des­de la UCV has­ta el Ce­men­te­rio del Es­te pa­ra hon­rar a Fer­nan­do Al­bán

El Nacional - - PORTADA - RA­FAEL LEÓN »ra­leon@el-na­cio­nal.com

La viu­da, Meu­di Osio, y los hi­jos, Fer­nan­do y Ma­ría, des­pi­die­ron al con­ce­jal del mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor con un tex­to que le­yó Al­fre­do Agui­lar, su abo­ga­do y com­pa­dre, en el que le agra­de­cen su lu­cha por el país y ha­ber­lo da­do to­do: “Fuis­te un ex­ce­len­te pa­dre y es­po­so”. En el tra­yec­to los ca­ra­que­ños ma­ni­fes­ta­ron su so­li­da­ri­dad. Al­gu­nos se de­te­nían pa­ra aplau­dir el fé­re­tro y otros des­de las ven­ta­nas mos­tra­ban ban­de­ras de Ve­ne­zue­la o tra­pos ne­gros. Tam­bién to­ca­ron ca­ce­ro­las y gri­ta­ban: ¡Jus­ti­cia! Du­ran­te el ofi­cio re­li­gio­so, mon­se­ñor Jor­ge Uro­sa in­sis­tió en su exi­gen­cia de que se abra una in­ves­ti­ga­ción ri­gu­ro­sa y jus­ta so­bre el fa­lle­ci­mien­to del edil. El Cen­tro por la Paz y los De­re­chos Hu­ma­nos de la UCV lla­mó a lu­char pa­ra de­te­ner la es­ca­la­da de muer­te.

“Que­ri­do Fer­nan­do sa­be­mos en dón­de es­tás. Es­tás con no­so­tros y en el cie­lo cui­dán­do­nos co­mo siem­pre. Fuis­te un ex­ce­len­te pa­dre y es­po­so. Nos en­se­ñas­te va­lo­res im­por­tan­tes pa­ra la vi­da. Tu in­sis­ten­cia y preo­cu­pa­ción por nues­tros es­tu­dios y com­por­ta­mien­to nos im­pul­só a lle­var una con­duc­ta co­rrec­ta en la vi­da. Lu­chas­te por Ve­ne­zue­la y lo dis­te to­do por ella”, fue­ron las pa­la­bras con las que su es­po­sa Meu­di Osio y sus hi­jos Fer­nan­do y Ma­ría des­pi­die­ron al con­ce­jal del mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor.

A las 3:30 pm, en el Ce­men­te­rio del Es­te, su com­pa­dre y abo­ga­do Al­fre­do Agui­lar le­yó el men­sa­je –pa­ra ini­ciar el des­cen­so del fé­re­tro– que los fa­mi­lia­res en­via­ron des­de Nue­va York, don­de es­tán ra­di­ca­dos. “Mi pa­pá mu­rió por lu­char por la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la”, es­cri­bió su hi­jo en Twit­ter.

Una go­rra de los Tiburones de La Guai­ra, una ban­de­ra de Pri­me­ro Jus­ti­cia y un es­ca­pu­la­rio fue­ron co­lo­ca­dos so­bre la ur­na del con­ce­jal, que fue de­te­ni­do el vier­nes en el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mai­que­tía cuan­do lle­ga­ba de vi­si­tar a su fa­mi­lia en Es­ta­dos Uni­dos, por su­pues­ta­men­te es­tar im­pli­ca­do en el aten­ta­do al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. Lue­go de 24 ho­ras des­apa­re­ci­do, el do­min­go fue pre­sen­ta­do en tri­bu­na­les y el lu­nes mu­rió en la se­de del Se­bin de Pla­za Ve­ne­zue­la, don­de es­ta­ba preso.

Sus fa­mi­lia­res en Ca­ra­cas no qui­sie­ron de­cla­rar. So­lo se lo­gró es­cu­char la voz de su ma­dre, Am­pa­ro Sa­la­zar, al de­cir en­tre llan­to: “Dios te ben­di­ga hi­jo. Aho­ra te me fuis­te”. Jun­to con su es­po­so, Fer­nan­do Al­bán, lan­zó una ro­sa ro­ja a la ur­na pa­ra así am­bos des­pe­dir a su hi­jo de 56 años de edad, quien era abo­ga­do egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la.

“No es más que un has­ta lue­go, no es más que un bre­ve adiós, muy pron­to jun­to al fue­go nos re­uni­rá el Se­ñor”, can­ta­ron los pre­sen­tes di­ri­gi- dos por el pa­dre Raúl He­rre­ra, ex sa­cer­do­te de la pa­rro­quia uni­ver­si­ta­ria de la UCV, que tra­ba­jó con Al­bán en la Fun­da­ción Cá­ri­tas de Ve­ne­zue­la y ofi­ció la mi­sa pre­via a la se­pul­tu­ra.

A los pa­dres, her­ma­nos y de­más fa­mi­lia­res del con­ce­jal lo acom­pa­ña­ron lí­de­res de Pri­me­ro Jus­ti­cia, dipu­tados de la Asam­blea Na­cio­nal, con­ce­ja­les, di­ri­gen­tes de la opo­si­ción y ciu­da­da­nos, quie­nes le rin­die­ron ho­me­na­je con una ca­mi­na­ta de más de 12 ki­ló­me­tros des­de la ca­pi­lla de la UCV, don­de fue ve­la­do el mar­tes, has­ta el Ce­men­te­rio del Es­te en La Guai­ri­ta, y que du­ró 4 ho­ras des­de las 11:00 am has­ta las 3:00 pm.

En el tra­yec­to los ciu­da­da­nos mos­tra­ron su so­li­da­ri­dad. Al­gu­nos tran­seún­tes se de­te­nían pa­ra aplau­dir el fé­re­tro. En ca­sas y apar­ta­men­tos mos­tra­ban ban­de­ras de Ve­ne­zue­la o te­las ne­gras, otros con ca­ce­ro­las en mano, gri­ta­ban: “¡Jus­ti­cia!, ¡Jus­ti­cia!”.

En la eu­ca­ris­tía, el car­de­nal Jor­ge Uro­sa Sa­vino reite­ró que Al­bán es­ta­ba muy re­la­cio­na­do con la Igle­sia Ca­tó­li­ca, así co­mo con los pro­gra­mas so­cia­les que desa­rro­lla la ins­ti­tu­ción en los sec­to­res po­pu­la­res de la ca­pi­tal. Fue en­fá­ti­co en la exi­gen­cia de que se ha­ga una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va de la muer­te del edil, que fue pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Cul­to del Con­ce­jo Me­tro­po­li­tano.

“Re­afir­ma­mos nues­tra lu­cha por el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos y la exi­gen­cia de una in­ves­ti­ga­ción im­par­cial so­bre la cau­sa de la muer­te de nues­tro ami­go Fer­nan­do Al­bán, pa­ra que se co­noz­ca la cau­sa de su muer­te y, en ca­so de que ha­ya si­do por vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, los au­to­res sean san­cio­na­do acor­de con las le­yes”, ex­pre­só al fi­na­li­zar la ho­mi­lía en la que es­tu­vie­ron pre­sen­te re­pre­sen­tan­tes del cuer­po di­plo­má­ti­co, la rec­to­ra de la UCV, Ce­ci­lia Gar­cía Aro­cha, dipu­tados y di­ri­gen­tes, en­tre ellos Hen­ri­que Ca­pri­les, Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, Ri­chard Mar­do y Li­lian Tin­to­ri.

Re­cha­zo. En el se­pe­lio se le­ye­ron dos co­mu­ni­ca­dos. Uno del Cen­tro por la Paz y los De­re­chos Hu­ma­nos de la UCV y otro de la Fa­cul­tad de Cien­cias Ju­rí­di­cas y Po­lí­ti­cas de esa ca­sa de es­tu­dios. En am­bos ma­ni­fes­ta­ron des­con­fian­za de la ver­sión ofi­cial que ha­bla del “sui­ci­dio” del con­ce­jal.

Pi­die­ron a la OEA, a la ONU y a los ór­ga­nos ju­rí­di­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les in­ves­ti­gar con im­par­cia­li­dad y trans­pa­ren­cia el ca­so pa­ra que se es­ta­blez­can las res­pon­sa­bi­li­da­des de los in­vo­lu­cra­dos.

El cen­tro por la paz lla­mó a los ve­ne­zo­la­nos a su­pe­rar las in­di­fe­ren­cias y lu­char pa­ra “de­te­ner la es­ca­la­da de muer­te”. “Es ho­ra de la unión y de la mo­vi­li­za­ción por el res­ca­te de los de­re­chos con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción”.

EFE

EFE

“Dios te ben­di­ga, hi­jo; aho­ra te me fuis­te”, ex­pre­só en­tre llan­to la ma­dre del con­ce­jal

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.