La otra muer­te de Fer­nan­do Al­bán

El Nacional - - PORTADA -

¿En dón­de com­pra­rá sus más­ca­ras el fis­cal ge­ne­ral de la re­pú­bli­ca? ¿Las pa­ga­rá en dó­la­res, pe­tros, yua­nes, ru­blos o ru­pias? Lo cier­to es que su co­lec­ción es, por de­más, es­ti­ma­ble en ra­zón de su in­fi­ni­ta di­ver­si­dad. En el cor­to tiem­po que lle­va al fren­te de la vin­dic­ta pú­bli­ca las ha usa­do to­das y, so­lo en mo­des­tos ca­sos, se ha atre­vi­do a re­pe­tir­las. Ayer sa­có a re­lu­cir una nue­va, la del fis­cal que, por ser­vi­dor apre­su­ra­do, tro­pie­za con sus pro­pias men­ti­ras. Mal mo­men­to pa­ra un hom­bre que no su­po es­tar a la al­tu­ra de las exi­gen­cias per­ver­sas de sus je­fes.

Di­cen por allí que fue tal la con­mo­ción pro­vo­ca­da en la cú­pu­la del go­bierno por el “sui­ci­dio asis­ti­do” (¿?) del con­ce­jal Fer­nan­do Al­bán que se rom­pie­ron to­das las re­glas acor­da­das en el or­den de las men­ti­ras. La pri­me­ra de las ver­sio­nes, ofre­ci­da por el mi­li­tar mi­nis­tro del In­te­rior, fue la me­nos com­pro­me­te­do­ra por sim­ple y ru­di­men­ta­ria… co­mo era de es­pe­rar.

La otra, en voz del je­fe del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, fue no so­lo lamentable sino in­cohe­ren­te y, por ello mis­mo, más ve­ne­no­sa y pér­fi­da. En bo­ca de quien fue muy co­no­ci­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, tiem­po atrás, por su de­fen­sa de los pre­sos po­lí­ti­cos, de los tor­tu­ra­dos y los des­apa­re­ci­dos, su ex­pli­ca­ción de los he­chos ocu­rri­dos en los pi­sos al­tos del Se­bin so­nó tan fal­sa y re­ve­la­do­ra co­mo una or­ques­ta sin ins­tru­men­tos mu­si­ca­les ani­man­do la fies­ta de una quinceañera.

Las dos ver­sio­nes del ofi­cia­lis­mo na­da ex­pli­ca­ron por­que na­da se po­día ex­pli­car sin ape­lar a las men­ti­ras en se­rie, mal mon­ta­das y peor coor­di­na­das. Pa­ra ma­yor des­gra­cia, no coin­ci­dían los dos vo­ce­ros en as­pec­tos fun­da­men­ta­les re­la­cio­na­dos con el mo­men­to del trá­gi­co su­ce­so, del lu­gar de los he­chos y las ac­cio­nes que pre­ce­die­ron mi­nu­tos an­tes al ac­to del “sui­ci­dio”.

Hu­bo pues que re­que­rir una se­gun­da ac­tua­ción del fis­cal ge­ne­ral pa­ra que re­men­da­ra apa­ra­to­sa­men­te una ver­sión ri­dí­cu­la que in­cluía el sal­to im­pre­vis­to por una ven­ta­na inexis­ten­te. Pe­ro el fis­cal co­me­tió otro error ma­yúscu­lo al de­cir que “se in­ves­ti­ga una gran can­ti­dad de men­sa­jes y vi­deos en­con­tra­dos en el te­lé­fono, el co­rreo elec­tró­ni­co y las re­des so­cia­les del con­ce­jal Fer­nan­do Al­bán. Mu­chos de esos vi­deos po­drían ex­pli­car la con­duc­ta lamentable del ciu­da­dano Al­bán de aten­tar con­tra su pro­pia vi­da”. Es de­cir, que aho­ra es­ta­rían fa­bri­can­do una se­gun­da muer­te del con­ce­jal.

Cuan­do el go­bierno ad­vir­tió que los ve­ne­zo­la­nos y el res­to del mun­do no eran tan tontos pa­ra com­prar a ojos ce­rra­dos esa tram­pa pa­ra ca­zar bo­bos, en­ton­ces re­tro­ce­die­ron ver­gon­zo­sa­men­te cuan­do ya era tar­de pa­ra re­co­ger los vi­drios ro­tos. La pri­sa por mos­trar una ver­sión que ne­ga­ra unos he­chos tan evi­den­tes los hi­zo per­der la ven­ta­ja de pe­gar pri­me­ro. Hoy el mun­do en­te­ro ha to­ma­do la ini­cia­ti­va y es­tá exi­gien­do una in­ves­ti­ga­ción se­ria e in­de­pen­dien­te que le dé un ran­go de cre­di­bi­li­dad su­pe­rior a la im­pro­vi­sa­da ex­pli­ca­ción del go­bierno.

Sea cual fue­re el rum­bo y el des­tino de es­ta in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te, lo cier­to es que ya que­da­ron mar­ca­dos va­rios nom­bres li­ga­dos a la cú­pu­la ci­vil y mi­li­tar del ma­du­ris­mo, que se agre­ga­rán sin du­da al­gu­na a los tan­tos otros se­ña­la­mien­tos gra­ves que es­tán en mar­cha an­te la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.