Ro­me­ro: po­lí­ti­ca des­de el evan­ge­lio

El Nacional - - PORTADA - Ovi­dio Pé­rez Mo­ra­les

El pró­xi­mo 14 de oc­tu­bre se­rá re­co­no­ci­do co­mo san­to y már­tir el ar­zo­bis­po Os­car Ar­nul­fo Ro­me­ro. La ce­le­bra­ción li­túr­gi­ca ten­drá lu­gar en Ro­ma, en la Pla­za de San Pe­dro, y se­rá pre­si­di­da por el pa­pa Fran­cis­co. Pa­ra los ve­ne­zo­la­nos cons­ti­tu­ye una fuer­te ilu­mi­na­ción y un vi­vo re­cla­mo del cam­bio que ur­ge en el país.

El nue­vo san­to la­tino ame­ri­cano na­ció el 15 de agos­to de 1917 y fue ase­si­na­do el 24 de mar­zo de 1980 en la ca­pi­tal sal­va­do­re­ña mien­tras ce­le­bra­ba la eu­ca­ris­tía. Aho­ra re­ci­bi­rá cul­to pú­bli­co en la Igle­sia, que lo ex­pon­drá co­mo mo­de­lo de se­gui­mien­to de Cris­to e in­ter­ce­sor por quie­nes to­da­vía pe­re­gri­na­mos en es­te mun­do. La ofren­da san­grien­ta de su vi­da fue la cul­mi­na­ción de su fe­cun­do re­co­rri­do co­mo pas­tor, el cual es­tu­vo mar­ca­do por su to­tal fi­de­li­dad al Se­ñor, una com­ple­ta en­tre­ga a la Igle­sia y un he­roi­co ser­vi­cio al pue­blo, a cu­ya de­fen­sa y pro­mo­ción in­te­gra­les con­sa­gró su vi­da y su muer­te. Ya el 23 de ma­yo de 2015 mon­se­ñor Ro­me­ro ha­bía si­do de­cla­ra­do, en la ca­pi­tal sal­va­do­re­ña, bea­to y már­tir, por “odio a la fe”.

En­tre los re­cuer­dos per­so­na­les que ten­go de él, me viene a la me­mo­ria con pro­fun­da emo­ción el re­ci­bo de una car­ta su­ya fe­cha­da en San Salvador po­co an­tes (11 de mar­zo) y re­ci­bi­da por mí tres días des­pués de su muer­te. Era de agra­de­ci­mien­to por el men­sa­je de la so­li­da­ri­dad que le ha­bía­mos he­cho lle­gar des­de Li­ma los par­ti­ci­pan­tes en un en­cuen­tro del Con­se­jo Epis­co­pal La­ti­noa­me­ri­cano (Ce­lam).Mon­se­ñor Ro­me­ro es­cri­bió: “Su fra­ter­nal so­li­da­ri­dad co­mo signo de uni­dad ecle­sial alien­ta vi­va­men­te nues­tra pas­to­ral de acom­pa­ña­mien­to al pue­blo en sus jus­tas cau­sas y reivin­di­ca­cio­nes”.

De mis en­cuen­tros con él me que­da­ron muy gra­ba­das su hu­mil­dad y sen­ci­llez, su ac­ti­tud apa­ci­ble y dia­lo­gal, que con­ju­ga­ba con su fir­me dis­po­si­ción y for­ta­le­za pa­ra en­ca­rar los desafíos plan­tea­dos en cuan­to obis­po y ciu­da­dano: in­do­ble­ga­ble de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, cons­truc­ción de paz en li- ber­tad, jus­ti­cia y so­li­da­ri­dad.

El aho­ra san­to y már­tir asu­mió y con­cre­tó su de­fen­sa in­que­bran­ta­ble del pró­ji­mo, es­pe­cial­men­te del más ne­ce­si­ta­do, des­de el man­da­mien­to má­xi­mo evan­gé­li­co, el amor, imi­tan­do a Je­sús, a quien per­ci­bía cla­ra­men­te en la per­so­na de los más dé­bi­les. En­ten­dió sin me­dia­nías y alam­bi­ca­mien­tos ideo­ló­gi­cos el cri­te­rio del jui­cio de­fi­ni­ti­vo del Se­ñor, el amor, co­mo lo re­co­ge el evan­ge­lis­ta Ma­teo (25, 31-46). Su hu­ma­nis­mo iba más allá del al­truis­mo y de una rec­ta con­di­ción éti­ca, va­lio­sos en sí; se fun­da­ba en Dios, que es amor (1 Jn 4, 8).

Os­car Ar­nul­fo en­ten­dió el man­da­mien­to má­xi­mo, no res­trin­gién­do­lo a una ais­la­da re­la­ción in­ter­per­so­nal o a es­tre­chos ám­bi­tos so­cia­les, sino tam­bién ex­ten­di­do a la di­men­sión de la po­lis. Por eso in­ter­vino en la de­fen­sa y pro­mo­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, en la de­nun­cia de abu­sos del po­der y en la ani­ma­ción de re­for­mas es­truc­tu­ra­les so­cia­les. Exis­ten­cial­men­te mos­tró que el amor ha de tra­du­cir­se en ac­ción po­lí­ti­ca, so pe­na de con­fi­nar­se en un es­pi­ri­tua­lis­mo des­en­car­na­do e in­ti­mis­ta. ¿Obis­po san­to po­lí­ti­co? Sí, pe­ro des­de su cohe­ren­cia pas­to­ral y una au­ten­ti­ci­dad evan­gé­li­ca. Reali­zó tam­bién al­gu­nas fun­cio­nes de su­plen­cia, por la in­su­fi­cien­cia de ca­na­les nor­ma­les ins­ti­tu­cio­na­les de­mo­crá­ti­cos, en una cir­cuns­tan­cia de si­tua­cio­nes de fuer­za y gra­ves con­fron­ta­cio­nes. Una ex­po­si­ción cla­ra y sis­te­má­ti­ca de su cohe­ren­te en­gra­na­je de fe y po­lí­ti­ca, de ta­rea pas­to­ral y ser­vi­cio so­cial, la ha­bía desa­rro­lla­do mon­se­ñor Ro­me­ro el 20 de ma­yo de 1979 en una ho­mi­lía ti­tu­la­da “El don más gran­de la Pas­cua: el di­na­mis­mo del amor”.

La ca­no­ni­za­ción del obis­po már­tir viene opor­tu­na­men­te en el mo­men­to ac­tual ve­ne­zo­lano, que ur­ge a católicos, cris­tia­nos, cre­yen­tes y per­so­nas de ge­nui­nas con­vic­cio­nes hu­ma­nis­tas a com­pro­me­ter­se en el cam­bio po­lí­ti­co que re­cla­ma el país: el pa­so de un ré­gi­men dic­ta­to­rial to­ta­li­ta­rio a una con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca plu­ra­lis­ta. Ha­cia una nue­va so­cie­dad, en la lí­nea de la “ci­vi­li­za­ción del amor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.