“Que­dan com­pa­ñe­ros pre­sos con pro­ble­mas de sa­lud y su­frien­do”

El di­ri­gen­te opo­si­tor fue sa­ca­do de El He­li­coi­de el vier­nes con la con­di­ción de exi­liar­se en Es­pa­ña, adon­de lle­gó ayer. Agra­de­ció el apo­yo brin­da­do

El Nacional - - PORTADA - RA­FAEL LEÓN »@Rleo­n_9

El di­ri­gen­te es­tu­dian­til fue sa­ca­do del Se­bin de El He­li­coi­de el vier­nes con la con­di­ción de exi­liar­se en Es­pa­ña, adon­de lle­gó ayer en la ma­dru­ga­da acom­pa­ña­do del se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Coope­ra­ción y pa­ra Ibe­roa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, Juan Pa­blo de Lai­gle­sia

“A mí na­die me va a des­te­rrar de mi país por­que pron­to vol­ve­ré”, afir­mó Sa­leh en el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, don­de fue re­ci­bi­do por la eu­ro­dipu­tada Bea­triz Be­ce­rra, en­tre un gru­po de per­so­nas que ex­pre­sa­ron su apo­yo. Re­cor­dó que en Ve­ne­zue­la de­jó 325 pre­sos po­lí­ti­cos. El go­bierno de Es­pa­ña ex­pre­só sa­tis­fac­ción. La AN ce­le­bró la li­be­ra­ción.

Du­ran­te cua­tro años y un mes Lo­rent Sa­leh, quien fue di­ri­gen­te del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, es­tu­vo pri­va­do de ver co­sas tan sim­ples co­mo el ama­ne­cer. So­lo en con­ta­das oca­sio­nes sus cus­to­dios de La Tum­ba y El He­li­coi­de le per­mi­tie­ron sa­lir al sol.

“Nun­ca va­lo­ré tan­to el sol y la lu­na co­mo aho­ra que me los arre­ba­ta­ron. Nun­ca va­lo­ré más la de­mo­cra­cia has­ta que nos las qui­ta­ron”, de­cla­ró el pa­sa­do 9 de sep­tiem­bre cuan­do cum­plió 48 me­ses pre­so, sin ima­gi­nar que un mes des­pués su his­to­ria cam­bia­ria.

Ayer pre­sen­ció de nue­vo la al­bo­ra­da. Su vi­da cam­bió de rum­bo. La son­ri­sa vol­vió a su ros­tro. Res­pi­ró ai­re pu­ro, so­bre­pa­só los ba­rro­tes de la cár­cel y lle­gó a la li­ber­tad.

“Des­pués de 4 años pu­de ver el ama­ne­cer. Lo vi en un país li­bre”, ex­pre­só en­tre lá­gri­mas el di­ri­gen­te de 30 años de edad des­de el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, en Ma­drid, pe­ro re­cor­dó que en Ve­ne­zue­la de­jó 325 pre­sos po­lí­ti­cos, se­gún ci­fras del Fo­ro Pe­nal. “To­da­vía hay com­pa­ñe­ros pre­sos, su­frien­do, de­te­ni­dos y con gra­ves pro­ble­mas de sa­lud”, ex­pre­só.

A Es­pa­ña lle­gó en un vue­lo pro­ve­nien­te de Ca­ra­cas acom­pa­ña­do del se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal y pa­ra Ibe­roa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, Juan Pa­blo de Lai­gle­sia.

“Sim­ple­men­te me lla­ma­ron, me sa­ca­ron de la cel­da y me di­je­ron que iba a ini­ciar un nue­vo pro­ce­so en mi vi­da pe­ro no sa­bían qué era. Me mon­ta­ron en un pa­tru­lla y me lle­va­ron al ae­ro­puer­to”, con­tó al gru­po de per­so­nas que lo recibieron, en­tre ellas, el pre­si­den­te edi­tor de El Na­cio­nal, Mi­guel Hen­ri­que Ote­ro; Án­ge­les Mo­reno, sub­se­cre­ta­ria de Asun­tos Ex­te­rio­res, Unión Eu­ro­pea y Coope­ra­ción; la eu­ro­dipu­tada Bea­triz Be­ce­rra y el ex em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en Ve­ne­zue­la An­to­nio Pé­rez-Her­nán­dez.

Sa­leh no dio ma­yo­res de­ta­lles de las me­di­das que le im­pu­sie­ron, so­lo in­for­mó que, des­de aho­ra, es­tá en ma­nos del go- bierno es­pa­ñol.

An­tes de abor­dar el avión se co­mu­ni­có con su ma­dre, Ya­mi­let Sa­leh, a quien le in­for­mó de la de­ci­sión de la Co­mi­sión de la Ver­dad de la asam­blea na­cio­nal cons­ti­tu­yen­te de ex­car­ce­lar­lo con la con­di­ción de que de­ja­ra su país de ori­gen, adon­de fue ex­tra­di­ta­do por el go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos en 2014, a pe­sar de que se ha­bía exi­lia­do en Co­lom­bia de­bi­do a la per­se­cu­ción por par­te del go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro que lo acu­sa­ba de te­rro­ris­mo. Des­de en­ton­ces fue pri­va­do de li­ber­tad. Nun­ca tu­vo jui­cio; en los 4 años y un mes de pri­sión le di­fi­rie­ron en 53 opor­tu­ni­da­des la au­dien­cia pre­li­mi­nar.

Es­tu­vo 26 me­ses en La Tum­ba, en la se­de del Se­bin de Pla­za Ve­ne­zue­la, 6 pi­sos por de­ba­jo del ni­vel de la ca­lle. Se­gún sus abo­ga­dos y su ma­dre, allí fue víc­ti­ma de tor­tu­ra.

“A Lo­rent lo han tor­tu­ra­do de la peor ma­ne­ra, tu­vo dos in­ten­tos de sui­ci­dio en La Tum­ba. Lo hi­zo por­que pre­fi­rió eso a ce­der a los chan­ta­jes pa­ra que acu­sa­ra fal­sa­men­te a lí­de­res opo­si­to­res. No han lo­gra­do qui­tar­le su dig­ni­dad ni do­ble­gar­lo”, de­cla­ró su ma­dre el 18 de sep­tiem­bre en la AN.

La co­mi­sión de la ANC ar­gu­men­tó que las me­di­das cau­te­la­res sus­ti­tu­ti­vas de pri­va­ción de li­ber­tad se to­ma­ron de­bi­do a que Sa­leh “ma­ni­fes­ta­ba con­duc­tas des­truc­ti­vas y sui­ci­das que po­nían en pe­li­gro su in­te­gri­dad per­so­nal”, por lo cual coor­di­na­ron su exi­lio con au­to­ri­da­des del go­bierno es­pa­ñol que se en­con­tra­ban en Ve­ne­zue­la des­de el 9 de oc­tu­bre.

Sus abo­ga­dos y fa­mi­lia­res no te­nían co­no­ci­mien­to de la ne­go­cia­ción has­ta que recibieron la lla­ma­da el vier­nes. En ese mo­men­to su ma­dre acu­dió a El He­li­coi­de pa­ra ver­lo sa­lir en li­ber­tad, pe­ro lle­gó tar­de. A las puer­tas de esa cár­cel in­di­có que se ha­bía co­mu­ni­ca­do con su hi­jo, quien le di­jo que es­ta­ba en el ae­ro­puer­to.

Des­de en­ton­ces no es­cu­chó más su voz has­ta ayer en la ma­dru­ga­da, cuan­do re­ci­bió la otra lla­ma­da, es­ta vez des­de Es­pa­ña. “Es­toy bien. Te amo. Gra­cias por to­do lo que has he­cho, ma­mi. Te amo mu­cho”, ex­pre­só Sa­leh ro­dea­do de un gru­po de ve­ne­zo­la­nos que le die­ron la bien­ve­ni­da gri­tan­do: “¡Va­lien­te! ¡Va­lien­te!”.

“Es­toy en li­ber­tad, a mí na­die me va a des­te­rrar de mi país por­que pron­to vol­ve­ré”, ma­ni­fes­tó Sa­leh, que en 2017 re­ci­bió el Pre­mio Sa­ja­rov a la Li­ber­tad de Con­cien­cia que otor­ga el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Lue­go de eso, co­men­zó el che­queo mé­di­co pa­ra in­gre­sar al país eu­ro­peo, don­de tra­mi­ta el es­ta­tu­to de re­fu­gia­do. “Ten­go pro­ble­mas uro­ló­gi­cos, es­pe­ro po­der tra­tar­los fi­nal­men­te”, agre­gó.

Lue­go de 4 años de pri­sión, Lo­rent Sa­leh fue ex­car­ce­la­do con me­di­das cau­te­la­res y sin jui­cio. Fue re­ci­bi­do, en­tre otros, por la eu­ro­dipu­tada Bea­triz Be­ce­rra

Án­ge­les Mo­reno, sub­se­cre­ta­ria de Asun­tos Ex­te­rio­res, Unión Eu­ro­pea y Coope­ra­ción; Juan Pa­blo de Lai­gle­sia, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal y pa­ra Ibe­roa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be; Mi­guel Hen­ri­que Ote­ro, pre­si­den­te edi­tor de El Na­cio­nal, y An­to­nio Pé­rez-Her­nán­dez, ex em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en Ve­ne­zue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.