“Ve­ne­zue­la vi­ve un ca­ta­clis­mo eco­nó­mi­co de­bi­do a un mo­de­lo co­rrup­to y ex­pro­pia­dor”

En­tre sep­tiem­bre de 2017 y sep­tiem­bre de es­te año, el po­der ad­qui­si­ti­vo del sa­la­rio mí­ni­mo in­te­gral –suel­do ba­se y bono de ali­men­ta­ción– ca­yó 87,71%, afir­mó el eco­no­mis­ta Luis Oli­ve­ros

El Nacional - - PORTADA - CAR­LOS SEIJAS MENESES » @car­losg­me­ne­ses ANA DÍAZ » anadiaz@el-na­cio­nal.com

El dipu­tado Án­gel Al­va­ra­do, miem­bro de la Co­mi­sión de Fi­nan­zas de la Asam­blea Na­cio­nal, ase­gu­ró que la hi­per­in­fla­ción es una ex­pro­pia­ción si­len­cio­sa del sa­la­rio del tra­ba­ja­dor. En­tre sep­tiem­bre de 2017 y sep­tiem­bre de es­te año, el po­der ad­qui­si­ti­vo del sa­la­rio mí­ni­mo in­te­gral ca­yó 87,71%, afir­mó el eco­no­mis­ta Luis Oli­ve­ros. “De­be­ría es­tar en 16.110 bo­lí­va­res so­be­ra­nos pa­ra com­prar lo mis­mo que se com­pra­ba el año pa­sa­do”, pre­ci­só. “Gra­cias a Dios mi hi­ja ga­na en dó­la­res y con eso com­pen­sa­mos, si no ten­dría que te­ner tres tra­ba­jos co­mo mis com­pa­ñe­ras”, ex­pli­có Ma­siel Ma­la­vé, em­plea­da del Mi­nis­te­rio de Sa­lud con 35 años de ser­vi­cio.

En no­viem­bre de 2017 Ve­ne­zue­la re­ci­bió una no­ti­cia preo­cu­pan­te: la fir­ma Eco­no­mé­tri­ca in­for­mó que en oc­tu­bre de ese año la in­fla­ción fue de 50,6%. Ofi­cial­men­te, el país en­tró por pri­me­ra vez en su his­to­ria en un pro­ce­so hi­per­in­fla­cio­na­rio al su­pe­rar la ci­fra mí­ni­ma (50%) es­ta­ble­ci­da por el eco­no­mis­ta Phi­lip Ca­gan en 1956. Des­de en­ton­ces el ve­ne­zo­lano ha per­di­do su po­der ad­qui­si­ti­vo a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa.

Ma­siel Ma­la­vé, em­plea­da del Mi­nis­te­rio de Sa­lud con 35 años de ser­vi­cio, ga­na 2.150 bo­lí­va­res so­be­ra­nos, que se­rían 215 mi­llo­nes de bo­lí­va­res del cono an­te­rior. Con ese in­gre­so, ase­gu­ra, so­lo pue­de ad­qui­rir 3 po­llos de 1,5 ki­los y po­cos ve­ge­ta­les.

“Gra­cias a Dios que mi hi­ja ga­na en dó­la­res y con eso com­pen­sa­mos, si no tu­vie­ra que te­ner tres tra­ba­jos co­mo mis com­pa­ñe­ras. Sin em­bar­go, no po­de­mos te­ner una ali­men­ta­ción ni una ca­li­dad de vi­da bue­nas”, ex­pre­só.

El dipu­tado Án­gel Al­va­ra­do, miem­bro de la Co­mi­sión de Fi­nan­zas de la Asam­blea Na­cio­nal, ase­gu­ró que la hi­per­in­fla­ción es una ex­pro­pia­ción si­len­cio­sa del sa­la­rio del tra­ba­ja­dor y una des­ca­pi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía, mo­ti­vo por el cual los ni­ve­les de po­bre­za ac­tual­men­te pa­san de 90%.

“Lo que vi­ve el país es un desas­tre y un ca­ta­clis­mo eco­nó­mi­co no por cau­sas bé­li­cas, co­mo una gue­rra o un hu­ra­cán, sino ex­clu­si­va­men­te por un mo­de­lo eco­nó­mi­co co­rrup­to y ex­pro­pia­dor que es el so­cia­lis­mo del si­glo XXI”, agre­gó.

La hi­per­in­fla­ción en Ve­ne­zue­la es una de las peo­res que se ha re­gis­tra­do has­ta aho­ra, tan­to que pa­ra es­te mes el Par­la­men­to pre­vé que la ta­sa in­ter­anual es­ta­rá por en­ci­ma de 1.000.000%. En sep­tiem­bre la ta­sa se ubi­có en 233,3%. La dia­ria fue de 4%.

El al­za ace­le­ra­do de los pre­cios, con­se­cuen­cia en gran me­di­da de la emi­sión de di­ne­ro inor­gá­ni­co y del des­cen­so de bie­nes en el mer­ca­do por la caída de la pro­duc­ción, ha ge­ne­ra­do con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras. El eco­no­mis­ta Víc­tor Ál­va­rez ase­ve­ró que la hi­per­in­fla­ción ha te­ni­do un efec­to vo­raz so­bre los in­gre­sos fa­mi­lia­res, lo que ha traí­do un em­po­bre­ci­mien­to ge­ne­ra­li­za­do de la so­cie­dad.

Su co­le­ga Luis Oli­ve­ros afir­mó que en­tre sep­tiem­bre 2017sep­tiem­bre 2018 el sa­la­rio mí­ni­mo in­te­gral –suel­do ba­se y bono de ali­men­ta­ción– subió 60.636%: au­men­tó de 3,26 (325.544 del cono an­te­rior) a 1.980 bo­lí­va­res. En es­te pe­río­do, la in­fla­ción re­gis­tró un al­za de 488.865%, lo que pro­vo­có una caída de 87,71% del po­der ad­qui­si­ti­vo de ese in­gre­so. “Hoy el sa­la­rio mí­ni­mo in­te­gral de­be­ría es­tar en 16.110 bo­lí­va­res pa­ra ad­qui­rir lo mis­mo que se com­pra­ba en sep­tiem­bre del año pa­sa­do”, apun­tó.

Hen­kel Gar­cía, ana­lis­ta fi­nan­cie­ro y di­rec­tor de Eco­no­mé­tri­ca, cal­cu­ló que de oc­tu­bre 2017 a oc­tu­bre 2018 el po­der de com­pra del in­gre­so me­dio ca­yó en­tre 75% y 80%. “La hi­per­in­fla­ción arra­sa con to­do: con los in­ven­ta­rios por no po­der re­po­ner­los, con la pro­duc­ción al ha­cer a las em­pre­sas in­via­bles fi­nan­cie­ra­men­te; y se lle­va por de­lan­te el po­der de com­pra del sa­la­rio y de los bo­lí­va­res en cir­cu­la­ción”, enu­me­ró.

Ju­dith, pro­fe­sio­nal ju­bi­la­da, da fe de ello. “En el úl­ti­mo año la ca­li­dad de vi­da de mi fa­mi­lia se vino aba­jo por la hi­per­in­fla­ción”. Con su in­gre­so y el de su es­po­so man­te­nían un buen ni­vel de vi­da: apar­ta­men­tos en el es­te de Ca­ra­cas y en la pla­ya, dos vehícu­los, un re­sort en Mar­ga­ri­ta, via­jes al ex­te­rior y una hi­ja es­tu­dian­do en una uni­ver­si­dad pri­va­da.

Aho­ra tu­vie­ron que ven­der uno de los ca­rros por­que no pu­die­ron cos­tear su re­pa­ra­ción. La pen­sión que re­ci­be so­lo le al­can­za pa­ra pa­gar los dos con­do­mi­nios y el man­te­ni­mien­to del re­sort. “He te­ni­do que tra­ba­jar co­mo ges­to­ra y ven­der pro­duc­tos de lim­pie­za por co­mi­sión. Mi es­po­so, ade­más de su tra­ba­jo, ha­ce ca­rre­ras de ta­xi al ae­ro­puer­to a co­no­ci­dos pa­ra com­ple­tar el pa­go de nues­tros gas­tos bá­si­cos men­sua­les”, con­tó.

Cuan­do va al su­per­mer­ca­do es­co­ge las mar­cas más eco­nó­mi­cas. “Ya no com­pra por ki­lo, sino por gra­mos. Se­gún el Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción y Aná­li­sis pa­ra los Tra­ba­ja­do­res, el pre­cio de la ca­nas­ta ali­men­ta­ria fa­mi­liar va­rió de 3.918.341,25 bo­lí­va­res en oc­tu­bre de 2017 a 1.168.869.701,10 bo­lí­va­res en agos­to de 2018, lo que re­pre­sen­ta un au­men­to de 29.730,7%.

¿Qué ha­cer? El go­bierno, en vez de apli­car me­di­das an­ti­in­fla­cio­na­rias con su “pro­gra­ma de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca” ha he­cho to­do lo con­tra­rio. A pe­sar de que Ma­du­ro pro­me­tió una dis­ci­pli­na fis­cal, la emi­sión de di­ne­ro inor­gá­ni­co al­can­zó ci­fras his­tó­ri­cas. So­lo en la se­ma­na del 7 al 14 de sep­tiem­bre la li­qui­dez re­pun­tó 28,08%, un ré­cord en el país, por lo que ha ha­bi­do un re­cru­de­ci­mien­to del al­za de los pre­cios.

“Te­ne­mos un pre­si­den­te que no tie­ne nin­gu­na idea de có­mo re­sol­ver el pro­ble­ma, le di­ce a la gen­te que aho­rre en pe­tros y en lin­go­tes de oro”, ci­tó Al­va­ra­do. Cal­cu­ló que en los 55 días que han pa­sa­do des­de la re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria, el bi­lle­te de ma­yor de­no­mi­na­ción, 500 bo­lí­va­res, aho­ra va­le 58 bo­lí­va­res.

Sin em­bar­go, es po­si­ble fre­nar la hi­per­in­fla­ción y a cor­to pla­zo. Ál­va­rez di­jo que pa­ra eso hay que tra­ba­jar en dos gran­des lí­neas. Ex­pli­có que la pri­me­ra se­ría ata­car los me­ca­nis­mos ge­ne­ra­do­res del fe­nó­meno, que tie­nen que ver con el co­lap­so del apa­ra­to pro­duc­ti­vo, a tra­vés de una po­lí­ti­ca de reac­ti­va­ción agrí­co­la e in­dus­trial. Se ten­dría que ela­bo­rar un plan de fi­nan­cia­mien­to a ba­jas ta­sas de in­te­rés, lar­gos pla­zos y ga­ran­tías fle­xi­bles, ade­más de reorien­tar to­dos los re­cur­sos que el go­bierno des­ti­na a im­por­ta­cio­nes.

En esa pri­me­ra lí­nea tam­bién de­be­ría ha­ber un pro­gra­ma de su­mi­nis­tro de ma­te­ria pri­ma e in­su­mos al sec­tor pro­duc­ti­vo e im­ple­men­tar in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra las nue­vas in­ver­sio­nes, el for­ta­le­ci­mien­to de ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas y la re­pa­tria­ción del ca­pi­tal hu­mano que se ha ido, in­di­có.

La se­gun­da lí­nea con­sis­te en ata­car los fac­to­res que pro­pi­cian la hi­per­in­fla­ción me­dian­te la re­duc­ción del gas­to mi­li­tar, el ajus­te del pre­cio de la ga­so­li­na y de las ta­ri­fas de los ser­vi­cios y la erra­di­ca­ción del fi­nan­cia­mien­to del dé­fi­cit de em­pre­sas pú­bli­cas con emi­sio­nes de di­ne­ro.

Pe­ro si el Eje­cu­ti­vo no to­ma las me­di­das ade­cua­das, al rit­mo en el que avan­za la in­fla­ción, 2018 po­dría ce­rrar con una ta­sa de 4.292.102%, se­gún el par­la­men­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.