Su­frió 4 años pre­so sien­do inocen­te Muer­to de ma­du­ro

Muer­to de ma­du­ro

El Nacional - - OPI­NIÓN - RAÚL FUEN­TES rfuen­tesx@gmail.com

Es­cri­bo es­tas lí­neas la vís­pe­ra del 12 de oc­tu­bre, fe­cha con­me­mo­ra­ti­va, ba­jo di­ver­sas de­no­mi­na­cio­nes –Fies­ta Na­cio­nal de Es­pa­ña, Co­lum­bus Day, Día de la Di­ver­si­dad Cul­tu­ral, Día de las Amé­ri­cas, Día de la His­pa­ni­dad– del arribo, en 1492, de Cris­tó­bal Co­lón y sus ca­ra­be­las a es­te has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­do la­do del mun­do. En Ve­ne­zue­la la lla­má­ba­mos Día de la Ra­za, pe­ro el re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co cha­vis­ta, fun­da­men­ta­do en la his­pa­no­fo­bia del lí­der ga­lác­ti­co y su pa­trio­ti­tis agu­da, la re­bau­ti­zó, ¡vi­va la re­vo­lu­ción se­mán­ti­ca!, Día de la Re­sis­ten­cia In­dí­ge­na, a fin de exal­tar una ges­ta in­cier­ta y es­ca­sa­men­te do­cu­men­ta­da, ¡adiós, Cris­tó­bal y bien­ve­ni­do Guai­cai­pu­ro!

Hay otros he­chos de es­pe­cial sig­ni­fi­ca­ción a ser in­vo­ca­dos el 12 de oc­tu­bre. Y no tan dis­tan­tes co­mo el des­cu­bri­mien­to, ver­bi­gra­cia la inau­gu­ra­ción, en 1968, de la pri­me­ra olim­pía­da ce­le­bra­da en Amé­ri­ca La­ti­na. Al mar­gen de los ré­cords o del ges­to con­tes­ta­rio de los me­da­llis­tas afro­ame­ri­ca­nos Tom­mie Smith (oro) y John Car­los (bron­ce) en la ce­re­mo­nia de pre­mia­ción, le­van­tan­do sus pu­ños en­guan­ta­dos de ne­gro, sa­lu­do ca­rac­te­rís­ti­co del Black Po­wer, en re­pu­dio a la se­gre­ga­ción ra­cial en Es­ta­dos Uni­dos, la edi­ción XIX de la ma­yor fies­ta mun­dial del de­por­te se re­cuer­da prin­ci­pal­men­te, pues, diez días, ¡diez!, an­tes de ar­der el pe­be­te­ro olím­pi­co, el go­bierno de Gus­ta­vo Díaz Or­daz acor­dó con el «ta­pa­di­to» Luis Eche­ve­rría dis­pa­rar con­tra una ma­ni­fes­ta­ción es­tu­dian­til, pro­vo­can­do una pa­vo­ro­sa es­ca­be­chi­na, cu­yo nú­me­ro exac­to de víc­ti­mas aún se des­co­no­ce –de acuer­do con el por­tal Aris­te­gui No­ti­cias, Oc­ta­vio Paz es­ti­mó en 325 la ci­fra más pro­ba­ble de fa­lle­ci­dos–. La Ma­sa­cre de Tla­te­lol­co –re­pli­ca­da en Chi­na (1989) por el Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción, bra­zo mi­li­tar del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, a ins­tan­cias de Deng Xiao­ping, al di­sol­ver en la Pla­za de Tia­nan­mén, con sal­do de 2.500 fa­lle­ci­dos y otros tan­tos he­ri­dos, una con­cen­tra­ción juvenil que re­cla­ma­ba ma­yor li­ber­tad y la sa­li­da del pri­mer mi­nis­tro Li Peng– fue uno de los pun­tos de in­fle­xión de un año inol­vi­da­ble sig­na­do por la gue­rra de Viet­nam, la Pri­ma­ve­ra de Pra­ga, el Ma­yo Fran­cés, la Re­vo­lu­ción cul­tu­ral chi­na y los ase­si­na­tos de Mar­tin Lut­her King y Ro­bert Ken­nedy.

Sí, 1968 fue un año ex­cep­cio­nal so­bre el cual, me­dio si­glo des­pués, se han es­cri­to pro­di­gio­sas re­mem­bran­zas. Ello no es im­pe­di­men­to pa­ra su­mar vo­ces y plu­mas a su evo­ca­ción; pe­ro… siem­pre apa­re­ce un pe­ro. En es­ta opor­tu­ni­dad nos re­fie­re a la atro­ci­dad co­me­ti­da por si­ca­rios del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal en la se­de del or­ga­nis­mo, el pa­sa­do lu­nes 8 de oc­tu­bre, ca­mu­fla­da de sui­ci­dio en re­la­tos con­ce­bi­dos a la ca­rre­ra –ca­da quien a su gui­sa y, en el fon­do, aso­cia­dos pa­ra de­lin­quir– por el mi­nis­tro del po­der po­pu­lar pa­ra la re­pre­sión, ma­yor ge­ne­ral Nés­tor Luis Re­ve­rol To­rres y el ver­du­go ha­bi­li­ta­do por la asam­blea co­mu­nal pros­ti­tu­yen­te, Ta­rek Wi­lliam Saab, ¡re­co­nó­ce­los, pue­blo! No es es­te el pri­mer sui­ci­dio sos­pe­cho­so ocu­rri­do en las na­ri­ces de los can­cer­be­ros del Se­bin. En mar­zo de 2015 se «ahor­có», an­tes de ser tras­la­da­do una cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad, Ro­dol­fo Gon­zá­lez, «el Avia­dor», de­te­ni­do ba­jo pre­sun­ción de ser uno de los ar­ti­cu­la­do­res lo­gís­ti­cos de las pro­tes­tas de fe­bre­ro de 2014, dis­per­sa­das, a ti­ros y bom­ba­zos por las fuer­zas pre­to­ria­nas y las ban­das pa­ra­mi­li­ta­res de Ni­co­lás Ma­du­ro. Aho­ra, ¡va­ya coin­ci­den­cia!, mien­tras aguar­da­ba, su­je­to a fé­rrea cus­to­dia, lo con­du­je­sen a los tri­bu­na­les, el con­ce­jal Fer­nan­do Al­bán se pre­ci­pi­tó al va­cío des­de un ba­ño, se­gún el usur­pa­dor del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, o des­de la sa­la de es­pe­ra, a de­cir del pre­tor Re­ve­rol. Nin­guno de los dos fun­cio­na­rios ba­só sus de­cla­ra­cio­nes en la ne­crop­sia de ri­gor. Se so­li­ci­tó una a fo­ren­ses ro­jos. El dic­ta­men no po­día ser dis­tin­to a la pre­vi­si­ble con­fir­ma­ción de lo di­cho por quie­nes la re­qui­rie­ron. Se pre­ten­dió, sin éxi­to, des­acre­di­tar las conjeturas en torno a una in­mo­la­ción repu­tada de fic­ti­cia y orien­ta­da a en­cu­brir la de­fun­ción, por as­fi­xia o in­mer­sión, de un ciu­da­dano in­cri­mi­na­do sin evi­den­cias en el show ti­ra­ni­ci­da mon­ta­do a fi­na­les de agos­to en una pa­ra­da mi­li­tar; o, sim­ple y lla­na­men­te, su eje­cu­ción.

Saab, men­ti­ro­so con­tu­maz –la ri­ma es in­elu­di­ble–, cam­bió su ver­sión y se ali­neó con Re­ve­rol a ob­je­to de ex­pli­car lo inex­pli­ca­ble y no con­fun­dir a los pa­tó­lo­gos ofi­cia­lis­tas, alec­cio­na­dos pa­ra cer­ti­fi­car co­mo ori­gen del de­ce­so las le­sio­nes, ¿post mor­tem?, oca­sio­na­das por el im­pac­to so­bre el pa­vi­men­to del cadáver aven­ta­do des­de un dé­ci­mo pi­so; hay, em­pe­ro, ale­ga­tos pa­ra su­po­ner que mu­rió a ma­nos de sus se­cues­tra­do­res y tor­tu­ra­do­res an­tes de ser de­fe­nes­tra­do. Es­ta­ría­mos an­te una pues­ta en es­ce­na bur­da­men­te es­ce­ni­fi­ca­da. De allí, es­te ti­tu­lar de El País: «In­dig­na­ción mun­dial por la muer­te en co­mi­sa­ría del opo­si­tor ve­ne­zo­lano». Trans­cri­bí es­tas pa­la­bras no por ra­zo­nes ca­ba­lís­ti­cas –son diez y fue­ron pu­bli­ca­dos el dé­ci­mo día del dé­ci­mo mes del año–, sino por su tá­ci­to lla­ma­do a in­ves­ti­gar el in­ci­den­te. Así y so­lo así se po­drá cas­ti­gar a los cul­pa­bles ma­te­ria­les (los in­te­lec­tua­les son de do­mi­nio pú­bli­co) del de­li­to con­su­ma­do en las ins­ta­la­cio­nes de una or­ga­ni­za­ción in­qui­si­to­rial de ins­pi­ra­ción fas­cis­ta, a mo­do de ad­ver­ten­cia a quie­nes, por dis­cre­par del pensamiento ofi­cial, son con­si­de­ra­dos trai­do­res a la pa­tria, una in­frac­ción ma­yús­cu­la me­re­ce­do­ra, de acuer­do con la su­ma­ria jus­ti­cia cas­tro cha­vis­ta, de la pe­na ca­pi­tal.

A juz­gar por la vo­ca­ción de ser­vi­dor pú­bli­co y el ca­to­li­cis­mo mi­li­tan­te de Fer­nan­do Al­bán, su sui­ci­dio pa­re­ce in­ve­ro­sí­mil o, al me­nos, po­co con­vin­cen­te. Si nos ce­ñi­mos a la ló­gi­ca vin­di­ca­ti­va de los her­ma­nos Ro­drí­guez, es­ta­ría­mos fren­te a un ac­to de ven­gan­za re­vo­lu­cio­na­ria; y to­da ven­gan­za, re­vo­lu­cio­na­ria o no, es abo­mi­na­ble, más aún cuan­do quie­nes ca­li­fi­can de ase­si­nos a Díaz Or­daz y Luis Eche­ve­rría, mas no a Deng Xiao­ping, ex­cul­pan de res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral a los per­pe­tra­do­res de un cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad. Ajus­ta­dos a ese ra­zo­na­mien­to re­van­chis­ta, des­cu­bri­mos, sin ser Co­lón, que el fe­ne­ci­do edil me­tro­po­li­tano mu­rió de ma­du­ro. Así de sim­ple.

>>Si nos ce­ñi­mos a la ló­gi­ca vin­di­ca­ti­va de los her­ma­nos Ro­drí­guez, es­ta­ría­mos fren­te a un ac­to de ven­gan­za re­vo­lu­cio­na­ria; y to­da ven­gan­za, re­vo­lu­cio­na­ria o no, es abo­mi­na­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.