Ais­la­mien­to, úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de la dic­ta­du­ra

El Nacional - - OPINIÓN - MI­GUEL HEN­RI­QUE OTE­RO

Lo que ocu­rrió el pa­sa­do 26 de sep­tiem­bre, du­ran­te la se­sión nú­me­ro 73 de la Asam­blea Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, tie­ne una sig­ni­fi­ca­ción que no de­ja lu­gar a du­das: 95% de las si­llas per­ma­ne­cie­ron va­cías du­ran­te el dis­cur­so de Ni­co­lás Ma­du­ro. Los re­pre­sen­tan­tes de la in­men­sa ma­yo­ría de los paí­ses no se pre­sen­ta­ron o aban­do­na­ron la sa­la an­tes de que co­men­za­ra a ha­blar. Ha­bían re­ci­bi­do ins­truc­cio­nes cla­ras de sus go­bier­nos res­pec­ti­vos: ha­cer pa­ten­te que no tie­nen dis­po­si­ción ni tiem­po, ni en­cuen­tran be­ne­fi­cio al­guno en es­cu­char las men­ti­ras del dic­ta­dor. Ade­más de los coor­di­na­do­res de so­ni­do, iluminación y pro­to­co­lo, los es­ca­sos di­plo­má­ti­cos que se que­da­ron fue­ron los re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos fa­lli­dos o de­lin­cuen­tes. Ca­si la mi­tad apro­ve­chó pa­ra dor­mir mien­tras Ma­du­ro ha­bla­ba.

En tér­mi­nos de la di­plo­ma­cia, el men­sa­je fue inequí­vo­co: pro­fun­di­zar el ais­la­mien­to de la dic­ta­du­ra, evi­tar que, en cual­quier es­ce­na­rio, se uti­li­cen las cor­te­sías pro­pias de los in­ter­cam­bios di­plo­má­ti­cos pa­ra la pro­pa­gan­da de un po­der que vio­la los de­re­chos hu­ma­nos, que ma­ta a di­ri­gen­tes opo­si­to­res, que tor­tu­ra y man­tie­ne pre­sos po­lí­ti­cos. En po­cas pa­la­bras: los paí­ses ex­pre­sa­ron un ní­ti­do men­sa­je de re­cha­zo y ais­la­mien­to ha­cia un go­bierno ca­na­lla y de­lin­cuen­te.

Pe­ro ese cre­cien­te ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal no es úni­co ni ex­cep­cio­nal. Al con­tra­rio, es la otra ca­ra de la mo­ne­da de un po­der que es­tá ca­da vez más cer­ca­do en lo in­terno, más en­ce­rra­do en sí mis­mo, en­claus­tra­do en su lo­cu­ra. De­bo re­pe­tir es­to: se tra­ta de un go­bierno to­tal­men­te des­co­nec­ta­do del país. Mi­nis­tros y otros al­tos fun­cio­na­rios han desa­rro­lla­do una es­pe­cia­li­dad, ca­da vez más ex­ten­di­da, que con­sis­te en fa­bri­car in­for­mes lle­nos de fal­se­da­des, que sir­ven pa­ra ocul­tar (ocul­tar­se a ellos mis­mos) el gra­ví­si­mo es­ta­do de co­sas que es­tán ocu­rrien­do en Ve­ne­zue­la. Es una prác­ti­ca, un con­sen­so in­terno, que se sin­te­ti­za en la fór­mu­la “to­dos mien­ten y to­dos nos men­ti­mos en­tre no­so­tros”.

Esa at­mós­fe­ra de ci­fras fal­sas, de so­lu­cio­nes im­po­si­bles, de pro­gra­mas que no exis­ten, de ope­ra­ti­vos que no se con­cre­tan, de en­cues­tas que se fa­bri­can en un es­cri­to­rio, de per­ma­nen­te pa­la­bre­río des­po­ja­do de con­te­ni­do, es el sus­tra­to, el ali­men­to de un pro­pó­si­to, que evi­den­te­men­te se ha lo­gra­do: ha­cer po­si­ble que el po­der vi­va en to­tal es­ta­do de in­di­fe­ren­cia con res­pec­to a los pro­ble­mas de la gen­te. La téc­ni­ca ha fun­cio­na­do: na­da les im­por­ta. No hay su­fri­mien­to que les con­mue­va. Sus preo­cu­pa­cio­nes son otras: si los car­ga­men­tos ha­brán lle­ga­do a su des­tino, si los dó­la­res si­guen a buen re­cau­do en pa­raí­sos fis­ca­les o en ban­cos de na­cio­nes opa­cas, si los pro­vee­do­res ya de­po­si­ta­ron las co­mi­sio­nes acor­da­das. Co­mi­sio­nis­tas e in­ter­me­dia­rios en Co­lom­bia, Ara­bia Sau­di­ta o Tur­quía son los prin­ci­pa­les víncu­los del po­der con el mun­do ex­te­rior.

Ese ais­la­mien­to se ali­men­ta de otro fac­tor ca­da vez más de­ci­si­vo: el mie­do. Ese mie­do es ali­men­ta­do a dia­rio por in­for­mes de dis­tin­to ori­gen, que aler­tan de pe­li­gros y cons­pi­ra­cio­nes que no exis­ten. Es un sín­dro­me de los re­gí­me­nes a pun­to de co­lap­so, el de ati­bo­rrar­se de his­to­rias de fan­tas­mas, ru­mo­res, re­por­tes ab­sur­dos. La sen­sa­ción de fi­nal pro­vo­ca alu­ci­na­cio­nes. Los re­por­ta­jes que se han pu­bli­ca­do so­bre los úl­ti­mos días de las dic­ta­du­ras de Ni­co­lás Ceau­ces­cu y de Mua­mar el Ga­da­fi coin­ci­den en es­to: los dic­ta­do­res vi­vían ate­rro­ri­za­dos y ais­la­dos. Por­que ese es el des­tino de to­das las dic­ta­du­ras: ais­lar­se en sus mie­dos, mas­ti­car el odio ha­cia sus res­pec­ti­vas so­cie­da­des.

Se equi­vo­can quie­nes pien­sen que Ma­du­ro y otros dic­ta­do­res son víc­ti­mas de sus co­la­bo­ra­do­res. Al con­tra­rio: son los pro­ta­go­nis­tas de los sis­te­mas que han crea­do. En el ca­so ve­ne­zo­lano, hay que aña­dir un fac­tor: la ig­no­ran­cia pro­me­dio de sus miem­bros. Ig­no­ran­tes y ais­la­dos di­cen sí a las pro­pues­tas más dis­lo­ca­das: crear una mo­ne­da im­po­si­ble con el nom­bre ri­dícu­lo de pe­tro; au­men­tar los sa­la­rios de for­ma des­pro­por­cio­na­da, sin que ello ha­ya pro­du­ci­do so­lu­ción al­gu­na que no sea la de dis­pa­rar to­da­vía más la hi­per­in­fla­ción; des­truir la via­bi­li­dad de los con­tra­tos co­lec­ti­vos, lo que ya es­tá cau­san­do el cie­rre de em­pre­sas y el cre­ci­mien­to del des­em­pleo y la mi­se­ria; pe­dir prés­ta­mos a Chi­na y Ru­sia, que no han cum­pli­do con los trá­mi­tes pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción y las le­yes, cu­yo cum­pli­mien­to es ca­da vez más im­pro­ba­ble.

Ais­la­do de un Se­bin que se ha vuel­to una ins­ti­tu­ción au­tó­no­ma y om­ni­po­ten­te que tie­ne la po­tes­tad de ma­tar con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad y que, ade­más, cuen­ta con el be­ne­fi­cio de la com­pli­ci­dad del fis­cal. Ais­la­do de la hirviente reali­dad de los cuar­te­les, don­de el har­taz­go se res­pi­ra en la at­mós­fe­ra, pe­ro pró­xi­mo a las vo­ces su­su­rran­tes que di­cen “no pa­sa na­da, lo te­ne­mos to­do con­tro­la­do”. Ais­la­do por las dis­tin­tas ma­fias que se dispu­tan los úl­ti­mos con­tra­tos y que re­pi­ten “no se preo­cu­pe, que de es­ta sa­li­mos”, al tiem­po que sa­can a sus fa­mi­lias del país y en­vían sus ma­le­tas, an­te lo in­mi­nen­te.

Mien­tras el po­der se man­tie­ne ais­la­do y ate­rro­ri­za­do, el fi­nal se acer­ca. Un fi­nal ca­da día más pró­xi­mo, po­ten­te e inevi­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.