Ca­te Blan­chett: fa­ná­ti­ca de las his­to­rias de te­rror

La ga­na­do­ra del Os­car pro­ta­go­ni­za jun­to con Jack Black La ca­sa con un re­loj en sus pa­re­des, his­to­ria ba­sa­da en el li­bro de John Be­llairs que es­tá en car­te­le­ra

El Nacional - - PRIMERA FILA - LOS ÁN­GE­LES

¿

Hay al­go que no pue­da ha­cer Ca­te Blan­chett?

La ga­na­do­ra de dos pre­mios Os­car se em­bar­ca aho­ra en La ca­sa con un re­loj en sus pa­re­des, cin­ta de cor­te fan­tás­ti­co con el se­llo Am­blin, di­ri­gi­da por Eli Roth y co­pro­ta­go­ni­za­da por Jack Black: “A ve­ces es el des­tino el que to­ma las de­ci­sio­nes por ti. Le mos­tré el guion a mi hi­jo Dash y le en­can­tó, así que, aun­que te­nía du­das, de­ci­dí re­unir­me con Eli”, di­jo la ac­triz aus­tra­lia­na. “Me con­quis­tó con su pa­sión, sus gus­tos ecléc­ti­cos, su in­te­li­gen­cia y la can­ti­dad de re­fe­ren­cias que te­nía en men­te”, agre­gó.

La pe­lí­cu­la si­gue los pa­sos de Le­wis (Owen Vac­ca­ro), huér­fano que se mu­da a la mis­te­rio­sa man­sión de su ex­tra­va­gan­te tío Jo­nat­han (Jack Black). Jun­to con su no me­nos sin­gu­lar ve­ci­na Flo­ren­ce (Ca­te Blan­chett) for­ma­rán un trío que, re­cu­rrien­do a ha­bi­li­da­des so­bre­na­tu­ra­les, tra­ta­rá de fre­nar el fin del mun­do.

Aun­que el fil­me de Roth re­cuer­de de pri­me­ras la es­té­ti­ca de Tim Bur­ton y la te­má­ti­ca de Harry Pot­ter, fue­ron otras las in­fluen­cias que atra­je­ron a Blan­chett. “John Be­llairs –au­tor de la no­ve­la en la que se ba­sa la pe­lí­cu­la– era pa­ra mí lo que es J. K. Row­ling pa­ra los ni­ños de hoy. No so­mos de esa ge­ne­ra­ción. Leo los li­bros de Harry Pot­ter a mis hi­jos, y son his­to­rias ge­nia­les. Me en­can­tan, pe­ro veo las in­fluen­cias de Row­ling: Ur­su­la K. Le Guin, Be­llairs, Roald Dahl... Esas eran las co­sas que yo de­vo­ra­ba de ni- ña”. “Sus obras in­flu­ye­ron en mi per­so­na­li­dad y mi sen­si­bi­li­dad. Lo cier­to es que com­par­to mu­cho del amor que sien­te Eli por el gé­ne­ro de te­rror, pe­ro, en ge­ne­ral, me sue­len de­cep­cio­nar las his­to­rias di­ri­gi­das a los ni­ños por­que no hay una sen­sa­ción real de pe­li­gro”, con­ce­dió Blan­chett.

La ac­triz, de 49 años de edad, se con­fie­sa fan del te­rror des­de su in­fan­cia, cuan­do vio The Scar­let Claw, de 1944, pe­lí­cu­la so­bre Sher­lock Hol­mes con Ba­sil Rath­bo­ne. Años des­pués, du­ran­te una char­la pro­fun­da con John Lahr pa­ra la re­vis­ta New Yor­ker, el en­tre­vis­ta­dor le su­gi­rió que tal vez veía ci­ne de te­rror pa­ra tra­tar de en­con­trar un sen­ti­do a la muer­te de su pa­dre, ocu­rri­da cuan­do ella te­nía 10 años de edad. “Ja­más ha­bía re­pa­ra­do en ello. Y es muy po­si­ble que fue­ra así. Las his­to­rias en torno a la muer­te me llamaban mu­cho la aten­ción des­de en­ton­ces. Pue­de que bus­ca­ra com­pren­der por qué ha­bía ocu­rri­do”, se­ña­ló.

Otra ra­zón que mo­ti­vó a la ac­triz fue la na­tu­ra­le­za de su per­so­na­je. “Es al­guien que ha vi­vi­do la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y ha vis­to co­sas muy du­ras. Ha su­fri­do la pér­di­da de su hi­jo, pe­ro la lle­va por den­tro. Su co­ra­zón se de­rri­te con la lle­ga­da del ni­ño a la ca­sa de Jo­nat­han, a quien em­pie­za a per­ci­bir co­mo po­ten­cial fi­gu­ra pa­ter­nal. Y eso coin­ci­de con sus ga­nas de mos­trar su ins­tin­to ma­ter­nal. Pe­ro le due­le ha­cer­lo”, ma­ni­fes­tó la ma­dre de cua­tro hi­jos.

Jun­tos, Black y Blan­chett for­man una ex­tra­ña pa­re­ja, pe­ro lle­na de quí­mi­ca. La cin­ta lle­gó al nú­me­ro uno en su de­but es­ta­dou­ni­den­se, con 26,8 mi­llo­nes de dó­la­res, y el equi­po tie­ne pre­pa­ra­da una con­ti­nua­ción si man­tie­ne su buen rit­mo en la ta­qui­lla mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.