Una pelota de di­ne­ro

El Nacional - - PRIMERA FILA - RAYNER RI­CO » rri­co el-na­cio­nal.com » @ray­ne­rRi­co29

La hi­per­in­fla­ción que ha azo­ta­do a Ve­ne­zue­la no de­jó es­ca­par a los es­ta­dios que com­po­nen la li­ga de beis­bol en los que el pre­cio de las en­tra­das, el de la co­mi­da y su­ve­ni­res au­men­tó apro­xi­ma­da­men­te en­tre 1.000 y 1.300% con res­pec­to a la tem­po­ra­da an­te­rior

La an­sie­dad que te­nían los fa­ná­ti­cos por­que co­men­za­ra la Li­ga Ve­ne­zo­la­na de Beis­bol Pro­fe­sio­nal ya fue sa­cia­da. El vier­nes, los ocho equi­pos que com­po­nen el cir­cui­to co­men­za­ron su an­dar por la tem­po­ra­da 2018-2019 y sus se­gui­do­res vie­ron la pues­ta en es­ce­na de los pro­yec­tos que ca­da uno pre­sen­ta pa­ra la dispu­ta del má­xi­mo tro­feo, que ade­más es­te año ten­drá co­mo ali­cien­te es­pe­cial el he­cho de que se co­ro­ne re­pre­sen­ta­rá al país en la Se­rie del Ca­ri­be que se dispu­tará en Bar­qui­si­me­to a par­tir de fe­bre­ro.

Lo que muy pro­ba­ble no ha­ya de­ja­do sa­tis­fe­cho al pú­bli­co que se dio ci­ta en los re­cin­tos de­por­ti­vos fue­ron los pre­cios de las en­tra­das, la co­mi­da y los su­ve­ni­res. O al me­nos a los que asis­tie­ron al Es­ta­dio Uni­ver­si­ta­rio de Ca­ra­cas pa­ra pre­sen­ciar el due­lo en­tre los lo­ca­les Leo­nes con­tra los Ti­bu­ro­nes de La Guai­ra.

La bo­le­te­ría pa­ra in­gre­sar al “Co­so de los Cha­gua­ra­mos” tu­vo un cos­to en ta­qui­lla des­de 45 bo­lí­va­res so­be­ra­nos pa­ra las gra­das, la más eco­nó­mi­ca; mien­tras que la más ca­ra se po­día con­se­guir en 1.450 bo­lí­va­res so­be­ra­nos, pa­ra se­guir las in­ci­den­cias del par­ti­do des­de la zo­na VIP.

De acuer­do con un son­deo en­tre los ven­de­do­res de los tic­kets, quie­nes se mos­tra­ron to­da­vía con­fun­di­dos con la si­tua­ción de la re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria, las ci­fras an­tes ex­pues­tas, re­pre­sen­tan un in­cre­men­to de en­tre 1.000 y 1.300% con res­pec­to a la tem­po­ra­da an­te­rior.

Apro­xi­ma­da­men­te es el mis­mo por­cen­ta­je apli­ca­ble pa­ra

las ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas, de be­bi­das ga­seo­sas, al­cohó­li­cas, go­lo­si­nas y la siem­pre atrac­ti­va in­du­men­ta­ria de los res­pec­ti­vos equi­pos.

Tal y co­mo su­ce­dió la za­fra an­te­rior el pre­cio de to­dos es­tos in­su­mos es­tá su­je­to a cam­bios a me­di­da que avan­ce el tor­neo y de có­mo fluc­túe el mer­ca­do.

En la tien­da de los Leo­nes del Ca­ra­cas ubi­ca­da en los al­re­de­do­res del par­que de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, los pre­cios de las fra­ne­las ofi­cia­les os­ci­lan en­tre 1.000 y 5.700 bo­lí­va­res so­be­ra­nos; mien­tras que las po­pu­la­res go­rras se pue­den con­se­guir en no me­nos de 2.000, dos­cien­tos más de los que un tra­ba­dor de­ven­ga en su sa­la­rio mí­ni­mo.

En cuan­to a los pro­duc­tos co­mes­ti­bles, la can­ti­dad de di­ne­ro a amor­ti­zar de­pen­de del

sec­tor del es­ta­dio. En las in­me­dia­cio­nes de gra­de­rías las mal­tas po­seen un va­lor de 50 bo­lí­va­res so­be­ra­nos; en tan­to que se pue­den con­se­guir te­que­ños y pe­rros ca­lien­tes con un mon­to no ma­yor de 300 bo­lí­va­res so­be­ra­nos.

To­do lo con­tra­rio su­ce­de ha­cia la zo­na de las tri­bu­nas, en la que los pre­cios se en­con­tra­ban en un in­ter­va­lo de 350 has­ta 1.000 bo­lí­va­res so­be­ra­nos, en­tre are­pas, ham­bur­gue­sas, en­rro­lla­dos ára­bes, cho­ri­pa­nes, pe­pi­tos, co­mi­da me­xi­ca­na e in­clu­so pa­pas fri­tas y co­tu­fas.

“To­do es­tá sú­per ca­ro. No sé có­mo ha­rá la gen­te pa­ra ve­nir se­gui­do al es­ta­dio. Por­que de ver­dad es­to es una lo­cu­ra”, ma­ni­fes­tó Car­la Cal­de­rón, mien­tras ter­mi­na­ba de sa­bo­rear una su­cu­len­ta ham­bur­gue­sa de 200 gra­mos de car­ne. Ella ase­gu­ra que de no ser por­que no tie­ne hi­jos y tan­to ella co­mo su pa­re­ja tie­nen un tra­ba­jo que les ge­ne­ra ga­nan­cias por en­ci­ma del pro­me­dio, no po­drían “dar­se el lu­jo” de man­te­ner­se co­mo abo­na­dos del con­jun­to ca­pi­ta­lino.

Aun­que Cal­de­rón re­co­no­ce que con to­do y las ad­ver­si­da­des, al me­nos la ca­li­dad de la co­mi­da no ha su­fri­do una de­ba­cle y que qui­zás es­ta sea la ra­zón real por la que no ti­tu­bea en des­em­bol­si­llar me­dio mi­llar de bo­lí­va­res pa­ra de­gus­tar su pa­la­dar.

Otro de los pro­duc­tos que no es­ca­pó de la de­plo­ra­ble si­tua­ción que con­ti­núa azo­tan­do al país, fue la po­pu­lar cer­ve­za, uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos pa­ra el pú­bli­co, quie­nes des­de es­te 12 de oc­tu­bre ten­drán que pa­gar cuan­do me­nos 120 bo­lí­va­res a cam­bio de sa­bo­rear la be­bi­da es­pu­mo­sa.

Pa­ra que un ciu­da­dano de a pie pue­da asis­tir en al me­nos una opor­tu­ni­dad pa­ra hin­char por su con­jun­to fa­vo­ri­to, jun­to con una fa­mi­lia de no más de cua­tro in­te­gran­tes, de­be­rá aho­rrar por lo me­nos tres suel­dos mí­ni­mos com­ple­tos, lo que sig­ni­fi­ca to­da una idea des­ca­be­lla­da, con­si­de­ran­do que tie­ne que lle­var co­mi­da a su ho­gar a lo lar­go de esos tres me­ses.

WI­LLIAMS MA­RRE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.