El úl­ti­mo cam­bio an­tes de la voz de playball

El Nacional - - PRIMERA FILA * DEPORTES - Twit­ter: @Ig­na­cioSe­rrano www.ele­mer­gen­te.com IG­NA­CIO SE­RRANO » ise­rrano@el-na­cio­nal.com

Sor­pren­dió ese cam­bio que los Ti­gres y las Águi­las acor­da­ron el jue­ves, la vís­pe­ra del Día Inau­gu­ral de la tem­po­ra­da, por ocu­rrir ape­nas unas ho­ras an­tes de es­cu­char­se la voz de playball. No es co­mún que pase al­go así en la ve­la de ar­mas de un cam­peo­na­to. Pe­ro lla­mó la aten­ción, so­bre to­do, por in­vo­lu­crar a un pit­cher que ya ha­bía si­do su­je­to de una transac­ción se­me­jan­te se­ma­nas an­tes de es­te mo­vi­mien­to, y que ha­bía si­do bien pon­de­ra­do por el al­to man­do de los ra­pa­ces al ex­po­ner sus pla­nes pa­ra la cam­pa­ña que aca­ba de em­pe­zar.

Wil­fre­do Le­dez­ma ha si­do muy útil en la pelota ve­ne­zo­la­na, es­pe­cial­men­te des­de que fue to­ma­do por Ara­gua ha­ce más de un lus­tro. Des­de sus tiem­pos en las Gran­des Li­gas, cuan­do era pros­pec­to de De­troit, ha te­ni­do pro­ble­mas de con­trol que en oca­sio­nes afean sus desem­pe­ños. El gua­ri­que­ño, sin em­bar­go, tie­ne la ha­bi­li­dad de abrir jue­gos, e in­clu­si­ve, cuan­do vie­ne del bull­pen, pue­de ha­cer re­le­vos de más de un epi­so­dio y tam­bién tra­ba­jar co­mo bom­be­ro si­tua­cio­nal.

Los oc­ci­den­ta­les aso­ma­ron su nom­bre co­mo po­ten­cial miem­bro de la ro­ta­ción, pe­ro nun­ca lle­gó a re­por­tar­se a esa di­vi­sa.

Luis Ce­de­ño, el mon­ti­cu­lis­ta ce­di­do por An­zoá­te­gui, tie­ne me­nos je­rar­quía. Es un apa­ga­fue­gos de Li­gas Me­no­res, que en la pelota pro­fe­sio­nal lo­cal ape­nas co­men­zó a con­tri­buir en la pa­sa­da za­fra. No era una fi­cha pues­ta en el staff del ma­na­ger Omar Ló­pez.

Pa­re­cía no es­tar tan a gus­to con los orien­ta­les, se­gún se des­pren­de de sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes, en las que fes­te­jó te­ner nue­vo uni­for­me y cru­zó los de­dos con la es­pe­ran­za de re­ci­bir las opor­tu­ni­da­des que, di­jo, no tu­vo en la tri­bu.

Sus nú­me­ros no jus­ti­fi­can la exi­gen­cia de más tiem­po de jue­go, con 6.55 de efec­ti­vi­dad en sus cua­tro cam­peo­na­tos con los in­dí­ge­nas, aun­que cier­ta­men­te na­die pue­de dar prue­bas de sus ca­pa­ci­da­des si no re­ci­be el chan­ce de de­mos­trar­las. Su to­pe en es­ta pelota fue de ape­nas 18 jue­gos y lo con­si­guió en la 2017-2018, cuan­do me­jo­ró su pro­me­dio a 4.32.

No tie­ne mal cu­rrícu­lo. Aun­que no ha pa­sa­do de Cla­se A avan­za­da, con 23 años de edad, aca­ba de de­jar 3.53 de efec­ti­vi­dad con tres di­vi­sas en­tre esa ca­te­go­ría y Cla­se A me­dia.

Ce­de­ño tie­ne vir­tu­des, a pe­sar de su fal­ta de ex­pe­rien­cia. Des­de que fue con­ver­ti­do en ta­po­ne­ro a tiem­po com­ple­to en el nor­te, ha­ce dos jus­tas, ha in­cre­men­ta­do su fre­cuen­cia pon­cha­do­ra a ca­si un aba­ni­ca­do por in­ning, ade­más de que mues­tra con­trol so­bre de la zo­na de stri­ke y ha si­do ca­paz de li­mi­tar los jon­ro­nes con­tra­rios.

Si flo­re­ce en Ma­ra­cai­bo, y hay ra­zo­nes pa­ra pen­sar que es po­si­ble, se con­ver­ti­rá en uno de los re­le­vis­tas in­ter­me­dios que el ma­na­ger Lip­so Na­va es­tá bus­can­do pa­ra es­ta­ble­cer el puen­te en­tre la ro­ta­ción y los bra­zos de cie­rre.

Le­dez­ma qui­zás tam­po­co es­ta­ba tan a gus­to. Lo su­gie­re el he­cho de no ha­ber­se re­por­ta­do a los agui­lu­chos, aun­que es­to no pase de ser una es­pe­cu­la­ción. Co­mo sea, ofre­ce a los nue­vos due­ños de su con­tra­to un apor­te de cor­to pla­zo que Ce­de­ño no po­día dar. Tie­ne más pa­sa­do que fu­tu­ro, pe­ro tam­bién la po­si­bi­li­dad de ayu­dar en va­rios ro­les, es­pe­cial­men­te an­te la ines­pe­ra­da le­sión de Yéi­per Cas­ti­llo, cu­yo pro­ble­ma en una ro­di­lla de­jó la ro­ta­ción abo­ri­gen con un hue­co que era ne­ce­sa­rio lle­nar.

La ver­da­de­ra eva­lua­ción de un cam­bio ocu­rre en el me­diano pla­zo. Acá, a pri­me­ra vis­ta, am­bos pue­den sa­car pro­ve­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.