“Son tan­tos que se han ido, y no­so­tros nos que­re­mos que­dar”

El Nacional - - SIETE DÍAS -

Con es­ta cri­sis ya son tan­tos pe­rua­nos que se han ido de Ca­ra­cas, y no­so­tros nos que­re­mos que­dar. El mun­do es un círcu­lo que da vuel­tas, aho­ra le to­ca vi­vir así a Ve­ne­zue­la. Yo no sé si de aquí a unos años se­rán co­lom­bia­nos, chi­le­nos o mis pai­sa­nos pe­rua­nos quie­nes tam­bién cru­za­rán las fron­te­ras. Lo que sí sé es que el pro­gre­so y fu­tu­ro de un país es tra­ba­jar y tra­ba­jar.

Do­min­go a do­min­go, du­ran­te ca­si 30 años, he­mos cons­trui­do lo que te­ne­mos. Cuan­do Ju­lián y yo lle­ga­mos a Ve­ne­zue­la –es­ta­ba por fi­na­li­zar en Pe­rú el go­bierno de Alan Gar­cía– no te­nía­mos na­da, ni fa­mi­lia: de­jé a mis pa­dres y her­ma­nos, eso do­lía. Si to­ca­ba llo­rar, llo­rá­ba­mos. La tris­te­za la pa­sá­ba­mos jun­tos.

Hoy las di­fi­cul­ta­des son otras, pe­ro se­gui­mos jun­tos y con dos hi­jas pro­fe­sio­na­les. En­tre los cua­tro sos­te­ne­mos nues­tro res­tau­ran­te El Pe­je­rrey.

Las ven­tas han caí­do 70%. Ha­ce 30 años en Ve­ne­zue­la el sa­la­rio al­can­za­ba pa­ra desa­yu­nar, al­mor­zar y ce­nar en la ca­lle. Al­can­za­ba pa­ra com­prar­se un cho­co­la­te o un pos­tre, pe­ro aho­ra no. Es­to era lo que pa­sa­ba en Pe­rú pa­ra en­ton­ces, las co­sas es­ta­ban muy cos­to­sas, pe­ro al­go se po­día con­se­guir. Aquí, ca­ro o ba­ra­to, sim­ple­men­te no hay.

Des­de ha­ce más de tres me­ses to­do se ha pues­to aún más di­fí­cil con los ali­men­tos. El pes­ca­do ya no es de la mis­ma ca­li­dad, el ce­vi­che so­lo lo po­de­mos ha­cer el vier­nes y el sá­ba­do. En reali­dad, he­mos de­ja­do de ha­cer mu­chas co­sas: la cau­sa, la pa­pa re­lle­na, el cau cau, el su­da­do, la chi­cha mo­ra­da. Ha­ce cin­co años, cuan­do abri­mos, ese me­nú era nues­tra ra­zón de ser. Lo ser­vía­mos to­dos los días.

Es­te res­tau­ran­te no fue nues­tro pri­mer ne­go­cio, pe­ro el ca­mino pa­ra lle­gar a te­ner­lo ha si­do de mu­cha cons­tan­cia. Lue­go de ocho días de via­je por tie­rra pa­ra lle­gar a Ca­ra­cas, lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue

No nos po­de­mos que­jar de Ve­ne­zue­la ni de los ve­ne­zo­la­nos. Nun­ca nos tra­ta­ron mal. Tam­po­co nos por­ta­mos mal”

Ana Fi­gue­roa

bus­car tra­ba­jo.

Vi­vía­mos en una pen­sión en Can­de­la­ria y co­men­cé a tra­ba­jar en una con­se­je­ría. Soy edu­ca­do­ra y te­nía tra­ba­jo en Li­ma, pe­ro Ju­lián no. El pro­ble­ma de mi país era el em­pleo, los con­tra­tos du­ra­ban tres me­ses, y al ter­mi­nar­se te­nías que bus­car otro. Los ser­vi­cios tam­bién eran muy cos­to­sos.

Que­ría­mos ca­sar­nos, pe­ro nos de­cían que así era más di­fí­cil sa­car los pa­pe­les en Ve­ne­zue­la. En­ton­ces Ju­lián so­lo pi­dió mi mano. Nos hi­cie­ron una des­pe­di­da, de­ja­mos los ani­llos en Pe­rú y nos vi­ni­mos a Ca­ra­cas, a pro­bar suer­te.

Y la for­tu­na nos lle­gó en la Co­ta Mil. Re­cuer­do que sa­lí a ca­mi­nar con unas ami­gas y pen­sé que po­dría te­ner un pues­ti­co en el lu­gar. Le pre­gun­té a una ven­de­do­ra por los re­qui­si­tos pa­ra ha­cer­lo. Me di­jo que so­lo de­bía po­ner­me allí y de­jar to­do lim­pio al ir­me.

Co­men­za­mos a ven­der ju­gos los do­min­gos, du­ran­te 29 años. De­jé la con­ser­je­ría y en­ton­ces tam­bién ven­día tor­tas, co­mi­da pe­rua­na. Nos iba muy bien, has­ta nos llamaban pa­ra ha­cer­nos en­car­gos. Lue­go ven­di­mos pas­te­li­tos co­mo pan ca­lien­te. Nos pa­rá­ba­mos a las 3:00 am a freír­los y a las 5:30 am nos lle­va­ba un ta­xi a la Co­ta Mil.

Allí mis­mo co­no­ci­mos a la per­so­na que nos ofre­ció un es­pa­cio en un cen­tro co­mer­cial de la ave­ni­da Uni­ver­si­dad. Fue un día de llu­via. Él era un clien­te y nos com­pra­ba ju­go to­dos los do­min­gos. Le di­je que se pu­sie­ra de­ba­jo del tol­do pa­ra que no se mo­ja­ra. Me pre­gun­tó que por qué no lo am­plia­ba; le res­pon­dí que no lo­gra­ba con­se­guir una lo­na más gran­de.

Gra­cias a él mon­ta­mos, pri­me­ro, una fru­te­ría; lue­go, una ven­ta de chu­che­rías, y ha­ce cin­co años, el res­tau­ran­te. No nos po­de­mos que­jar de Ve­ne­zue­la ni de los ve­ne­zo­la­nos. Nun­ca nos tra­ta­ron mal. Tam­po­co nos por­ta­mos mal. Nues­tro ob­je­ti­vo siem­pre fue ver ha­cia ade­lan­te, ca­mi­nar ha­cia el pro­gre­so.

Es muy tris­te que un país co­mo Ve­ne­zue­la es­té pa­san­do por es­to. Se es­tá ca­yen­do a pe­da­zos y su gen­te se es­tá yen­do por­que es­tán mi­ni­mi­za­das las opor­tu­ni­da­des, la li­ber­tad. To­do por cier­tos fac­to­res po­lí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos. Un re­sen­ti­mien­to so­cial to­mó el po­der pa­ra ven­gar­se. No se dan cuen­ta del da­ño que ha­cen a la na­ción.

Mi fa­mi­lia en Pe­rú, al ver una no­ti­cia so­bre Ve­ne­zue­la, lla­ma, el te­lé­fono pa­re­ce re­ven­tar. Pre­gun­tan que por qué no re­gre­sa­mos. Les di­go que no pue­do des­ha­cer­me de mis co­sas otra vez y em­pe­zar de nue­vo.

El fu­tu­ro es pa­ra los jó­ve­nes, así co­mo mis hi­jas. Si ellas se quie­ren ir, las apo­ya­ré por­que ne­ce­si­tan vi­vir su vi­da. Ju­lián y yo he­mos de­ci­di­do que­dar­nos has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. He­mos apos­ta­do por Ve­ne­zue­la y se­gui­re­mos apos­tan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.