Mi­guel Go­mes se aden­tra en el de­sen­ga­ño co­lec­ti­vo

El de­sen­ga­ño de la mo­der­ni­dad (ABe­di­cio­nes, UCAB, 2018) cons­ti­tu­ye un hi­to en la crí­ti­ca li­te­ra­ria ve­ne­zo­la­na: am­plio, do­cu­men­ta­do y ri­gu­ro­so ejer­ci­cio de ca­rac­te­ri­za­ción de la cul­tu­ra y la li­te­ra­tu­ra ve­ne­zo­la­na rea­li­za­do por el na­rra­dor, en­sa­yis­ta y crít

El Nacional - - SIETE DÍAS - OMAR OSO­RIO AMO­RET­TI

El na­rra­dor, en­sa­yis­ta y crí­ti­co re­pa­sa los la­zos que se te­jie­ron en la li­te­ra­tu­ra ve­ne­zo­la­na de fi­na­les del si­glo XX

Des­pués de ca­si dos dé­ca­das de ha­ber co­men­za­do una nue­va cen­tu­ria, la crí­ti­ca li­te­ra­ria ve­ne­zo­la­na ha lo­gra­do em­pren­der dos em­pre­sas im­por­tan­tes. La pri­me­ra tie­ne que ver con la re­vi­sión de la car­to­gra­fía li­te­ra­ria na­cio­nal del si­glo pa­sa­do a tra­vés de publicaciones co­mo Na­ción y li­te­ra­tu­ra (2006), Apro­xi­ma­ción al ca­non de la poe­sía ve­ne­zo­la­na (2013) o Pro­pues­ta pa­ra un ca­non del cuen­to ve­ne­zo­lano del si­glo XX (2014). La se­gun­da es­tá re­la­cio­na­da con una mi­ra­da de con­jun­to so­bre al­gu­nos fe­nó­me­nos es­té­ti­cos que es­tán ocu­rrien­do en nues­tro tiem­po, y en es­ta ten­den­cia de­be co­lo­car­se la úl­ti­ma pu­bli­ca­ción del es­cri­tor y crí­ti­co li­te­ra­rio Mi­guel Go­mes (Ca­ra­cas, 1964) ti­tu­la­da El de­sen­ga­ño de la mo­der­ni­dad. Cul­tu­ra y li­te­ra­tu­ra ve­ne­zo­la­na en los al­bo­res del si­glo XXI.

Go­mes es doc­tor en Le­tras en la Uni­ver­si­dad de Stony Brook (Nue­va York) y des­de 1993 es pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra His­pá­ni­ca y Com­pa­ra­da en la Uni­ver­si­dad de Con­nec­ti­cut. Al­gu­nos de sus li­bros en el área crí­ti­ca son Poé­ti­cas del en­sa­yo ve­ne­zo­lano del si­glo XX (1996), Los gé­ne­ros li­te­ra­rios en His­pa­noa­mé­ri­ca (1999) y La reali­dad y el va­lor es­té­ti­co: con­fi­gu­ra­cio­nes del po­der en el en­sa­yo his­pa­noa­me­ri­cano (2010). Lo que si­gue a con­ti­nua­ción es el re­sul­ta­do de una con­ver­sa­ción que sos­tu­ve con él so­bre al­gu­nos pun­tos re­le­van­tes en el es­tu­dio.

O.O.A.: Mi­guel, des­pués de acu­ñar una lar­ga lis­ta de tí­tu­los que os­ci­lan des­de los as­pec­tos teó­ri­cos de los gé­ne­ros li­te­ra­rios has­ta el en­sa­yo en La­ti­noa­mé­ri­ca, fi­nal­men­te pu­bli­cas una mi­ra­da sis­te­má­ti­ca a la li­te­ra­tu­ra ve­ne­zo­la­na más re­cien­te, tra­ba­jo ar­duo y ne­ce­sa­rio si aún cree­mos, jun­to con Juan Lis­cano, que una de las de­bi­li­da­des de nues­tros es­tu­dios en el área es­tá pre­ci­sa­men­te en que no cons­ti­tu­yen exé­ge­sis de con­jun­to. ¿Có­mo te sur­gió la idea de es­te tra­ba­jo? ¿Es el re­sul­ta­do de un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción ins­ti­tu­cio­nal o, por el con­tra­rio, se tra­ta de una em­pre­sa in­di­vi­dual?

M.G.: La idea sur­gió un po­co sor­pre­si­va­men­te pa­ra mí. Me en­con­tra­ba en otros océa­nos men­ta­les; ten­go un par de pro­yec­tos, ya avan­za­dos, un vo­lu-

men so­bre lí­ri­ca his­pa­noa­me­ri­ca­na de la pos­van­guar­dia, otro so­bre mo­der­nis­mo y cul­tu­ra ma­te­rial, y la brus­ca ne­ce­si­dad de es­cri­bir El de­sen­ga­ño de la mo­der­ni­dad me obli­gó a dar un golpe de ti­món fuer­te. Ese vi­ra­je sú­bi­to se pro­du­jo ha­ce unos do­ce años, an­gus­tia­do, co­mo to­do ve­ne­zo­lano, por lo que le ha es­ta­do ocu­rrien­do al país. Lue­go de ha­ber tra­ba­ja­do la poe­sía de Mon­te­jo, des­ta­can­do lo que en ella se so­lía ig­no­rar, es de­cir, sus re­so­nan­cias

po­lí­ti­cas, so­cia­les, no­té, de pron­to, una se­rie de ex­tra­ñas coin­ci­den­cias con poe­tas más jó­ve­nes y con narradores, so­bre to­do a raíz de cru­zár­se­me esa com­pren­sión con otras de­ri­va­das de mi en­cuen­tro con Noc­tu­ra­ma de Ana Te­re­sa To­rres. Es­to úl­ti­mo fue más ines­pe­ra­do pa­ra mí to­da­vía. To­rres me lle­vó a más in­cur­sio­nes en el cuen­to y la no­ve­la con­tem­po­rá­neos. Al fi­nal, no­té que ese te­ji­do de aso­cia­cio­nes ofre­cía una fa­mi­lia li­te­ra­ria, sin que los la­zos fa­mi­lia­res fue­sen de nin­gu­na ma­ne­ra es­ten­tó­reos, pú­bli­cos, sino so­te­rra­dos. Y en­ten­dí tam­bién que no se tra­ta­ba de un fe­nó­meno bus­ca­do por los au­to­res...

Re­cor­dar las reflexiones de Ray­mond Wi­lliams so­bre las “es­truc­tu­ras de sen­ti­mien­to” me aca­bó de dar la cla­ve. To­dos ellos, poe­tas, narradores, jó­ve­nes o ya no jó­ve­nes, es­cri­bien­do en un mis­mo pe­río­do, cap­tu­ra­ban ele­men­tos si­mi­la­res de la reali­dad o los de­ja­ban co­lar­se en sus tex­tos sin te­ner la con­cien­cia to­tal de que otras per­so­nas an­da­ban en lo mis­mo. Mon­te­jo es un puen­te: me sir­ve pa­ra des­cri­bir una ge­nea­lo­gía o, me­jor di­cho, pa­ra su­ge­rir que los desafíos de hoy ve­nían ges­tán­do­se por dé­ca­das. De­ci­dí con­cen­trar­me en un mar­co más pre­ci­so, de­jan­do a Mon­te­jo co­mo ad­ver­ten­cia de que el ras­treo de una crí­ti­ca de la mo­der­no­la­tría es­ta­tal de­be­ría con­ti­nuar ha­cia atrás; con ex­plo­rar lo que va de fi­nes de los ochen­ta al pre­sen­te te­nía mu­cho, así que op­té por res­trin­gir­me.

Ade­más, creo que des­de 1989 ha ocu­rri­do al­go iné­di­to en nues­tra his­to­ria: las di­men­sio­nes del sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo de fra­ca­so me pa­re­cen enor­mes y cons­te­la­das con de­ma­sia­da ce­le­ri­dad. Pue­do ima­gi­nar el si­glo XIX así lue­go de las ilu­sio­nes del ci­clo de la In­de­pen­den­cia. Pe­ro nues­tro des­cen­so en pi­ca­do, des­cen­so de Íca­ro, ha si­do mu­cho más vio­len­to des­de los ochen­ta. No hu­bo una gue­rra ori­gi­nal que lo jus­ti­fi­ca­ra: la gue­rra la te­nía­mos den­tro sin ad­ver­tir­lo, o sin que­rer ver­lo.

Tu pre­gun­ta con­tie­ne otro ele­men­to im­por­tan­te: la ne­ce­si­dad de mi­ra­das de con­jun­to. Mi in­ten­ción en es­te li­bro era la de una mi­ra­da abar­ca­do­ra, en efec­to; pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra pre­ten­día ha­cer una his­to­ria li­te­ra­ria acu­mu­la­ti­va, por­que pre­fe­ría li­mi­tar el cor­pus y tra­tar de ir más a pro­fun­di­dad en él. Lo que di­go so­bre el pu­ña­do de au­to­res que es­co­gí por­que me atraen in­te­lec­tual o es­té­ti­ca­men­te –unos por re­pre­sen­tar bien cier­tos con­flic­tos; otros, di­cho sin ro­deos, por su ta­len­to li­te­ra­rio–, des­de lue­go, po­dría ex­ten­der­se a es­cri­to­res que no tra­ba­jé. Pe­ro in­sis­to: no que­ría aca­bar ha­cien­do ca­tá­lo­gos y men­cio­nar por men­cio­nar sin te­ner el es­pa­cio pa­ra ir a fon­do en ellos. El de­sen­ga­ño de la mo­der­ni­dad so­lo po­dría con­ce­bir­se co­mo “his­to­ria li­te­ra­ria” si se acep­ta­ra que es­ta pue­de ex­pre­sar­se me­dian­te la si­néc­do­que. Ana­li­za una ten­den­cia que con­si­de­ro re­pre­sen­ta­ti­va de nues­tra li­te­ra­tu­ra en es­ta épo­ca; pe­ro hay otras ten­den­cias, por su­pues­to.

MI­GUEL GO­MES / QUÉ LEER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.