ARIA­NA ROC­KE­FE­LLER QUIN­TA GE­NE­RA­CIÓN DE UNA DE LAS DI­NAS­TÍAS MÁS RI­CAS Y PO­DE­RO­SAS DE LA HISTORIA, NOS RE­CI­BE EN SU PA­RAÍ­SO ECUES­TRE DE PALM BEACH

La cam­peo­na de equi­ta­ción y di­se­ña­do­ra ha­bla de su vi­da y de lo que sig­ni­fi­ca ser una Roc­ke­fe­ller en el si­glo XXI: «To­da­vía hay quien se sor­pren­de al es­cu­char mi ape­lli­do»

Hola! (Venezuela) - - News - Rea­li­za­ción y tex­to: RO­DOL­FO VE­RA CAL­DE­RÓN Fo­tos: AN­DREA SAVINI MA­QUI­LLA­JE Y PE­LU­QUE­RÍA: MARIELA VEN­TU­RA

LA FOR­TU­NA de los Roc­ke­fe­ller co­men­zó a for­jar­se con John Da­vi­son Roc­ke­fe­ller (1839-1937), des­cen­dien­te de in­mi­gran­tes ale­ma­nes lle­ga­dos a Es­ta­dos Uni­dos en 1733, que des­de jo­ven des­ta­có co­mo co­mer­cian­te y que en 1858, con so­lo die­ci­ocho años, creó su pro­pio ne­go­cio de ven­ta de car­ne en Cleveland, Ohio. El di­ne­ro no tar­dó en lle­gar y se in­vir­tió en un sec­tor po­co co­no­ci­do que con­vir­tió su for­tu­na en una de las ma­yo­res de la historia: el pe­tró­leo. En 1859 per­fo­ró el pri­mer po­zo pe­tro­lí­fe­ro de la Unión Ame­ri­ca­na, y cam­bió el rum­bo de la historia y el po­der de Es­ta­dos Uni­dos. Cua­tro años más tar­de cons­tru­yó una re­fi­ne­ría que de­jó ga­nan­cias de un mi­llón de dó­la­res al año y así fue co­mo el im­pe­rio de las re­fi­ne­rías Roc­ke­fe­ller, que en 1870 adop­tó el nom­bre de Stan­dard Oil, lle­gó a con­tro­lar, en do­ce años, no­ven­ta por cien­to de las re­fi­ne­rías del país.

En 1884 Roc­ke­fe­ller tras­la­dó la se­de de su im­pe­rio a Nue­va York y se ins­ta­ló con su mu­jer, Laura Ce­les­tia «Cet­tie» Spel­man y su fa­mi­lia en una man­sión de la ca­lle 54. La Stan­dard Oil ya era la ma­yor com­pa­ñía del mun­do y los Roc­ke­fe­ller la fa­mi­lia más ri­ca. Pe­ro la sa­lud de John Da­vid­son no era bue­na y con po­co más de cin­cuen­ta años se re­ti­ró de la vi­da pú­bli­ca, de­jó to­do en ma­nos de su hi­jo John D. Roc­ke­fe­ller, Ju­nior, su úni­co des­cen­dien­te va­rón y se de­di­có a la fi­lan­tro­pía y a la pro­mo­ción de la igual­dad ra­cial.

EDI­FI­CIOS «ART DÉ­CO»

Ju­nior se con­vir­tió en di­rec­tor de la com­pa­ñía en 1901, año en el que se ca­só con Abby Al­drich. La jo­ven pa­re­ja se ins­ta­ló en Man­hat­tan y tu­vie­ron seis hi­jos: Abby, John Da­vi­son III, Nel­son Al­drich, Lau­ren­ce, With­rop y Da­vid, los fa­mo­sos «Roc­ke­fe­ller Brot­hers». Una

tar­de de 1928 Ju­nior con­tem­pla­ba la vis­ta des­de su man­sión en el nú­me­ro 10 de la ca­lle 54, en ese en­ton­ces la re­si­den­cia par­ti­cu­lar más gran­de de Nue­va York. Se dio cuen­ta de que ya na­da era co­mo en 1884, cuan­do su fa­mi­lia se ins­ta­ló en Man­hat­tan y la Quin­ta Ave­ni­da era la ca­lle más ele­gan­te de la ciu­dad. La Ley Se­ca ha­bía con­ver­ti­do la zo­na en un lu­gar de ba­res clan­des­ti­nos que fun­cio­na­ban en te­rre­nos de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia y Ju­nior vio la po­si­bi­li­dad de im­pul­sar un pro­yec­to pa­ra re­va­lo­ri­zar­la: el Roc­ke­fe­ller Cen­ter.

Al­qui­ló un te­rreno a la uni­ver­si­dad por cin­co mi­llo­nes de dó­la­res al año. Ni si­quie­ra el des­plo­me de la Bol­sa de va­lo­res de Nue­va York en 1929 lo fre­nó. Pa­ra 1931 ya es­ta­ban ter­mi­na­dos los pri­me­ros pla­nos del Roc­ke­fe­ller Cen­ter. Seis ar­qui­tec­tos di­se­ña­ros los 14 edi­fi­cios «art dé­co» que des­de en­ton­ces ocu­pan va­rias man­za­nas en el co­ra­zón de la Gran Man­za­na y se eri­gen al­re­de­dor de un ras­ca­cie­los de se­ten­ta plan­tas cu­ya de­co­ra­ción es­tu­vo a car­go del mu­ra­lis­ta me­xi­cano Die­go Ri­ve­ra.

PA­TRI­MO­NIO RE­PAR­TI­DO

Des­pués se agre­ga­ron otros cua­tro edi­fi­cios que con­vir­tie­ron el com­ple­jo en el se­gun­do ma­yor cen­tro eco­nó­mi­co de Man­hat­tan des­pués de Wall Street. La ma­yor sa­tis­fac­ción de Ju­nior fue que su pa­dre vi­vió lo su­fi­cien­te –mu­rió, en 1937, a los no­ven­ta y sie­te años– pa­ra ver al­zar­se, por en­ci­ma del

Mid­town de Man­hat­tan, la gran obra de su hi­jo. En 1929, su mu­jer, Abby tu­vo la bri­llan­te idea de crear el Mu­seo de Ar­te Mo­derno (MOMA), uno de los más im­por­tan­tes del pla­ne­ta. Pe­ro lo que real­men­te con­vir­tió a los Roc­ke­fe­ller en una fa­mi­lia pio­ne­ra en­tre las di­nas­tías de Es­ta­dos Uni­dos fue la de­ci­sión de Ju­nior de re­par­tir su pa­tri­mo­nio en­tre sus hi­jos.

Da­vid, su he­re­de­ro más jo­ven, na­ci­do en 1915, si­guió sus pa­sos y en 1962 pu­so en mar­cha un in­men­so pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co en el Sur de Man­hat­tan: el World Tra­de Cen­ter. Con el di­se­ño del ar­qui­tec­to ja­po­nés Mi­no­ru Ya­ma­sa­ki co­men­zó, en 1966, la construcción de las To­rres Ge­me­las, «Da­vid» y «Nel­son», obra maes­tra que se con­vir­tió en sím­bo­lo de Nue­va York y que en sep­tiem­bre de 2001 tu­vo un dra­má­ti­co e ines­pe­ra­do fi­nal.

EL PRI­MER BAN­QUE­RO DE LA FA­MI­LIA

En su li­bro «Me­mo­rias» (2002) Da­vid de­ja claro que lo más va­lio­so que for­mó fue

«En la ac­tua­li­dad me ins­pi­ro en lo que me gus­ta­ría te­ner en mi ar­ma­rio, so­bre to­do bol­sos o pie­zas que con­si­de­ro esen­cia­les, co­mo los ecues­tres que di­se­ñé des­de mi ex­pe­rien­cia de ama­zo­na»

su fa­mi­lia. En 1960 se ca­só con Margaret Mcg­rath con quien tu­vo seis hi­jos: Da­vid II, Abby, Ne­va, Peggy, Ri­chard y Ei­leen. Fue el úni­co de los nie­tos de John D. Roc­ke­fe­ller que apa­re­ció en la lis­ta de «Forbes» de los es­ta­dou­ni­den­ses más ri­cos del mun­do, el pri­mer ban­que­ro de la fa­mi­lia que desa­rro­lló su ca­rre­ra en el Cha­se Man­hat­tan Bank, ban­co que com­pra­ron los Roc­ke­fe­ller en 1930 y, des­de 1979 has­ta su muer­te, el 20 de mar­zo pa­sa­do, ca­be­za de fa­mi­lia del clan. La per­so­na que hoy es el pro­pie­ta­ria de la «sui­te» 5600 del ras­ca­cie­los del Roc­ke­fe­ller Cen­ter es Da­vid Jr., pa­dre de la pro­ta­go­nis­ta de nues­tra historia y bis­nie­to de John D. Roc­ke­fe­ller.

Aria­na, na­ci­da del pri­mer ma­tri­mo­nio de Da­vid Jr. – con Dia­na Ne­well-ro­wan– es fiel re­pre­sen­tan­te de lo que sig­ni­fi­ca ser una Roc­ke­fe­ller hoy. Cam­peo­na de equi­ta­ción y di­se­ña­do­ra, en­car­na lo que es una he­re­de­ra mo­der­na y com­pro­me­ti­da con las cau­sas con­ser­va­cio­nis­tas.

«Mis pa­dres nos di­je­ron siem­pre que éra­mos dos chi­cas más y se ase­gu­ra­ron de que am­bas, mi her­ma­na Ca­mi­lla y yo, tu­vié­ra­mos una vi­da nor­mal»

Gra­dua­da en Cien­cias Po­lí­ti­cas por la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia de­di­ca su vi­da a la equi­ta­ción, pa­sión que he­re­dó de su ma­dre, y nos re­ci­be jun­to a su ma­ri­do, el em­pre­sa­rio Matt­hew Buc­klin, con quien se ca­só en 2010, en su re­fu­gio de We­lling­ton, Flo­ri­da. Dis­cre­ta y so­fis­ti­ca­da, nos ha­bla so­bre su vi­da, la pér­di­da de su abuelo y de lo que sig­ni­fi­ca lle­var un ape­lli­do tan em­ble­má­ti­co.

«RES­PON­SA­BI­LI­DAD Y GE­NE­RO­SI­DAD» —¿Có­mo fue cre­cer sien­do una Roc­ke­fe­ller?

—Mis pa­dres nos en­se­ña­ron a mi her­ma­na Ca­mi­lla y a mí que éra­mos dos chi­cas más y se ase­gu­ra­ron de tu­vié­ra­mos una vi­da nor­mal. Cre­ci­mos y es­tu­dia­mos en Cam­brid­ge, Mas­sa­chu­setts, y tu­vi­mos una ni­ñez tran­qui­la, ro­dea­das de ani­ma­les y es­pa­cios ver­des, lo que me hi­zo te­ner un gran res­pe­to por la na­tu­ra­le­za. Cuan­do asis­tía­mos a even­tos pú­bli­cos de­bía­mos ser ama­bles y apre­ciar la historia de mis an­te­pa­sa­dos.

«Mi abue­la Peggy y mi bi­sa­bue­la Abby, que fun­dó el MOMA, de Nue­va York, su­pie­ron re­pre­sen­tar a las mu­je­res Roc­ke­fe­ller con for­ta­le­za e in­te­li­gen­cia»

—¿Qué va­lo­res si­guen es­tan­do pre­sen­tes en la fa­mi­lia Roc­ke­fe­ller des­pués de seis ge­ne­ra­cio­nes?

—El sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y la ge­ne­ro­si­dad. Mi ta­ta­ra­bue­lo era una per­so­na muy tra­ba­ja­do­ra que siem­pre tu­vo claro su com­pro­mi­so de ayu­dar a los de­más. Fue un ver­da­de­ro hom­bre de fa­mi­lia, res­pon­sa­ble y agra­de­ci­do con la vi­da, va­lo­res aún pre­sen­tes en la fa­mi­lia.

—¿Cuá­les fue­ron las me­jo­res lecciones que te en­se­ñó tu abuelo?

—Apren­dí de él que siem­pre de­bes ha­cer lo co­rrec­to e in­ten­tar ser la me­jor per­so­na que uno pue­da. Era sor­pren­den­te lo bien que se lle­va­ba con to­do el mun­do y la hu­mil­dad con la que vi­vía.

—¿Cuán­do de­ci­dis­te de­di­car­te a la equi­ta­ción?

—La fa­mi­lia de mi ma­dre siem­pre es­tu­vo vin­cu­la­da con el mun­do ecues­tre. Es­tu­dié en Et­hel Wal­ker, un in­ter­na­do es­pe­cia­li­za­do en equi­ta­ción y allí tu­ve mi pri­mer ca­ba­llo, «Fox». Cuan­do in­gre­sé en Co­lum­bia me to­mé un des­can­so de cua­tro años pe­ro des­pués vol­ví a la equi­ta­ción.

« Via­jo sie­te me­ses al año con mis ca­ba­llos y du­ran­te ese tiem­po vi­vo en ho­te­les. Mi sue­ño es dispu­tar el Grand Prix y re­pre­sen­tar a mi país en com­pe­ti­cio­nes de al­to ni­vel»

—En 2011 lan­zas­te tu mar­ca de ro­pa, AR. ¿Cuál fue tu ma­yor ins­pi­ra­ción?

—Mi abue­la Peggy Mcg­rath y mi bi­sa­bue­la Abby Al­drich, fun­da­do­ra del MOMA de Nue­va York. Las dos su­pie­ron re­pre­sen­tar a las mu­je­res Roc­ke­fe­ller con for­ta­le­za e in­te­li­gen­cia.

—Pa­ra tu pri­me­ra co­lec­ción te ins­pi­ras­te en un cua­dro de Pi­cas­so.

—Sí. Mi fa­mi­lia es co­lec­cio­nis­ta de ar­te y el cua­dro es «Mu­jer con pe­rro ba­jo un árbol», que se pin­tó en 1961. Pe­ro al mo­rir mi abuelo fue do­na­do al MOMA pa­ra que to­do el mun­do pu­die­ra ver­lo. En la ac­tua­li­dad me ins­pi­ro en lo que me gus­ta­ría te­ner en mi ar­ma­rio, so­bre to­do bol­sos o pie­zas que con­si­de­ro esen­cia­les, co­mo los ecues­tres que di­se­ñé des­de mi ex­pe­rien­cia de ama­zo­na. To­do lo que ha­go es muy au­tén­ti­co y re­fle­ja to­tal­men­te lo que soy.

Aria­na tie­ne co­mo ve­ci­nas a otras fa­mo­sas he­re­de­ras, co­mo Geor­gi­na Bloom­berg y Jes­si­ca Springs­teen, hi­ja de «El Boss», que tam­bién en­tre­nan con sus ca­ba­llos

So­bre es­tas lí­neas, Aria­na jun­to con su abuelo, Da­vid Roc­ke­fe­ller, el úni­co de los nie­tos de John D. Roc­ke­fe­ller que lle­gó a fi­gu­rar en la lis­ta de los es­ta­dou­ni­den­ses más ri­cos del mun­do, se­gún «Forbes». Fue el pri­mer ban­que­ro de la fa­mi­lia y desa­rro­lló su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en el Cha­se Man­hat­tan Bank, el po­de­ro­so ban­co que com­pra­ron los Roc­ke­fe­ller en 1930. Des­de 1979 has­ta su muer­te, el 20 de mar­zo pa­sa­do, ejer­ció de ca­be­za de fa­mi­lia del clan. Al cen­tro, el em­ble­má­ti­co Roc­ke­fe­ller Cen­ter, de Nue­va York, que cons­tru­yó el bi­sa­bue­lo de Aria­na. A la de­re­cha, la ex­clu­si­va lo­ca­li­dad de We­lling­ton, en Flo­ri­da, des­tino de las gran­des for­tu­nas nor­te­ame­ri­ca­nas y don­de Aria­ne tie­ne su ca­sa

En el sa­lón, un re­tra­to de «Stuart», uno de los ca­ba­llos fa­vo­ri­tos de Aria­na, rea­li­za­do por la re­co­no­ci­da ar­tis­ta ecues­tre She­lli Brei­den­bach. «Me gus­tan las co­sas fres­cas, lim­pias y fun­cio­na­les. Una gran ami­ga in­terio­ris­ta, In­dia Fos­ter, me ayu­dó con los ta­pi­za­dos y a di­se­ñar al­gu­nas de las cor­ti­nas», ex­pli­ca Aria­na, a la que ve­mos, a la de­re­cha, con su ma­ri­do, Matt­hew Buc­klin. Izquierda aba­jo, rin­cón don­de Aria­na de­ja sus co­sas cuan­do lle­ga de en­tre­nar. La es­cul­tu­ra y la ima­gen son del fo­tó­gra­fo fin­lan­dés Arno Ra­fael Mink­ki­nen

En la pá­gi­na an­te­rior, arri­ba, el co­me­dor. La va­ji­lla, aba­jo, al cen­tro, es de Pic­kard, una de las pri­me­ras fá­bri­cas de por­ce­la­na que abrió en Es­ta­dos Uni­dos y qua hoy fa­bri­ca to­das las que se usan en la Ca­sa Blan­ca y el De­par­ta­men­to de Es­ta­do. En la ima­gen de la izquierda, uno de los pre­mios con­se­gui­dos por Aria­na, a la que ve­mos en es­ta pá­gi­na con su ma­ri­do, en la co­ci­na

Arri­ba, Aria­na, en las ca­ba­lle­ri­zas, jun­to a «XM», uno de sus mag­ní­fi­cos ejem­pla­res. En 1937, la for­tu­na per­so­nal de John D. Roc­ke­fe­ller, bi­sa­bue­lo de Aria­na, so­bre­pa­sa­ba los vein­ti­séis mil mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro, si esa for­tu­na se ajus­ta­se a la in­fla­ción de hoy, es­ta­ría­mos ha­blan­do del hom­bre más ri­co que ha­ya exis­ti­do ja­más, pues su pa­tri­mo­nio al­can­za­ría cer­ca de seis­cien­tos se­sen­ta y cua­tro mil mi­llo­nes de dó­la­res, ca­si nue­ve ve­ces de lo que se cal­cu­la que Bill Ga­tes tie­ne en la ac­tua­li­dad

En la ima­gen, el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, de­co­ra­do con los co­lo­res tí­pi­cos del mun­do de la equi­ta­ción: bei­ge, gris, blan­co y naranja. A ca­da la­do de la ven­ta­na dos fo­tos del abuelo de Aria­na, Da­vid Roc­ke­fe­ller. Aba­jo, dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.