VÍC­TOR MU­ÑOZ Y AN­TO­NE­LLA GONZÁLEZ UNA BO­DA PLE­NA DE ENSUEÑOS Y RO­MAN­TI­CIS­MO

«En mi mu­jer he en­con­tra­do el equi­li­brio per­fec­to pa­ra for­mar una fa­mi­lia y se­guir desa­rro­llan­do mi ca­rre­ra mu­si­cal»

Hola! (Venezuela) - - Coctel De Noticias - Tex­to: VA­NES­SA AL­VES DA COS­TA Fo­tos: LUIS ALE­JAN­DRO MÁR­QUEZ

EL com­pro­mi­so lo asu­mie­ron des­de el pri­mer día que de­ci­die­ron «en­se­riar» la relación y qui­sie­ron for­ma­li­zar­lo en un via­je que hi­cie­ron a Pa­rís. Co­mo tes­ti­go, uno de los es­ce­na­rios más ro­mán­ti­cos del mun­do, la torre Eif­fel y co­mo pro­ta­go­nis­ta es­ta pa­re­ja que de­ja ver su amor por do­quier. Des­pués de man­te­ner su relación ca­si en se­cre­to el can­tan­te Víc­tor Mu­ñoz y An­to­ne­lla González se die­ron el sí en el mar­co de una bo­ni­ta ce­re­mo­nia que tu­vo lu­gar en Mia­mi. Fe­bre­ro, el mes del amor, fue ele­gi­do por los novios pa­ra unir sus vi­das an­te la ley. Ce­nas ro­mán­ti­cas, des­pe­di­das de sol­te­ro, con­cier­tos de Víc­tor en La­ti­noa­mé­ri­ca, vi­si­tas a las tien­das de no­vias, to­do un aje­treo has­ta que lle­gó el día 25.

Una bue­na ami­ga de Víc­tor tu­vo el her­mo­so de­ta­lle de ofre­cer­les la ca­sa pa­ra la ce­le­bra­ción Así que la ce­re­mo­nia em­pe­zó pun­tual­men­te a las 4:30 de la tar­de, con un Víc­tor es­pe­ran­do es­pe­ran­do con mu­cha ilu­sión fren­te al juez a su pro­me­ti­da. «Nos to­ma­mos de la mano muy fuer­te y no nos sol­ta­mos has­ta el mo­men­to del in­ter­cam­bio de ani­llos. Los ner­vios y la emo­ción fue­ron par­te de es­te mo­men­to especial y no pu­di­mos con­te­ner las lá­gri­mas de emo­ción cuan­do nos de­cla­ra­ron ma­ri­do y mu­jer», nos cuen­ta Víc­tor. Uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes de la ce­re­mo­nia fue­ron las sen­ti­das pa­la­bras que le de­di­có a la pa­re­ja su ami­go Jo­sé De Luc­ca, un men­sa­je inol­vi­da­ble que los con­mo­vió e hi­zo so­llo­zar a más de un in­vi­ta­do. Des­pués de la ce­re­mo­nia, a fes­te­jar se ha di­cho: de bue­na mú­si­ca, gen­te ché­ve­re, abun­dan­te be­bi­da y de un me­nú de sa­bo­res ve­ne­zo­la­nos que in­cluía pa­be­llón, ca­cha­pa y asa­do ne­gro. La tie­rra que tan­to aman y ex­tra­ñan pre­sen­te y com­par­ti­da con la gen­te que­ri­da.

Cuan­do ca­yó la tar­de bai­la­ron por pri­me­ra vez co­mo es­po­sos ba­jo una llu­via de lu­ces

de ben­ga­la, mo­men­to en el que la com­pli­ci­dad y el amor que se pro­fe­san es­ta­lló con to­do su po­de­río.

«Al fi­nal de la no­che mis ami­gos Os­car­ci­to, Ro­nald Bor­jas, Víc­tor Dri­ja y Jor­ge Luis Cha­cín tu­vie­ron el de­ta­lle de su­bir­se a la ta­ri­ma y lle­nar nues­tra bo­da de mú­si­ca, un ges­to muy especial pa­ra no­so­tros», co­men­tó el can­tan­te, quien tam­bién agra­de­ció al cé­le­bre pro­duc­tor Yas­mil Ma­rru­fo por acom­pa­ñar­los en su bo­da. «Sé que pue­de so­nar a cli­ché, pe­ro de ver­dad fue un día má­gi­co que va­mos a re­cor­dar por el res­to de nues­tras vi­das. Es­tar ro­dea­dos de la gen­te que que­re­mos ce­le­bran­do nues­tra unión es un mo­men­to úni­co», agre­ga la fla­man­te se­ño­ra de Mu­ñoz. «Ter­mi­na­mos muy can­sa­dos, pe­ro fe­li­ces de te­ner un día lleno de mu­chas ale­grías y amor. Una pe­que­ña mues­tra de lo que se­rá el res­to de nues­tras vi­das jun­tos», re­ma­ta Víc­tor.

LA HISTORIA DE AMOR

Aun­que a mu­chas per­so­nas

«Me enamo­ré en nues­tra pri­me­ra ci­ta. El día des­pués del con­cier­to la in­vi­té a ce­nar. Me di cuen­ta que era una chi­ca sen­ci­lla, sin com­ple­jos y di­ver­ti­da», di­jo el can­tan­te

les pa­rez­ca que la bo­da fue un po­co ines­pe­ra­da, no fue así. Víc­tor y An­to­ne­lla co­men­za­ron su no­viaz­go ha­ce un año. Se co­no­cie­ron en Pa­na­má, ella pre­sen­tó un con­cier­to y él era uno e los ar­tis­tas in­vi­ta­dos. «Nos pre­sen­ta­ron en ca­me­rino pe­ro ya me ha­bía fi­ja­do en ella al can­tar en el es­ce­na­rio por­que es­ta­ba en­fren­te y ha­bía una luz con la que so­lo bri­lla­ba en ella. Me fle­chó cuan­do la vi», con­fie­sa Víc­tor. El can­tan­te y la pe­rio­dis­ta de­por­ti­va se com­pro­me­tie­ron en Pa­rís el pa­sa­do 27 de no­viem­bre. «No lo te­nía pla­nea­do, pe­ro en ese via­je a Europa me di cuen­ta que era la per­so­na con la que que­ría pa­sar el res­to de mi vi­da. En la torre Eif­fel le pre­gun­té si que­ría ca­sar­se con­mi­go. Fue al­go muy ín­ti­mo y bo­ni­to, creo que no se lo es­pe­ra­ba, pe­ro di­jo que sí de in­me­dia­to», re­cuer­da el can­tan­te.

Re­cién ca­sa­dos por ci­vil, y atie­nen pla­nes pa­ra ca­sar­se por la igle­sia, aun­que to­da­vía no de­ci­den fe­cha. Lo que sí ade­lan­ta­ron es que les en­can­ta­ría que la bo­da re­li­gio-

TS E N T quat. Duis­cil dunt et, si tat. Min­ci non­se ti­nim blaor in ut au­guer­cip euaml lam ius­ci­pi­dec­siem­naszz­dreiul­sut­ciees saamn­pah­reon­di­me

mllam­veal­nit «nfeim­li­ci­dav­de»le­sed di­pis­cin ve­li­quam, ut la con­se­quat. feu­gait nia­te ssaeq­fueis­ra enalliat is­la­co­dre Mtatr.gau­ri­ta, pnui­se­sesn­laim­fa­miil­nia dea­lais­nis­to­ned­lil­gan­vai­ve avell­ríaeys­saemdb­doesl preafiue­griaet­ne esp­me­ri-ar ed­siead­míaep­tau­ram­la lnuin­sia. de miel. Y mquieatn­tras elo­se­re­mo­meont­nos­le­len­gia­mes­teár­na­tieon­fo­cean­dioa-s eniuc­sotrmuedn­zar est­ta mte­ta­ran­vuilm­lo­sa­ver­ta­pain­de suv­se­vlied­sa­ses y eal­nis­se­gau­ci­rid­cu­riep­cient­da­to enn­soust­craur­drer­suas­pti­reov­fes­li­qou­na-l. Po­driglnoim­pro­na­tout­viv­temn enzzm­ri­li­la­mi,. «0latn0dein­te­mo­saum­na vi­da lle­na de pla­nes, so­bre to­do for­mar una fa­mi­lia y ser fe­li­ces. So­mos un equi­po y sé que siem­pre nos apo­ya­re­mos pa­ra se­guir cum­plien­do nues­tros sue­ños», di­ce en­tu­sias­ta An­to­ne­lla, al tiem­po que le da una mi­ra­da a Víc­tor que re­su­me bien el es­ta­do de di­cha en que se en­cuen­tran: cóm­pli­ces, com­pre­ti­dos, enamo­ra­dos, dis­pues­tos a ayudarse el uno al otro y jun­tos cons­truir una fa­mi­lia só­li­da, ba­sa­da en el res­pe­to y la com­pren­sión.

«Si de­ci­di­mos dar es­te pa­so tan im­por­tan­te es por­que es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra afron­tar­lo ple­na­men­te. So­mos pro­fe­sio­na­les, ma­du­ros y con un sin­fín de pro­yec­tos por de­lan­te en los que nos que­re­mos ver en­vuel­tos y acom­pa­ña­dos el uno y el otros . ¿No di­cen que el ma­tri­mo­nio es co­mo una sociedad? Pues, so­cios se­re­mos ¡y de los bue­nos!, di­ce Víc­tor mien­tras di­bu­ja su bo­ni­ta son­ri­sa y le arran­ca otra a su fla­man­te mu­jer.

An­to­ne­lla es­co­gió un bo­ni­to ves­ti­do de en­ca­jes de re­mi­nis­cen­cias hip­pies de la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se BCBG, mien­tras que Víc­tor se de­ci­dió por un tra­je de Ri­chard Ja­mes May­fair de la mí­ti­ca Sa­vi­le Row de Lon­dres con ca­mi­sa Dol­ce & Ga­ban­na y som­bre­ro bor­sa­lino

Ba­jo el sua­ve sol del fe­bre­ro in­ver­nal en Flo­ri­da, Víc­tor y An­to­ne­lla se ju­ra­ron amor de­lan­te de una cen­te­na de in­vi­ta­dos, fa­mi­lia­res y ami­gos que por na­da del mun­do qui­sie­ron per­der­se el ro­mán­ti­co mo­men­to en la vi­da de la her­mo­sa pe­rio­dis­ta y el ca­ris­má­ti­co in­tér­pre­te de te­mas co­mo «Tu Guar­dián» y «Te quie­ro bo­ni­to»

A la izquierda, Vic­to­ria Ál­va­rez, Oria­na Benavides y Ka­ri­na Sal­men, ami­gas de la no­via. Al la­do, Víc­tor Alon­so Mu­ñoz y Yas­mil Ma­rru­fo. Aba­jo, ami­gos del no­vio, Al­va­ro Er­miny, Juan Ruiz, Os­car­ci­to, Za­ca­rias Er­miny, Ro­nald Bor­jas y Víc­tor Dri­ja. Arri­ba, los pa­dres de Víc­tor, Dig­na So­sa y Víc­tor alon­so Mu­ñoz. aba­jo, Ma­rion Vi­lla­rroel y Jor­ge Troi­ti­ni con los es­po­sos

El má­gi­co mo­men­to del pri­mer bai­le. Ro­dea­dos por sus se­res que­ri­dos y de ben­ga­la, el po­pu­lar can­tan­te y coema­paoc­siit­bol­ra­ya­suu- beclloan­pse­driod­mis­tian mues­tran la es­tam­pa pre­ci­sa de eso qu­te

«Su­ma­rio fal­so pa­ra re­lle­nar ons mag­nim zz­rit atue­raes­tie ve­lis di­pis­ci ncip­sum ea cor­pe­ri li­quis ni­si nim ve­nit, sit au­tat. Illa con­se min utat ens nos et sum»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.