MA­RI­SA RO­MÁN «CA­DA VEZ CRE­CE MÁS MI PA­SIÓN POR LA AC­TUA­CIÓN»

«Tra­ba­jar afue­ra me ha per­mi­ti­do ma­xi­mi­zar mis ca­pa­ci­da­des y te­ner la cer­te­za de que la per­se­ve­ran­cia da sus fru­tos»

Hola! (Venezuela) - - Coctel De Noticias - Tex­to: VA­NES­SA AL­VES DA COS­TA Fo­tos: STE­VEN SIE­RRA Pro­duc­ción de ar­te: JE­SÚS GAR­CÍA FUEN­MA­YOR Ma­qui­lla­je y pei­na­do: AN­GIE SA­LA­ZAR Ves­tua­rio: LAURENCIO ADOT, AL­MEN­DRA PE­RAL­TA RA­MOS Ac­ce­so­rios: MA­RIA Y MA­RIO­LA TO­RRES Za­pa­tos: SA­VE­RIO DI RICCI

«Soy una mu­jer que ama los desafìos y soy permea­ble a los cam­bios. Me en­can­tan los re­tos y los asu­mo por com­ple­to»

AL MEN­CIO­NAR a Ma­ría Suspiro o a Ve­ró­ni­ca Luján se nos vie­ne a la ca­be­za el ex­tra­odi­na­rio pa­pel de Ma­ri­sa Ro­mán en la exi­to­sa te­le­no­ve­la «Co­si­ta ri­ca». Ella se ga­nó el ca­ri­ño del pú­bli­co con es­tos dos per­so­na­jes que la ca­ta­pul­ta­ron en la es­ce­na na­cio­nal. Aho­ra, la ac­triz se ha to­ma­do un tiem­po pa­ra pre­pa­rar­se y com­pro­me­ter­se con pro­pues­tas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, al­gu­nas en Nue­va York y otras en Ar­gen­ti­na, la tie­rra de sus pa­dres y don­de vi­ve des­de ha­ce un par de años.

–¿Có­mo ha si­do el cam­bio en tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal? Ade­más de «Trans­lú­ci­do», ¿qué otras no­ve­da­des pue­des con­tar­nos?

–Ha­ce cua­tro años me fui de Ve­ne­zue­la. Te­nía la ne­ce­si­dad de desafiar­me co­mo ar­tis­ta y ac­tuar en in­glés. En Nue­va York tra­ba­jé en la post­pro­duc­ción de dos pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes: «The Art of Eight Limbs» y «The­re­sa and Alli­son». En Ar­gen­ti­na me pre­pa­ro en otras

áreas co­mo la pro­duc­ción y la dra­ma­tur­gia; y ade­más es­cri­bo mi pri­mer pro­yec­to co­mo guio­nis­ta. Ten­go pro­pues­tas de va­rios di­rec­to­res en dis­tin­tos paí­ses pa­ra pro­yec­tos de tea­tro y ci­ne. Es­te año pro­me­te.

–Es un país ama­ble y re­cep­ti­vo. Ade­más, ten­go la for­tu­na de ser hi­ja de ar­gen­ti­nos por lo que la cul­tu­ra y el acen­to son par­te de mí y eso, co­mo ac­triz, am­plía mis po­si­bi­li­da­des de tra­ba­jo.

–¿Có­mo ha si­do es­ta eta­pa en Ar­gen­ti­na? –¿Cuál ha si­do el ma­yor re­to en tu pro­fe­sión?

–Creo que fue el tiem­po que asis­tí al Su­san Bat­son Stu­dio en Nue­va York. Allí pu­se el to­do por el to­do y des­cu­brí mi po­ten­cial co­mo ar­tis­ta fue­ra de mi país y me co­nec­té con mi pa­sión por es­ta pro­fe­sión, la asu­mí a ple­ni­tud.

-¿Qué te mo­ti­va en el día a día pa­ra lo­grar cris­ta­li­zar tus me­tas?

–La pa­sión es mi mo­tor pa­ra avan­zar sin im­por­tar las di­fi­cul­ta­des. No hay na­da que se in­ter­pon­ga pa­ra al­can­zar lo que quie­ro y pa­ra no desis­tir en el ca­mino a con­cre­tar­los.

AMIS­TAD IN­CON­DI­CIO­NAL –La te­le­no­ve­la «Co­si­ta Ri­ca» te brin­dó gran­des amis­ta­des, ¿qué crees que ha pre­va­le­ci­do en­tre Ed­gar Ra­mí­rez y tú?

–El res­pe­to y el amor in­con­di­cio­nal. Más allá de la dis­tan­cia y del tiem­po el víncu­lo per­ma­ne­ce in­tac­to y ha ma­du­ra­do al igual que no­so­tros.

–Ed­gar es­tu­vo re­cien­te­men­te en Ar­gen­ti­na, ¿com­par­tie­ron al­gún pro­yec­to pro­fe­sio­nal?

–Es­ta­mos em­pe­ña­dos en crear pro­yec­tos pa­ra vol­ver a tra­ba­jar jun­tos. Eso es al­go que los dos desea­mos pro­fun­da­men­te. Es un ser hu­mano ma­ra­vi­llo­so, bri­llan­te y ge­ne­ro­so, con un co­ra­zón gi­gan­te. Es una ben­di­ción con­tar­lo en­tre mis afec­tos.

EL AMOR DE MA­RI­SA -¿Có­mo va el amor en tu vi­da?

–El amor va es­tu­pen­do, por­que soy yo la per­so­na que se ocu­pa de mi co­ra­zón. Creo que par­tien­do de eso, es­toy lis­ta pa­ra enamo­rar­me ge­nui­na y li­bre­men­te. Por aho­ra es­toy sol­te­ra y fe­liz.

«Es­te tiem­po fue­ra del país ha es­ta­do lleno de opor­tu­ni­da­des pa­ra desafiar­me, co­no­cer­me más y me­jor, cre­cer, apren­der co­sas nue­vas, re­la­cio­nar­me con nue­vas per­so­nas, sis­te­mas y cul­tu­ras. Es­te via­je ha si­do fas­ci­nan­te»

–¿No pien­sas en for­mar ya tu pro­pia fa­mi­lia?

–Sin du­da qui­sie­ra for­mar­la, pe­ro por aho­ra es un me­ro de­seo, no un pro­yec­to in­me­dia­to en mi vi­da.

«La amis­tad que ten­go con Ed­gar Ra­mí­rez se ba­sa en el res­pe­to y el amor in­con­di­cio­nal. Más allá de la dis­tan­cia y del tiem­po, el víncu­lo per­ma­ne­ce in­tac­to y ha ma­du­ra­do al igual que no­so­tros»

«La di­ná­mi­ca en la que he es­ta­do en­vuel­ta no me ha­bía de­ja­do tiem­po pa­ra el amor, pe­ro aho­ra es­toy lis­ta pa­ra enamo­rar­me ge­nui­na y li­bre­men­te. Eso sí, no quie­ro apre­su­rar­me por­que la ver­dad es que sol­te­ra me sien­to fe­liz», cuen­ta Ma­ri­sa, quien po­sa...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.