EL ME­MO­RA­BLE ADIÓS DE CA­RO­LI­NA HE­RRE­RA

Una lar­ga ova­ción, con el pú­bli­co de pie, ce­rró el úl­ti­mo des­fi­le de la ex­qui­si­ta di­se­ña­do­ra, quien anun­ció que de­ja la di­rec­ción crea­ti­va en ma­nos de su del­fín, Wes Gor­don, y que ejer­ce­rá co­mo em­ba­ja­do­ra in­ter­na­cio­nal de la mar­ca

Hola! (Venezuela) - - Vida Social - Tex­to: VA­NES­SA AL­VES DA COS­TA Fo­tos: WENN COVER & AGEN­CIAS

LA AD­MI­RA­DA y ele­gan­te ve­ne­zo­la­na Ca­ro­li­na He­rre­ra de­ci­dió dar­le pa­so a la men­te crea­ti­va del jo­ven di­se­ña­dor es­ta­dou­ni­den­se Wes Gor­don y aho­ra se­rá la em­ba­ja­do­ra mun­dial de la mar­ca que cons­tru­yó prác­ti­ca­men­te des­de la na­da. El anun­cio lo hi­zo en los días pre­vios a su des­fi­le en la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York. Al ter­mi­nar el pa­se de las ma­ni­quíes por la pa­sa­re­la levantada en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno, su su­ce­sor le en­tre­gó un ra­mo de flo­res, mien­tras ella agra­de­cía el lar­go aplau­sos con ví­to­res y el apo­yo en es­tos ca­si cua­ren­ta años de pro­lí­fi­co tra­ba­jo al fren­te de la fir­ma.

Du­ran­te on­ce me­ses Wes Gor­don fue el con­sul­tor crea­ti­vo­de la mar­ca y, por tan­to, pu­do ver el ima­gi­na­rio de la di­se­ña­do­ra e im­preg­nar­se de su esen­cia pa­ra aho­ra ocu­par su lu­gar. El re­co­rri­do del futuro di­se­ña­dor de la ca­sa ame­ri­ca­na em­pe­zó en los ta­lle­res de Os­car de la Ren­ta y pa­só por su es­tu­dio en Cen­tral Saint Mar­tins de Lon­dres has­ta la crea­ción de su pro­pia fir­ma, que cau­ti­vó a in­fi­ni­dad de es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les. Aho­ra, con su nue­vo re­to en la in­dus­tria de la mo­da, de­be­rá man­te­ner el le­ga­do crea­do por la di­se­ña­do­ra ve­ne­zo­la­na.

Y es­ta he­ren­cia se ha plas­ma­do en la úl­ti­ma co­lec­ción que re­co­ge los gran­des hitos que de­fi­nen a Ca­ro­li­na He­rre­ra y su con­cep­ción de ele­gan­cia y so­fis­ti­ca­ción de la mu­jer. Pre­sen­tó una co­lec­ción atem­po­ral que, ale­ja­da de mos­trar nue­vas ten­den­cias, sir­vió pa­ra dis­fru­tar una vez más de la iden­ti­dad de la fir­ma. Un ca­rác­ter que la di­se­ña­do­ra se ha ga­na­do des­de que em­pe­zó en la in-

La fa­mi­lia de Ca­ro­li­na, in­clui­dos al­gu­nos de sus nie­tos y bis­nie­tos, es­tu­vie­ron en el MOMA pa­ra aplau­dir el tra­ba­jo de una di­se­ña­do­ra tras­cen­den­tal en la mo­da

dus­tria a los cua­ren­ta y dos años de edad. Era una mu­jer co­no­ci­da en la es­fe­ra pú­bli­ca y fue nom­bra­da una de las me­jo­res ves­ti­das del mun­do. Tras es­te éxi­to de­ci­dió tras­la­dar su pro­pio es­ti­lo a una mar­ca de mo­da que, ac­tual­men­te, es una de las más re­co­no­ci­das en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal.

La afa­ma­da Ca­ro­li­na He­rre­ra, es una de las di­se­ña­do­ras de ma­yor éxi­to en Es­ta­dos Uni­dos y La­ti­noa­mé­ri­ca. Co­mo crea­ti­va su­po in­ter­pre­tar per­fec­ta­men­te los gus­tos y las ne­ce­si­da­des de la mu­jer aman­te del lu­jo y la ele­gan­cia, siem­pre ale­ján­do­la de los ex­ce­sos. Co­mo em­pre­sa­ria, con­si­guió cons­truir una fir­ma só­li­da que es­tá pre­sen­te en to­do el mun­do.

Des­de su pri­me­ra co­lec­ción, Ca­ro­li­na He­rre­ra con­tó con la apro­ba­ción del pú­bli­co nor­te­ame­ri­cano, aun­que el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo lo tu­vo con la crea­ción del tra­je de no­via de Ca­ro­li­na Ken­nedy, la hi­ja ma­yor de John Fiz­ge­rald Ken­nedy. En 1991 fue ga­lar­do­na­da por la Aso­cia­ción Nor­te­ame­ri­ca­na de Di­se­ña­do­res His­pa­nos, con el pre­mio a una dé­ca­da de crea­ción ar­tís­ti­ca. Seis años des­pués, la in­fan­ta do­ña Pi­lar le en­tre­gó la me­da­lla de oro del Spanish Ins­ti­tu­te de Nue­va York y es­tu­vo en­tre los cien la­ti­nos más in­flu­yen­tes de 2007 en la re­vis­ta Peo­ple.

Ca­ro­li­na aclara que no se re­ti­ra del mun­do de la mo­da, sino que es la aper­tu­ra de una nue­va eta­pa: con­ti­nua­rá tra­ba­jan­do pa­ra la fir­ma que fun­dó, pe­ro aho­ra co­mo su em­ba­ja­do­ra glo­bal

Es­ta mu­jer, que im­preg­na ca­da uno de sus mo­de­los con su ele­gan­cia y su gran es­ti­lo, se de­cla­ra sen­ci­lla, aman­te de su fa­mi­lia y una gran ama de ca­sa.

Una mar­ca, tam­bién sím­bo­lo de Nue­va York y de la mu­jer neo­yor­qui­na, que no ha de­ja­do de desa­rro­llar­se y de crear nue­vas lí­neas de pro­duc­tos. Ca­ro­li­na He­rre­ra am­plió su pú­bli­co, man­te­nién­do­se en una cohe­ren­cia per­fec­ta con sus va­lo­res de ca­li­dad, originalidad y ele­gan­cia. Es una fir­ma po­li­fa­cé­ti­ca que com­pren­de el prêt-àpor­ter de lu­jo y los ves­ti­dos de no­via ba­jo la mar­ca Ca­ro­li­na He­rre­ra New York, la co­lec­ción lifestyle CH Ca­ro­li­na He­rre­ra – que in­clu­ye prêt-à-por­ter tan­to fe­me­nino co­mo mas­cu­lino y com­ple­men­tos–, una ga­ma de fra­gan­cias y una lí­nea de len­tes.

Ca­ro­li­na He­rre­ra desa­rro­lló un es­ti­lo atem­po­ral, co­lo­ri­do y ale­gre y le dio pro­ta­go­nis­mo y acep­ta­ción en el pú­bli­co a la ca­mi­sa blan­ca, la cual fue el eje prin­ci­pal en su re­cien­te des­fi­le de des­pe­di­da en Nue­va York. Na­die me­jor que ella pa­ra crear es­ta pie­za, dar­le di­na­mis­mo y man­te­ner­la en el top en to­dos es­tos años que es­tu­vo a la ba­tu­ta de su fir­ma.

Siem­pre ha crea­do pie­zas pa­ra que la mu­jer luz­ca her­mo­sa y se sien­ta fe­me­ni­na. La di­se­ña­do­ra afir­ma siem­pre que la ele­gan­cia nun­ca pa­sa de mo­da y que no tra­ba­ja en el ne­go­cio de la mo­da, sino en el de la be­lle­za. Quie­re que las mu­je­res que lle­van sus pren­das se sien­tan se­gu­ras con lo que se po­nen y afir­ma que el es­ti­lo no so­lo es lo que vis­tes, sino có­mo lo usas; al­go per­so­nal que se re­fle­ja en la ma­ne­ra en que vi­ves y or­ga­ni­zas tu ca­sa, en tus gus­tos en cuan­to a los li­bros y el ar­te y en el se­llo per­so­nal que le das a to­do lo que to­cas.

Aun­que al­gu­nos con­si­de­ran que fue una des­pe­di­da a des­tiem­po, lo cier­to es que ya era ho­ra que Ca­ro­li­na en­con­tra­rá un re­le­vo que con­ti­núe con su esen­cia y lo­gre re­sul­ta­dos exi­to­sos pa­ra la mar­ca. Ade­más, quie­re com­par­tir más tiem­po con su ma­ri­do Rei­nal­do, sus hi­jas Mer­ce­des Ana Lui­sa, Ca­ro­li­na y Pa­tri­cia, así co­mo con sus do­ce nie­tos y seis bis­nie­tos. El mun­do de la mo­da, agra­de­ci­do, ya la año­ra.

La úl­ti­ma co­lec­ción de la mo­dis­ta mos­tró en el MOMA los có­di­gos es­ti­lís­ti­cos que han he­cho cé­le­bre a la mar­ca, sin fal­tar su fa­mo­sa ca­mi­sa blan­ca

Con su tra­di­cio­nal ca­mi­sa blan­ca, to­do un ícono de su es­ti­lo, Ca­ro­li­na He­rre­ra sa­le a re­ci­bir los aplau­sos de los in­vi­ta­dos a su úl­ti­mo des­fi­le en la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York. La acom­pa­ñó par­te del equi­po con el que ha tra­ba­ja­do en los úl­ti­mos años y con el que lo­gró un vi­gor de pri­mer or­den pa­ra su mar­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.