FRÉDÉRIC FEKKAI, LOS SE­CRE­TOS DEL PELUQUERO DE LAS ES­TRE­LLAS DE LOS OS­CAR

Es­tá ca­sa­do con la pe­rio­dis­ta de mo­da Shi­rin von Wulf­fen, quien se en­car­gó de las re­la­cio­nes pú­bli­cas de Guc­ci, Saint Lau­rent y Tom Ford, y con quien tie­ne dos hi­jos

Hola! (Venezuela) - - News - Tex­to: VIC­TO­RIA DE ALCAHÚD Fo­tos: CÉ­SAR VILLORIA Ma­qui­lla­je y pe­lu­que­rìa: ISABELLE VALERIO

FRÉDÉRIC Fekkai que­ría ser es­cul­tor pe­ro su pa­dre pen­sa­ba que esa no era una pro­fe­sión se­ria por lo que de­jó su Aix-en-pro­ven­ce na­tal pa­ra es­tu­diar Le­yes en Pa­rís. Muy pron­to con­si­guió tra­ba­jo co­mo mo­de­lo y des­cu­brió que en las se­sio­nes de fo­tos exis­tía la po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar­se ar­tís­ti­ca­ment con el ca­be­llo. «Em­pe­cé con Jac­ques Des­san­ge, que te­nía en­tre sus clien­tes a Cat­he­ri­ne De­neu­ve y Ja­ne Fon­da. Un día me ofre­cie­ron la po­si­bi­li­dad de ir a Man­hat­tan a tra­ba­jar en un nue­vo sa­lón. Yo te­nía po­co más de vein­te años y pen­sé que era una gran opor­tu­ni­dad. Las co­sas se com­pli­ca­ron y tar­da­ron más de seis me­ses en abrir­lo y yo es­ta­ba en la Gran Man­za­na sin suel­do, sin di­ne­ro, sin na­da».

Cual­quier otro ha­bría re­gre­sa­do a ca­sa pe­ro nues­tro pro­ta­go­nis­ta per­se­ve­ró y aca­bó sien­do el peluquero es­tre­lla del nue­vo sa­lón de los al­ma­ce­nes Berg­dorf Good­man. Eran los no­ven­ta y un mo­men­to fa­bu­lo­so pa­ra crear «looks» a las su­per­mo­de­los Clau­dia Schif­fer, Nao­mi Camp­bell, Lin­da Evan­ge­lis­ta o Cindy Craw­ford. Al­go más tar­de, con el apo­yo de Cha­nel, Frédéric abrió su pri­mer sa­lón de be­lle­za en la Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York y co­men­zó a ofre­cer sus pro­duc­tos de al­ta ga­ma pa­ra el cui­da­do del pe­lo.

«Mis clien­tas gas­ta­ban tres­cien­tos dó­la­res en una crema pe­ro usa­ban un cham­pú de tres así que creé los pro­duc­tos de al­ta ga­ma

que lle­van mi nom­bre», di­ce el em­pre­sa­rio, que lle­gó a te­ner un sa­lón de diez mil me­tros cua­dra­dos que du­ran­te vein­te años fue el más exi­to­so del mun­do. Allí lle­gó Hi­llary Clin­ton di­cien­do «me han ha­bla­do mu­cho de us­ted; me pon­go en sus ma­nos». Frédéric le cam­bió el «look» a la que lle­gó a pri­me­ra da­ma. Le cor­tó el ca­be­llo y le qui­tó diez años. Fue al­go tan confidencial que otros pe­lu­que­ros in­ten­ta­ron apro­ve­char­lo co­mo su­yo: «Al fi­nal, nos per­mi­tie­ron de­cir que ha­bía­mos si­do no­so­tros», acla­ra el peluquero.

Eran mo­men­tos de crea­ción in­ten­sa. El éxito ha­bía lle­ga­do a la vi­da de Frédéric, di­vor­cia­do y con un hi­jo, Alex, hoy de vein­ti­dós años, mon­ta­ba bi­ci­cle­ta con John Ken­nedy Jr, del que era tan buen ami­go que se jun­tos se ocu­pa­ban de obras de ca­ri­dad.

En el año 2008 ven­dió su em­pre­sa a la mul­ti­na­cio­nal Proc­ter & Gam­ble y co­mo no po­día es­tar sin ha­cer na­da vol­vió a em­pe­zar. ¿Dón­de? En el Sur de Fran­cia, en su Aix-en-pro­ven­ce na­tal. «De­ci­dí com­prar Cô­té Bas­ti­de, una em­pre­sa que te­nía vein­ti­cin­co años de fun­da­da, a la que yo co­no­cía muy bien pues me ha­cía la crema

de cuer­po. De­ci­dí com­prar­la, trans­for­mar­la y aquí es­ta­mos».

Frédéric nos re­ci­be con su mu­jer, Shi­rin von Wulf­fen, pe­rio­dis­ta de mo­da y an­ti­gua re­la­cio­nis­ta pú­bli­ca de Guc­ci, Saint Lau­rent y Tom Ford, por ese or­den, y sus dos hi­jos, Ce­ci­lia, de sie­te años, y Phi­lip, de cin­co. El ma­tri­mo­nio se co­no­ció en un cum­plea­ños, en 2002. Se ca­sa­ron cua­tro años más tar­de. «Me gus­tó en cuan­to lo vi pe­ro me hi­ce un po­co la du­ra por­que yo te­nía no­vio. Se lo di­je y él con­tes­tó: «No im­por­ta, po­de­mos ser ami­gos», di­ce Shi­rin quien re­cuer­da que iban jun­tos a al­gu­nos even­tos y que él le man­da­ba flo­res. «Un día, seis me­ses des­pués del pri­mer en­cuen­tro, Frédéric me in­vi­tó a su ca­sa de cam­po, don­de me con­quis­tó al des­cu­brir có­mo in­ter­ac­tua­ba con la na­tu­ra­le­za y có­mo tra­ta­ba a su hi­jo Alex. En ese mo­men- to com­pren­dí que, si al­gún día que­ría te­ner hi­jos, él se­ría el pa­dre per­fec­to», agre­ga Shi­rin. Y así lle­ga­ron los ni­ños y tam­bién la im­pli­ca­ción de ella con el me­dio am­bien­te.

«He­mos vuel­to a las raí­ces. Tra­ba­ja­mos con pro­vee­do­res lo­ca­les que tie­nen su pro­pio cam­po, su pe­que­ño la­bo­ra­to­rio y ex­pe­rien­cia, in­tere­sa­dos en com­par­tir con otros. Tam­bién

ne­ce­si­ta­mos en­tu­sias­tas. So­lo quie­ro gen­te jo­ven o de espíritu jo­ven a nues­tro al­re­de­dor y que, ade­más, sean bue­nas per­so­nas», acla­ra el em­pre­sa­rio. Su mu­jer aña­de: «Me gus­ta la vi­da que lle­va­mos aquí. Eso de ir al mer­ca­do lo­cal y em­plear vein­te mi­nu­tos en de­ci­dir con el pro­vee­dor el que­so más apro­pia­do pa­ra la co­mi­da to­da­vía es po­si­ble. Es una exis­ten­cia tran­qui­la y es lo que quie­ro pa­ra mis hi­jos».

Es la pri­me­ra vez que tra­ba­jan jun­tos y se han uni­do la ca­pa­ci­dad de em­pren­de­dor de Frédéric con la de su mu­jer co­mo re­la­cio­nis­ta pú­bli­ca. Es­tán de acuer­do en mu­chas co­sas, en­tre otras, que han lle­ga­do a es­to por al­go más que ga­nar di­ne­ro. «Más que to­do lo de­más, nos im­por­ta la re­la­ción con las per­so­nas que tra­ba­jan con no­so­tros, la pa­sión por ob­te­ner un pro­duc­to bien he­cho y el te­ner una mi­sión, un con­cep­to de lo que que­re­mos. El di­ne­ro, que es im­por­tan­te, por su­pues­to, lle­ga­rá lue­go». Frédéric ha­bla con ex­pe­rien­cia por­que fue lo que le ocu­rrió en su pri­me­ra em­pre­sa. Hi­zo las co­sas con pa­sión, se di­fe­ren­ció de los de­más y, fi­nal­men­te, con­si­guió el éxito. «Tam­bién por­que la pa­la­bra “no” es des­co­no­ci­da pa­ra pa­ra él. Si no sa­le de una ma­ne­ra se po­ne a pen­sar en la for­ma en otra for­ma en la que se po­dría ha­cer. Es un ejem­plo pa­ra mí, me gus­ta su en­tu­sias­mo y lo ad­mi­ro pro­fun­da­men­te. Es ex­tra­or­di­na­rio que po­da­mos es­tar en es­te pro­yec­to jun­tos», con­clu­ye Shi­rin.

me­la­laes­pec­ta­cu­lar­ca­sa­pa­ra­in­vi­ta­dos,de­qui­nien­tos es­pec­ta­cu­lar ca­sa pa­ra in­vi­ta­dos, de qui­nien­tos me­tros cua­dra­dos, tie­ne co­ci­na, co­me­dor y cin­co dor­mi­to­rios con sus co­rres­pon­dien­tes cuar­tos de ba­ño

So­bre es­tas lí­neas el sa­lón prin­ci­pal de la ca­sa, en el que se com­bi­nan mue­bles clá­si­cos del XIX con una pa­re­ja de mo­der­nos si­llo­nes de cue­ro de los años se­ten­ta. A la iz­quier­da, la co­ci­na con fre­ga­de­ro de pie­dra del si­glo XVII, con un pi­so edi­fi­ca­do con pie­zas re­ci­cla­das de Bor­go­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.