CAR­LO­TA Y BEATRICE DESLUMBRANTES EN EL TRA­DI­CIO­NAL BAI­LE DE LA RO­SA

La princesa Ca­ro­li­na, con su atil­da­da ele­gan­cia, de­mos­tró, una vez más, que si­gue sien­do una «rei­na»

Hola! (Venezuela) - - News - Fo­tos: AGEN­CIAS

To­das las mi­ra­das re­ca­ye­ron so­bre Car­lo­ta ape­nas en­tró al Spor­ting Club de Mon­te­car­lo, el día en el que co­mien­za la pri­ma­ve­ra en el Prin­ci­pa­do, el mis­mo en el que se ce­le­bra el tra­di­cio­nal Bai­le de la Ro­sa, al que acu­dió la be­llí­si­ma hi­ja de la princesa Ca­ro­li­na de Mó­na­co, de la mano de su pro­me­ti­do, el pro­duc­tor de ci­ne Di­mi­tri Ras­sam. Con es­te ges­to la pa­re­ja ofi­cia­li­zó su com­pro­mi­so, pues era su de­but en so­cie­dad, la pri­me­ra vez que se de­ja­ban ver en pú­bli­co des­pués de que se su­pie­ra que es­tán com­pro­me­ti­dos y que, al pa­re­cer, se ca­sa­rán es­te ve­rano.

La pre­sen­cia de la pa­re­ja en la ci­ta más im­por­tan­te del ca­len­da­rio fes­ti­vo de Mó­na­co, era una de las más es­pe­ra­das por to­dos los mo­ne­gas­cos. Car­lo­ta eli­gió un ves­ti­do ne­gro de tu­bo de Yves Saint Lau­rent, que acom­pa­ñó con una es­to­la blan­ca de plu­mas. Lla­mó la aten­ción el ma­xi pen­dien­te de bri­llan­tes y per­las que lu­ció en una ore­ja, así co­mo el anillo en el dedo anu­lar de su mano iz­quier­da que pu­die­ra ser el de com­pro­mi­so.

PIE­RRE Y BEATRICE, TAN ENAMO­RA­DOS CO­MO SIEM­PRE

Otra pa­re­ja que de­rro­chó amor y ele­gan­cia fue la for­ma­da por Pie­rre Ca­si­rag­hi y Beatrice Bo­rromeo, que apa­re­cie­ron en pú­bli­co jus­to cuan­do se ru­mo­rea que ella es­tá es­pe­ran­do a su se­gun­do hi­jo. Sin em­bar­go, el ves­ti­do que lu­ció la aris­tó­cra­ta ita­lia­na, de ter­cio­pe­lo ne­gro ce­ñi­do a la cin­tu­ra y con es­co­te de co­ra-

zón, no sir­vió pa­ra con­fir­mar la no­ti­cia. Con ellos tam­bién lle­gó la pe­que­ña de los Gri­mal­di, Ale­xan­dra de Han­no­ver, que aun­que man­tie­ne una re­la­ción des­de ha­ce más de dos años con Ben-syl­ves­ter Straut­mann, si­guió el pro­to­co­lo y se reunió con su no­vio más tar­de, en el sa­lón don­de tu­vo lu­gar la ce­na. La ben­ja­mi­na de la fa­mi­lia lle­va­ba un ves­ti­do blan­co de cor­te mi­di de Cha­nel.

UNA AN­FI­TRIO­NA PER­FEC­TA

La princesa Ca­ro­li­na, con un ves­ti­do de ga­sa ro­sa con vo­lan­tes, tam­bién de Cha­nel, co­mo el que lu­ció su hi­ja pe­que­ña, eli­gió co­mo ade­re­zo pendientes de per­las gri­ses y una pulsera y gargantilla de dia­man­tes. Co­mo siem­pre y co­mo lo hi­zo su ma­dre du­ran­te tan­to tiem­po, de­rro­chó ele­gan­cia y be­lle­za, aun­que de­jó que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de los Gri­mal­di pro­ta­go­ni­za­rán la fies­ta.

Co­mo años an­te­rio­res la princesa ejer­ció de an­fi­trio­na pues el prín­ci­pe Al­ber­to fal­tó a la ga­la, co­mo lo hi­zo el año pa­sa­do, por es­tar de via­je ofi­cial en Co­lom­bia. Tam­po­co acu­dió su cu­ña­da, la princesa Char­le­ne, que ya su­ma cua­tro años con­se­cu­ti­vos sin asis­tir a uno de los acon­te­ci­mien­tos so­cia­les del año más im­por­tan­tes del Prin­ci­pa­do, que reúne a aris­tó­cra­tas, mo­de­los y otras celebridades dan­do la bien­ve­ni­da a la pri­ma­ve­ra en la Ri­vie­ra fran­ce­sa.

Otras au­sen­cias des­ta­ca­das fue­ron la de An­drea Ca­si­rag­hi y su es­po­sa Ta­tia­na San­to Do­min­go. El hi­jo ma­yor de la princesa Ca­ro­li­na asis­tió po­cos días an­tes del im­por­tan­te bai­le, a la bo­da pe­rua­na de Ch­ris­tian de Han­no­ver y Sas­sa de Os­ma, que se ce­le­bró en Li­ma, pe­ro ha­cer ac­to de pre­sen­cia en Mó­na­co lo de­bió con­si­de­rar de­ma­sia­do arries­ga­do pues su mu­jer, Ta­tia­na San­to Do­min­go, es­tá a pun­to de dar a luz al que se­rá su ter­cer hi­jo y del que se di­ce que se­rá otra ni­ña.

Ca­ro­li­na de Mó­na­co es­tu­vo acom­pa­ña­da por Karl La­ger­feld, que en es­ta oca­sión apareció con bar­ba. Él es el en­car­ga­do de la or­ga­ni­za­ción y de la de­co­ra­ción del Spor­ting Club de Mon­te­car­lo, don­de se ce­le­bra la ga­la be­né­fi­ca, cu­yos fondos van des­ti­na­dos a la Fun­da­ción Princesa Gra­ce. La no­che fue un de­rro­che de gla­mour con tin­tes neo­yor­qui­nos por­que la te­má­ti­ca de la edi­ción nú­me­ro 64 del Bai­le de la Ro­sa fue Man­hat­tan. La mú­si­ca corrió a car­go de Taj Mahal, in­vi­ta­do de Ca­ro­li­na.

Ca­ro­li­na fue la an­fi­trio­na de es­ta nue­va edi­ción de la ci­ta so­cial más im­por­tan­te del Prin­ci­pa­do y la acom­pa­ñó su gran ami­go Karl La­ger­feld

En la ima­gen de la iz­quier­da Pie­rre Ca­si­rag­hi y Beatrice Bo­rromeo, que es­tán es­pe­ran­do su se­gun­do hi­jo, de acuer­do con los ru­mo­res di­fun­di­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas en dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. So­bre es­tas lí­neas, un de­ta­lle del ma­xi pen­dien­te pla­tea­do usa­do por Car­lo­ta Ca­si­rag­hi, a quien ve­mos a la de­re­cha con su pro­me­ti­do, el pro­duc­tor de ci­ne Di­mi­tri Ras­sam

La princesa Ca­ro­li­na re­ci­be un ra­mo de flo­res de una de las in­te­gran­tes del ba­llet mo­ne­nas­co po­co an­tes de dar ini­cio a la ve­la­da, a la que asis­tió con el di­se­ña­dor Karl La­ger­feld, res­pon­sa­ble de la am­bien­ta­ción del Spor­ting Club, re­cin­to en el que se ce­le­bró la fies­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.