ARACELY ARÁMBULA, EL CO­RA­ZÓN DE LA NO­TI­CIA

Así es su nue­va y apa­sio­nan­te vi­da, en­tre Mé­xi­co y Mia­mi, vol­ca­da en sus hi­jos y en la con­duc­ción de «Mas­ter Chef La­tino»

Hola! (Venezuela) - - News - Tex­to: MAMEN SÁN­CHEZ Fo­to­gra­fías: JESÚS COR­DE­RO Es­ti­lis­mo: GENARO MAL­DO­NA­DO Ma­qui­lla­je: ADE CASTENADA’S Pe­lu­que­ría: ASHLY ÁLVAREZ

A RACELY es un tor­be­llino de ac­ti­vi­dad: ma­le­tas, ni­ños, avio­nes, fo­to­gra­fías y es­ce­na­rios; un cir­co con mu­chas pis­tas y una ha­bi­li­dad asom­bro­sa, de equilibrista. ¿Có­mo lo ha­ce? Hoy pre­sen­ta un pro­gra­ma de má­xi­ma au­dien­cia y ma­ña­na acu­de a re­co­ger un pre­mio, pe­ro no se pier­de el par­ti­do de fut­bol ni la fun­ción del co­le­gio de sus hi­jos. Cuan­do nos sen­ta­mos, a char­lar, por fin, des­pués de tan­to tiem­po, en un res­tau­ran­te ar­gen­tino, en­tre ro­da­je y ro­da­je, lle­va el pe­lo re­co­gi­do en una co­la de ca­ba­llo y lu­ce unos es­ti­lo­sos len­tes de sol. Las mi­ra­das se vuel­ven. La re­co­no­cen. La quie­ren. Es­tá de mo­da. Es la aman­te con­duc­to­ra del pro­gra­ma «Mas­ter Chef La­tino» y a na­die ha de­ja­do in­di­fe­ren­te su na­tu­ra­li­dad, su sim­pa­tía y su fe­mi­ni­dad. En cuan­to le pre­gun­to por sus ni­ños, me mues­tra las fo­to­gra­fías que siem­pre lle­va con ella. Co­mo cual­quier ma­má tie­ne mil anéc­do­tas que con­tar. Ha­bla­mos de su tra­ba­jo en la te­le­vi­sión. El es­tu­dio de gra­ba­ción es­tá en Mia­mi y rue­da to­dos los días en­tre se­ma­na. Es gra­ti­fi­can­te, pe­ro ago­ta­dor. Los fi­nes de se­ma­na y ca­da día li­bre son pa­ra Mi­guel y Daniel, ca­da mi­nu­to. Re­cor­da­mos los vie­jos tiempos. Hay he­ri­das que aún si­guen abier­tas; otras se van ce­rran­do, por­que, co­mo ella di­ce: «To­mo lo me­jor de ca­da eta­pa de mi vi­da y me gus­ta en­con­trar el la­do po­si­ti­vo a to­do»

.

—Re­gre­sas­te a la te­le­vi­sión co­mo con­duc­to­ra de «Mas­ter Chef La­tino» en la ca­de­na Te­le­mun­do, y has re­vo­lu­cio­na­do a los «fans» con ese es­ti­lo tan sexy. ¿Son exi­gen­cias del guión?

—El ves­tua­rio se acor­dó du­ran­te la pla­nea­ción. Fue de­ci­sión de la pro­duc­ción de­pen­dien­do de ca­da ca­pí­tu­lo. Qui­zá lo co­men­ta­ron por­que fue el «show» del 14 de fe­bre­ro de­di­ca­do a la pe­lí­cu­la «Fifty Sha­des Freed», al cho­co­la­te y a la co­mi­da afro­di­sia­ca, un pro­gra­ma es­pe­cial en el cual seis pa­re­jas fue­ron in­vi­ta­das a dis­fru­tar de una ce­na pre­pa­ra­da por los par­ti­ci­pan­tes de «Mas­ter Chef La­tino».

—«Mas­ter Chef La­tino» nos es­tá des­cu­brien­do una fa­ce­ta que no co­no­cía­mos en ti. ¿Sue­les co­ci­nar en ca­sa?

—«Mas­ter Chef La­tino» abrió una puer­ta muy in­tere­san­te no so­lo pa­ra mí, sino pa­ra mu­cha gen­te a la que ha des­cu­bier­to esa pa­sión por la co­ci­na. Es muy im­por­tan­te sa­ber co­mer bien, co­mer sano y con sa­bor. Me gus­ta co­ci­nar. La co­ci­na es un gran mo­men­to pa­ra com­par­tir.

—Co­mo a to­das las ma­más, ¿te cues­ta con­se­guir que los ni­ños se ali­men­ten sano?

—Es­toy muy pen­dien­te de la ali­men­ta­ción de mis hi­jos y, sí, co­mo ma­má me cues­ta tra­ba­jo que en­cuen­tren el gus­to por los ve­ge­ta­les; pe­ro jun­tos tra­ta­mos de crear, in­ven­tar pla­tos ri­cos. Mis hi­jos ha­ce dos años que tie­nen un taller de co­ci­na en la es­cue­la y lle­gan a ca­sa ves-

La ac­tríz ha­ce un pa­ren­te­sís en su agen­da pa­ra ha­blar­nos de su día a día, sus pro­yec­tos y sus hi­jos

ti­dos esa pa­sión de chefs. por la Me co­ci­na. en­can­ta que sien­tan —¿Ven —Cla­ro, los lo ni­ños ve­mos el jun­tos, pro­gra­ma? les en­can­ta. Es ni­do un y pro­gra­ma sano. Ellos muy co­no­cen di­ver­ti­do, muy bien en­tre­te- mi tra­ba­jo, men­tos en y he­mos las gra­ba­cio­nes. com­par­ti­do mu­chos mo—¿Có­mo te or­ga­ni­zas aho­ra que tie­nes tan­tas ho­ras de ro­da­je? ¿Con quién es­tán los ni­ños?

—Cuan­do es­toy en un foro de gra­ba­ción, mi ma­dre se en­car­ga de ellos, siem­pre es­tán acom­pa­ña­dos de mi fa­mi­lia. Mi pa­pá y mi her­mano han si­do gran­des fi­gu­ras pa­ter­nas pa­ra ellos. Es­tán ro­dea­dos de mu­cho ca­ri­ño con los tíos, pri­mos, y mi so­brino Ma­nuel ha si­do una fi­gu­ra im­por­tan­te pa­ra ellos. —Eres muy dis­cre­ta con tu vi­da per­so­nal. ¿Es por fal­ta de tiem­po o por­que no has en­con­tra­do a la per­so­na ideal pa­ra ti y tus ni­ños

—No de­jo ver mu­cho de mi vi­da pri­va­da pe­ro si­go co­no­cien­do gen­te, y si me doy la opor­tu­ni­dad, cuan­do sien­ta que es mo­men­to de ha­cer pú­bli­ca una re­la­ción, lo ha­ré. —¿Qué cua­li­da­des de­be­ría te­ner un hom­bre pa­ra con­quis­tar­te?

—No so­lo ten­dría que con­quis­tar­me a mí, sino tam­bién a mis hi­jos. —Cuan­do echas la vis­ta atrás, ¿qué sien­tes?

—Siem­pre hay que recordar los bue­nos mo­men­tos y se­guir en el pre­sen­te vi­vien­do, dis­fru­tan­do y, sí, ca­da ex­pe­rien­cia es cre­ci­mien­to. —El ba­lan­ce, a pe­sar de que la re­la­ción con Luis Mi­guel ter­mi­nó, ¿es bueno?

—Soy una per­so­na a la que le gus­ta en­con­trar el la­do po­si­ti­vo de to­do. Con­si­de­ro que es la ma­ne­ra más sa­na pa­ra man­te­ner tu paz, tu tran­qui­li­dad y bus­car el equi­li­brio. La vi­da es­tá lle­na de gran­des mo­men­tos. Hay que vi­vir, go­zar y que­dar­se con los me­jo­res re­cuer­dos. Es­toy en un gran mo­men­to de mi vi­da que no cam­bia­ría por na­da. —Aho­ra que es­tá a pun­to de emi­tir­se una se­rie so­bre Luis Mi­guel, ¿te preo­cu­pa que se ha­ble en ella de tu his­to­ria con él?

—Res­pe­to la de­ci­sión de ca­da quien acer­ca de con­tar su pro­pia his­to­ria; pe­ro creo, por prin­ci­pio, que no lle­ga­rán has­ta ese pun­to. Lo que sí es una reali­dad es que, tan­to en mi vi­da co­mo en la de él, una de las ben­di­cio­nes más her­mo­sas y ma­ra­vi­llo­sas fue la lle­ga­da de Mi­guel y Daniel. —¿Pa­ra cuán­do una se­rie bio­grá­fi­ca so­bre tu vi­da? Por­que se­ría su­per in­tere­san­te. —Es­toy en­fo­ca­da en los nue­vos pro­yec­tos, co­sa que me tie­ne muy emo­cio­na­da,

gen««si­go­co­no­cien­do Si­go co­no­cien­do gen­te y cuan­do sien­ta que es mo­men­to de ha­cer pú­bli­ca una re­la­ción, lo ha­ré »

así que por el mo­men­to me con­cen­tro en uno de ellos —La te­le­vi­sión, la ac­tua­ción, el tea­tro. ¿En qué me­dio te sien­tes me­jor?

—Sien­to una enor­me pa­sión por la ac­tua­ción, y te­ner la po­si­bi­li­dad de ha­cer am­bas co­sas es ma­ra­vi­llo­so. Me en­can­ta ha­cer co­me­dia, la dis­fru­to mu­cho, al igual que in­ter­pre­tar un dra­ma. He te­ni­do gran­des pro­yec­tos que me lle­nan de sa­tis­fac­ción, co­mo «Co­que­lu­che», «¿Por qué los hom­bres aman...?», en tea­tro mu­si­cal, «Mu­cha­chos de Nue­va York», «Her­ma­nos de san­gre» y «Per­fu­me de gar­de­nias», y mi an­te­rior pues­ta en es­ce­na, «Un Picasso», al la­do de don Ignacio Ló­pez Tar­so. —¿Cuál es tu pró­xi­mo pro­yec­to?

—Es­te 2018 se abren mu­chas puer­tas. Es­toy fe­liz y rea­li­za­da dis­fru­tan­do enor­me­men­te a mis hi­jos y tam­bién pre­pa­rán­do­me pa­ra un pro­yec­to mu­si­cal, nue­vas tem­po­ra­das y una se­rie que me tie­ne muy emo­cio­na­da, al­go que la gen­te y mi que­ri­dí­si­ma #ara­fa­mi­la es­tán es­pe­ran­do. De­fi­ni­ti­va­men­te es un gran año.

d««res­pe­to­la­de­ci­sión­de­ca­da­quie­na­cer­ca Res­pe­to la de­ci­sión de ca­da quien acer­ca de con­tar su pro­pia his­to­ria. Lo que sí es una reali­dad es que, tan­to en mi vi­da co­mo en la de Luis Mi­guel, una de las ben­di­cio­nes más her­mo­sas y ma­ra­vi­llo­sas fue la lle­ga­da de Mi­guel y Daniel»

En la pá­gi­na an­te­rior, la ac­tríz po­sa con un ves­ti­do de Allu­re Show­room y jo­yas de Fio­re­lla’s De­sign; so­bre es­tas lí­neas, otra ima­gen de Aracely, a quien tam­bien ve­mos a la de­re­cha, ves­ti­da de ver­de es­pe­ran­za por di­se­ño de Ca­ro­li­na Herrera

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.