CO­RI­NA BEN­ZA­QUEN CE­LE­BRÓ UNA BO­DA BER­BE­RIS­CA AL ES­TI­LO DE LAS MIL Y UNA NO­CHES

Fue una ce­re­mo­nia de en­sue­ño, lle­na de bri­llo, dan­za y sa­bo­res tra­di­cio­na­les de la cul­tu­ra se­far­dí, en la Man­sión Ver­sa­ce en South Beach

Hola! (Venezuela) - - Pasatiempos - Tex­to: VA­NES­SA AL­VES DA COS­TA Fo­tos: AMATO PRO­DUC­CIO­NES Y BENIGNO LÓ­PEZ ZUVA

Ro­sa­lin­da Ser­faty, ma­dre de la no­via, no pu­do ocul­tar su emo­ción por el ca­sa­mien­to de su pri­mo­gé­ni­ta

C ORI­NA Ben­za­quen y Alan Mi­cu­litz­ki fue­ron los pro­ta­go­nis­tas de una no­che de tra­di­ción mi­le­na­ria con per­las, hen­na, mú­si­ca y la di­vi­na co­mi­da al me­jor es­ti­lo se­far­dí. La hi­ja de la re­co­no­ci­da ac­triz, Ro­sa­lin­da Ser­fa­ti pre­pa­ró ca­da de­ta­lle de su bo­da con la ayu­da de su ma­dre, quien tie­ne un ex­qui­si­to gus­to y fue su me­jor com­pa­ñía pa­ra no de­jar­se ven­cer por los ner­vios cau­sa­dos por es­ta ce­le­bra­ción. Ape­nas vio la Man­sión del afa­ma­do di­se­ña­dor de mo­da Gian­ni Ver­sa­ce,

no du­dó ni un se­gun­do en ele­gir es­te es­pa­cio pa­ra ce­le­brar uno de los me­jo­res días de su vi­da. El pró­xi­mo es­tá por con­tar­se y se­rá la ce­le­bra­ción del ma­tri­mo­nio por el ri­to ju­dío. Co­ri­na con­tó con el apo­yo del pa­pá del no­vio, Claudio Mi­cu­litz­ki, des­ta­ca­do di­se­ña­dor de in­te­rio­res que re­mo­de­ló es­ta ca­sa, con­ser­van­do la esen­cia y to­da la tra­di­ción que le im­preg­nó su due­ño en vi­da.

Es­ta ce­re­mo­nia an­ti­gua de los ju­díos de Ma­rrue­cos fue pin­to­res­ca y la fes­te­ja­ron unos días an­tes de la bo­da tra­di­cio­nal, en un am­bien­te lleno de emo­ción y ale­gría, con tra­jes tí­pi­cos, an­ti­guas can­cio­nes se­far­díes y ri­cos man­ja­res que los in­vi­ta­dos no han po­di­do ol­vi­dar. Los acom­pa­ña­ron sus fa­mi­lia­res y ami­gos pa­ra can­tar y en­sal­zar a la no­via. Fue una ber­be­ris­ca per­fec­ta, so­ña­da y cer­ca­na a sus raí­ces. Y co­mo dic­ta la tra­di­ción el atuen­do que usó la no­via no se com­pró. Ha pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, des­de que lo vis­tió su abue­la, Mi­na Ro­sens­tock.

En es­ta fies­ta hu­bo tres cam­bios de ves­tua­rio. Co­ri­na en­tró

du­nau­na­fies­ta­pin­to­res­ca fies­ta pin­to­res­ca de ri­tua­les tra­di­cio­na­les en la que es­tu­vo por do­quier la ale­gría y la emo­ción por es­ta unión

con un tra­je muy oc­ci­den­tal, de ga­la y lar­go, con­fec­cio­na­do en ter­cio­pe­lo y lu­jo­sa­men­te or­na­men­ta­do con bor­da­dos en hi­lo de oro, to­tal­men­te el es­ti­lo en el que se acos­tum­bran en es­tas fies­tas, co­mo en las mil y una no­ches, mu­cho bri­llo en el ves­tua­rio, las jo­yas y la fas­tuo­sa de­co­ra­ción, que fue­ron par­te fun­da­men­tal de es­te even­to im­por­tan­te pa­ra los no­vios y sus fa­mi­lia­res. Co­mo es usual en es­ta ber­be­ri­cas, la no­via sa­lió de un cuar­to, mien­tras al­gu­nas per­so­nas de la fies­ta to­ca­ban las pan­de­re­tas, otras can­ta­ban, ade­más de alum­brar el ca­mino con lám­pa­ras ca­rac­te­rís­ti­cas del país, an­tes de que los no­vios se en­con­tra­ran y se sen­ta­ran en sus res­pec­ti­vos tro­nos pa­ra es­cu­cha­ran los acor­des de la mú­si­ca tra­di­cio­nal ma­rro­quí, otro de los mo­men­tos es­pe­cia­les de la ce­le­bra­ción.

És­tos no fue­ron los únicos ri­tua­les. Tam­bien se reali­zó

el de la hen­na, una an­ces­tral tra­di­ción de los pue­blos ára­bes que exi­ge a ver­da­de­ras ex­per­tas pa­ra plas­mar so­bre las ma­nos de las mu­je­res di­bu­jos que re­cuer­dan los tra­zos de las fi­li­gra­na, al­go muy tra­di­cio­nal y es­pe­ra­do por to­das. Más tar­de bai­la­ron al rit­mo de la mú­si­ca tra­di­cio­nal ára­be. Al co­men­zar la ce­re­mo­nia, to­dos cam­bia­ron su ves­tua­rio por caf­ta­nes traí­dos de Ma­rrue­cos, Des­pués vie­ne un ter­cer cam­bio, de ga­la, pa­ra el cual la no­via eli­gió un ves­ti­do de la ca­sa Ver­sa­ce. Los atuen­dos de su ma­dre y her­ma­na, Aria­na Ben­za­quen, fue­ron del di­se­ña­dor ve­ne­zo­lano Ho­ni­cer San­do­val.

La de­co­ra­ción fue re­crea­da al me­jor es­ti­lo ma­rro­quí, con co­mi­da y los tí­pi­cos dul­ces ára­bes. Un festejo im­pe­ca­ble en to­dos los de­ta­lles y que en­can­tó a to­dos los pre­sen­tes.

«Com­par­tir la fe­li­ci­dad de mi hi­ja es una di­cha pa­ra mí. Me hi­zo mu­cha ilu­sión pre­pa­rar con Co­ri­na to­dos los de­ta­lles y dis­fru­tar es­te tiem­po con ella», di­jo Ro­sa­lin­da Ser­faty

So­bre es­tas lí­neas la no­via lu­ce su pri­mer atuen­do, tra­je he­re­da­do por su abue­la pa­ra se­guir la tra­di­ción. A la de­re­cha, la pa­re­ja con los pa­dres y her­ma­na de Co­ri­na en uno de los mo­men­tos es­pe­cia­les de la ce­le­bra­ción

Arri­ba, la no­via con sus pa­dres, her­ma­na, cu­ña­da y sue­gra al ter­mi­nar el pri­mer ri­to. Aba­jo, la abun­dan­te me­sa de pa­sa­pa­los al me­jor es­ti­lo ára­be. A la de­re­cha, Alan, el no­vio, a pun­to de re­ci­bir un fra­terno abra­zo de par­te del pa­dre de Co­ri­na, ro­dea­dos por par­te de la fa­mi­lia y ami­gos cer­ca­nos. Aba­jo, a la de­re­cha, la no­via ves­ti­da con un caf­tán a pun­to de em­pe­zar a bai­lar con su pa­re­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.