La hu­mil­dad y la so­li­da­ri­dad (Lc.14, 1.7-14)

Pbro. Lic. Joel de Je­sús Nú­ñez Flau­tes

Notitarde - - Ciudad -

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que re­sal­tan los evan­ge­lios de la per­so­na­li­dad de Nues­tro Se­ñor, Je­su­cris­to, era que le gus­ta­ba co­mer, be­ber y com­par­tir siem­pre con ami­gos, co­no­ci­dos e in­clu­so con al­gu­nos per­so­na­jes anec­dó­ti­cos que lo in­vi­ta­ban o de los cua­les se ha­cía in­vi­tar siem­pre con el fin de anun­ciar la Bue­na No­ti­cia del Reino de Dios. Por es­to, en al­gu­na oca­sión, al­gu­nos de sus enemi­gos lo lla­ma­ron “co­mi­lón y bo­rra­cho, ami­go de pu­bli­ca­nos y pe­ca­do­res”. Es pre­ci­sa­men­te en el con­tex­to de una co­mi­da o des­pués de co­mer; lo que no­so­tros lla­ma­mos la so­bre­me­sa, Je­sús di­ri­ge dos pa­rá­bo­las a sus co­men­sa­les don­de re­sal­ta dos ca­rac­te­rís­ti­cas que de­be te­ner to­da per­so­na, pe­ro más to­da­vía un cris­tiano. Se tra­ta de la hu­mil­dad en con­tra­po­si­ción a la so­ber­bia que ha­ce pen­sar que uno es más que los de­más y ha­cer sen­tir que los otros no va­len y que yo me- rez­co to­das las aten­cio­nes. La otra ca­rac­te­rís­ti­ca, uni­da a és­ta, es la so­li­da­ri­dad con los de­más; es­pe­cial­men­te con los más po­bres o ne­ce­si­ta­dos de es­te mun­do; ya sea en lo ma­te­rial o es­pi­ri­tual. Hay po­bres no só­lo de lo ma­te­rial, sino tam­bién de lo es­pi­ri­tual y a esa so­li­da­ri­dad, con hu­mil­dad, con sen­ci­llez y ver­dad nos in­vi­ta el Se­ñor.

Cuan­do Je­sús dia­lo­ga e ins­tru­ye a sus co­men­sa­les no lo ha­ce al es­ti­lo de uno que da con­se­jos o “claves del éxi­to” pa­ra sa­car el me­jor pro­ve­cho de las oca­sio­nes o no lo ha­ce al es­ti­lo de lo que pa­ra no­so­tros hoy pu­die­ra ser el “Ma­nual de Ca­rre­ño”. Al con­tra­rio, Cris­to es­tá ape­lan­do a al­go que a Él mis­mo lo dis­tin­gue y que exi­ge a sus dis­cí­pu­los: “El que quie­ra ser gran­de en­tre us­te­des que se ha­ga el ser­vi­dor de to­dos”, “Por­que yo no he ve­ni­do pa­ra ser ser­vi­do, sino pa­ra ser­vir”, “por­que si yo el Maes­tro y El Se­ñor les he la­va­do los pies…”. Nues­tro Se­ñor, Je­su­cris­to sien­do Dios se hi­zo hom­bre, sien­do ri­co se hi­zo po­bre, sien­do Rey se hi­zo es­cla­vo pa­ra sal­var a to­dos.

IDA Y RE­TORNO: Ore­mos por la mar­cha del 1S.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.