El Sue­ño de Mi­guel Pe­ña

Notitarde - - Opinión - Gladys Va­len­tí­ner *Abo­ga­da gladys­va­len­ti­ner@gmail.com @gva­len­ti­ner

Re­cien­te­men­te, la pa­rro­quia Mi­guel Pe­ña cum­plió 45 años de ha­ber si­do fun­da­da. Es­te nue­vo aniver­sa­rio se ce­le­bra con un Te­lón de Fon­do, un

“ba­king” que con­tie­ne dos imá­ge­nes cen­tra­les: el pro­ta­go­nis­mo de la ac­ción ciu­da­da­na, gi­ran­do en torno a la ac­ti­va­ción del Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio, de una par­te; y de la otra, la re­afir­ma­ción del sue­ño de los ve­ci­nos de es­ta pa­rro­quia, de ver­la con­ver­ti­da en el De­ci­mo­quin­to Mu­ni­ci­pio Au­tó­no­mo del es­ta­do Ca­ra­bo­bo.

Cuan­do nos pa­ra­mos fren­te a un cua­dro, las imá­ge­nes de es­te

“ba­king” de­ben ser ob­ser­va­das con de­te­ni­mien­to, por­que con­tie­nen un men­sa­je que de­be ser en­ten­di­do co­rrec­ta­men­te, so pe­na de rea­li­zar una lec­tu­ra equi­vo­ca­da y per­der to­do el es­fuer­zo.

En pri­mer lu­gar, el 6D los pa­rro­quia­nos de Mi­guel Pe­ña vo­ta­ron a fa­vor de un cam­bio, con su vo­to lo­gra­mos al­go que en aquel mo­men­to pa­re­cía im­po­si­ble: ob­te­ner los 4 dipu­tados pro­pues­tos por los sec­to­res de­mo­crá­ti­cos; y vo­ta­ron así, do­li­dos, de­frau­da­dos, en­tris­te­ci­dos. Cuan­do ellos abra­za­ron el cha­vis­mo, lo hi­cie­ron con la ino- cen­cia de los pue­blos no­bles que quie­ren y as­pi­ran le­gí­ti­ma­men­te sur­gir; pe­ro sus sue­ños se que­bra­ron, por­que sus lí­de­res vi­vían en la men­ti­ra y nin­guno le­van­tó y sos­tu­vo sus ban­de­ras. En Mi­guel Pe­ña, la Agen­da pa­ra el Cam­bio no sig­ni­fi­ca nue­vas ban­de­ras; cam­bio sig­ni­fi­ca volver a le­van­tar las mis­mas ban­de­ras que fue­ron in­cum­pli­das, y ha­cer­lo con sin­ce­ri­dad y com­pro­mi­so: in­clu­sión, opor­tu­ni­da­des pa­ra edu­ca­ción, pa­ra tra­ba­jo y una ele­va­da ca­li­dad de vi­da.

En se­gun­do lu­gar, el sue­ño de los ve­ci­nos de es­ta pa­rro­quia, de ver­la con­ver­ti­da en Mu­ni­ci­pio Au­tó­no­mo, es un sue­ño le­gí­ti­mo, pe­ro de nue­vo, aquí, les ha­blo con la ver­dad: es­te sue­ño es muy gran­de y, por lo tan­to, ne­ce­si­ta de es­fuer­zos muy gran­des. Al­can­zar­lo re­quie­re de lí­de­res pre­pa­ra­dos, ama­bles, hon­ra­dos, dis­cre­tos, de­mó­cra­tas, que crean en los equi­pos de tra­ba­jo y los apo­yen. Es­tos no son re­que­ri­mien­tos im­po­si­bles, pe­ro son vir­tu­des po­lí­ti­cas que exi­gen una gran de­ter­mi­na­ción pa­ra apren­der­las y con­ver­tir­las en há­bi­to.

Es­tas vir­tu­des van a ser­les ne­ce­sa­rias, por­que Mi­guel Pe­ña es una de las pa­rro­quias más po­pu­lo­sas del país, que al ser ele­va­da a Mu­ni­ci­pio, le per­mi­ti­rá per­ci­bir un Si­tua­do Cons­ti­tu­cio­nal im­por­tan­te; au­na­do al he­cho de que con in­te­li­gen­cia, ex­pe­rien­cia, com­pro­mi­so, un buen Al­cal­de y un buen equi­po, pu­die­ran ob­ten­drán in­gre­sos pro­pios que per­mi­tan cons­truir un Mu­ni­ci­pio prós­pe­ro que sir­va de ba­se pa­ra esa in­clu­sión, pa­ra esas opor­tu­ni­da­des de edu­ca­ción, de tra­ba­jo y de ele­va­da ca­li­dad de vi­da que con­tie­ne la agen­da pa­ra el cam­bio de Mi­guel Pe­ña.

To­da la na­ción avan­za ha­cia un gran cam­bio con una vo­lun­tad in­de­te­ni­ble. La pa­rro­quia Mi­guel Pe­ña es­tá en­tran­do ace­le­ra­da­men­te a ese to­rren­te con el agre­ga­do de un sue­ño que le es pro­pio y mar­cha si­mul­tá­neo al Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio. Es una Agen­da di­fe­ren­te que de­be con­cen­trar­se en los asun­tos real­men­te im­por­tan­tes: sem­brar con­cien­cia en los Pa­rro­quia­nos, cons­truir un al­to ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad, en­tre los lí­de­res y los ciu­da­da­nos, cons­truir una cul­tu­ra tri­bu­ta­ria en el en­ten­di­do de que esa cul­tu­ra es la que va a pro­por­cio­nar los re­cur­sos de ca­pi­tal que fi­nan­cia­rán las obras y los servicios de ca­li­dad con los que sue­ñan. Es un cam­bio de men­ta­li­dad? Sí, ra­di­cal­men­te. Más allá de un cam­bio po­lí­ti­co, que ya mar­cha con el au­to­má­ti­co en­cen­di­do en to­da la na­ción, Mi­guel Pe­ña de­be abo­car­se a cons­truir una men­ta­li­dad orien­ta­da al éxi­to; por­que no se va­le volver a fra­ca­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.