Plan An­ti­se­cues­tro

Notitarde - - Deportes - Luis Iz­quiel

L a se­ma­na pa­sa­da el nue­vo mi­nis­tro de In­te­rior y Jus­ti­cia, Nestor Re­ve­rol ( el mi­nis­tro nú­me­ro 5 que nom­bra Nicolas Ma­du­ro en esa car­te­ra), de­cla­ró que en los pró­xi­mos días anun­cia­rá un plan na­cio­nal con­tra la ex­tor­sión y el se­cues­tro. El di­se­ño de una es­tra­te­gia en es­ta ma­te­ria es cla­ra­men­te ne­ce­sa­ria ( nun­ca ha exis­ti­do), el pro­ble­ma es la nu­la cre­di­bi­li­dad de un go­bierno que ya ha apli­ca­do 23 pla­nes con­tra la in­se­gu­ri­dad sin nin­gún éxi­to.

El se­cues­tro ex­tor­sii­vo es se­gu­ra­men­te, jun­to al ho­mi­ci­dio, el de­li­to que ha te­ni­do ma­yor cre­ci­mien­to y más im­pac­to en la so­cie­dad en los úl­ti­mos 17 años. Lo que an­tes era un he­cho pu­ni­ble que ca­si ex­clu­si­va­men­te te­nía co­mo víc­ti­mas a los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios de los es­ta­dos fron­te­ri­zos, se ha ex­ten­di­do por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, afec­tan­do prin­ci­pal­men­te a los ha­bi­tan­tes de las gran­des ciu­da­des.

Mu­chas ban­das de de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, que an­tes se de­di­ca­ban al ro­bo de ban­cos, al ro­bo de ca­mio­nes blin­da­dos o a otras fe­cho­rías si­mi­la­res, hoy han mi­gra­do al se­cues­tro, ya que lo con­si­de­ran muy lu­cra­ti­vo y de me­nor ries­go. La de­lin­cuen­cia co­mún tam­bién se ha su­ma­do a es­te au­ge. Hoy exis­te to­da una in­dus­tria ( qui­zás la úni­ca que prós­pe­ra en el país) en torno a es­ta ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta. Aun­que las ci­fras ofi­cia­les son ocul­ta­das, las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go in­ter­na­cio­na­les, co­mo Con­trol Risk, ubi­can a Venezuela co­mo el quin­to país con más secuestros ex­tor­si­vos en el mun­do.

En 2009 el ofi­cia­lis­mo apro­bó la Ley Con­tra el Se­cues­tro y la Ex­tor­sión, un ins­tru­men­to le­gal que ha que­da­do, co­mo tan­tos otros, sien­do le­tra muer­ta. Es­ta Ley pre­vé una pe­na de 20 a 30 años de pri­sión pa­ra los que co­me­tan un se­cues­tro de lar­ga du­ra­ción y una san­ción de 15 a 20 años de pri­sión pa­ra los que per­pe­tren un se­cues­tro ex­prés ( el que du­ra me­nos de 24 ho­ras), el más fre­cuen­te en el país. Pe­ro de na­da sir­ven los al­tos cas­ti­gos es­ti­pu­la­dos, si te­ne­mos un sis­te­ma de jus­ti­cia in­efi­cien­te que es si­nó­ni­mo de im­pu­ni­dad.

Las pan­di­llas de se­cues­tra­do­res re­gu­lar­men­te po­seen ar­mas de gue­rra y es­tán bien or­ga­ni­za­das. Mi co­le­ga Fermín Már­mol ha se­ña­la­do que en pri­mer tér­mino par­ti­ci­pan los de- no­mi­na­dos “pe­ga­do­res”, que son los que so­me­ten a la víc­ti­ma. Lue­go en­tran en jue­go los ne­go­cia­do­res, tam­bién los “cui­da­do­res” de la per­so­na se­cues­tra­da y por ul­ti­mo los en­car­ga­dos de bus­car el co­bro o res­ca­te ( con fre­cuen­cia las lla­ma­das pa­ra coor­di­nar es­to se ha­cen des­de una càr­cel).

Hay mu­cha dis­per­sión en los cuer­pos de se­gu­ri­dad en­car­ga­dos de com­ba­tir el se­cues­tro. La Di­vi­sión con­tra la Ex­tor­sión y el Se­cues­tro del CICPC y el CONAS ( Co­man­do Na­cio­nal An­tiex­tor­sión y Se­cues­tro de la GNB) eje­cu­tan sus ac­cio­nes de ma­ne­ra ais­la­da. La ONU re­co­mien­da que paí­ses con al­tas ta­sas de se­cues­tro, co­mo el nues­tro, con­cen­tren en una so­la ins­ti­tu­ción na­cio­nal ( con fun­cio­na­rios bien do­ta­dos y en­tre­na­dos) la pre­ven­ción e in­ves­ti­ga­ción de es­te de­li­to.

Venezuela de­be­ría imi­tar ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les exi­to­sas en la lu­cha con­tra el se­cues­tro, pe­ro pa­re­cie­ra que la mez­quin­dad y la ce­gue­ra de los que go­bier­nan no lo per­mi­ten. Por ejem­plo, en Co­lom­bia exis­ten des­de 1996 los de­no­mi­na­dos Gau­la ( Gru­pos de Ac­ción Uni­fi­ca­da por la Li­ber­tad Per­so­nal) en la Po­li- cia Na­cio­nal y en el Ejér­ci­to, los cua­les han lo­gra­do gran­des avan­ces en la re­duc­ción de es­te de­li­to en el ve­cino país ( de cer­ca de 3.000 secuestros en 2000, pa­sa­ron a al­re­de­dor de 250 en 2015).

Nestor Re­ve­rol, ade­más de car­gar con las acu­sa­cio­nes por nar­co­trá­fi­co en EEUU, ya fue mi­nis­tro y vi­ce­mi­nis­tro de In­te­rior y Jus­ti­cia. Asi­mis­mo, co­mo Co­man­dan­te de la GNB ya es­tu­vo di­ri­gien­do el CONAS. Por lo tan­to, es uno de los co­rres­pon­sa­bles del desas­tre de la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na en el país. Por eso es di­fí­cil que su anun­cia­do plan con­tra el se­cues­tro pue­da ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas po­si­ti­vas.

Con los mis­mos que hun­die­ron a Venezuela en un mar de in­se­gu­ri­dad no va­mos a sa­lir del ato­lla­de­ro. El país ya no les cree y el cla­mor de cam­bio se va a ex­pre­sar en Caracas es­te jue­ves pri­me­ro de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.