Los "ji­ba­ros" tam­bién as­sis­ten a cla­ses

An­tes, el ven­de­dor de dro­gas era un ele­men­to ex­tra­ño al plan­tel, aho­ra es un alumno cual­quie­ra

Notitarde - - Sucesos -

Va­len­cia, agos­to 27 (Gus­ta­vo

Ro­drí­guez).- El pa­ra­mé­di­co de bom­be­ros des­car­tó que el ex alumno del pres­ti­gio­so co­le­gio del nor­te de Va­len­cia ha­ya si­do agre­di­do. Atri­bu­yó la in­fec­ción que ho­ra­da las fa­lan­ges de sus de­dos a im­pro­vi­sa­das bi­su­te­rías con­fec­cio­na­das con sor­ti­jas de la­tas de alu­mi­nio, fan­ta­sía del qui­mé­ri­co ani­llo de gra­dua­ción que su des­di­cha le arre­ba­tó.

Los so­co­rris­tas de la Sub­es­ta­ción de Bom­be­ros Co­ro­nel (+) Luis Ro­ber­to Gue­va­ra, si­tua­da en la ave­ni­da 110 de Va­lles de Ca­mo­ru­co, sos­pe­chan que el tras­torno ob­se­si­vo-com­pul­si­vo obe­de­ce a una pre­coz adic­ción a las an­fe­ta­mi­nas y otras dro­gas de di­se­ño. Los al­bo­res de su ado­les­cen­cia trans­cu­rrie­ron a la som­bra del ce­rro Ca­su­po.

De­ser­tó del co­le­gio y de su ho­gar. Hoy sus sue­ños acon­te­cen en­tre pes­ti­len­tes eflu­vios, roe­do­res y ser­pien­tes de la que­bra­da, to­pó­ni- mo de la plan­ta co­no­ci­da tam­bién co­mo ave del pa­raí­so. Sin em­bar­go, su in­fierno se avi­va cuan­do es­cu­cha las rui­do­sas ca­ra­va­nas de em­bria­ga­dos li­ceís­tas, col­ga­dos a las puer­tas de au­to­mó­vi­les, que ce­le­bran ha­ber cul­mi­na­do el ba­chi­lle­ra­to. Con agi­li­dad de co­bra brin­ca de su ca­ta­cum­ba, le­van­ta los bra­zos y aplau­de con sus con­ta­mi­na­das ma­nos. Lue­go su úl­ti­ma uto­pía des­apa­re­ce jun­to con la an­tor­cha del triun­fo que on­dean los bu­llan­gue­ros li­ceís­tas. Un com­pa­ñe­ro de cla­ses lo in­du­jo a que pro­ba­ra los fár­ma­cos por pri­me­ra vez. Era el nú­me­ro uno en to­do, re­cuer­dan sus pro­fe­so­res que pre­fie­ren man­te­ner en­te­rra­da la ver­gon­zo­sa le­yen­da ne­gra. Su mo­ra­da de er­mi­ta­ño la com­par­te con al­gu­nos an­ti­so­cia­les que se de­di­can a sem­brar las ri­be­ras del arro­yo de car­te­ras y bol­sos que les arre­ba­tan a las des­pre­ve­ni­das ve­ci­nas. El miér­co­les pa­sa­do un gru­po de ira­cun­dos lu­ga­re­ños vol­có su ca­ba­ña de car­tón y les pren­dió fue­go a los en­se­res. Pa­gó los pla­tos ro­tos de los car­te­ris­tas. Una tem­po­ra­da es­tu­vo in­ter­na­do en Ho­ga­res Crea. Sus pa­rien­tes quie­nes ha­bi­tan en la ca­lle Sa­ba­na Lar­ga sue­len lle­var­le ali­men­tos y ro­pa que mi­ra co­mo las sor­pre­sas que ha­lla­ba de­ba­jo del ár­bol de Na­vi­dad. Con los ha­ra­pos que se qui­ta im­pro­vi­sa las al­moha­das que se em­be­ben de sus pe­sa­di­llas. Miem­bros de los gru­pos de apos­to­la­do de la igle­sia San An­to­nio ase­gu­ran que a pe­sar de ha­ber re­ci­bi­do una edu­ca­ción fa­mi­liar ex­qui­si­ta, su pro­yec­to ilus­tra­do fra­ca­só con es­tré­pi­to. La dro­ga lo atra­pó. El fru­to lle­va­ba den­tro el gu­sano.

Con las ma­nos en la ca­be­za

Tras re­ci­bir las acos­tum­bra­das ben­di­cio­nes de los ca­te­quis­tas, pre­so de su nos­tal­gia y con la au­to­es­ti­ma aho­ga­da la to­rren­te­ra de los de­tri­tos, cues­tio­na que los nar­có­ti­cos con­so­li­den un en­cu­bier­to plan des­ti­na­do a con­ver­tir las es­cue­las en cam­pos de ex­ter­mi­nio de ilu­sio­nes. Su tra­ge­dia, que se ini­ció en la au­ro­ra de su adul­tez, car­co­me su pre­sen­te y di­na­mi­ta su fu­tu­ro. Cuan­do re­co­bra el jui­cio pien­sa que arri­ba, la so­cie­dad pro­si­gue su or­gu­llo­sa ca­rre­ra ba­jo el arro­gan­te pa­ra­guas del des­dén. Por la ave­ni­da tran­si­tan las aris­to­crá­ti­cas mi­ra­das de las da­mas del nor­te, quie­nes con una mez­cla de asom­bro y es­pan­to ob­ser­van al za­gal con ros­tro de emo­ti­cono tris­te.

El pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Her­nán Ma­tu­te, coor­di­na­dor ge­ne­ral de la Cá­te­dra Li­bre An­ti­dro­gas (Cliad) del Ins­ti­tu­to Pe­da­gó­gi­co de Caracas (IPC), se po­ne las ma­nos en la ca­be­za cuan­do le co­rres­pon­de abor­dar el te­ma. “En las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas pri­va­das usual­men­te se con­su­men sus­tan­cias cos­to­sas y de al­ta ca­li­dad, co­mo la he­roí­na, la co­caí­na de al­ta pu­re­za y las dro­gas de di­se­ño co­mo el éx­ta­sis. En los li­ceos se con­su­men ba­zu­co, pie­dra, cripy y otras por­que­rías. Es­te pro­ble­ma no tie­ne es­tra­tos so­cia­les”, di­ce.

Aun cuan­do no hay más da­tos ofi­cia­les dis­po­ni­bles so­bre el pro­ble­ma del con­su­mo, es­tu­dios del Cliad re­fie­ren el po­li­con­su­mo co­mo una ca­rac­te­rís­ti­ca ate­rra­do­ra. Ca­da día los coc­te­les, mez­clas y bre­ba­jes se ha­cen más co­mu­nes. El do­cen­te la­men­ta que los lla­ma­dos jí­ba­ros de­ja­ron de ser per­so­nas aje­nas a las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas. “Se ha de­tec­ta­do que com­par­ten cla­ses con otros es­tu­dian­tes permea­bles, fá­ci­les de in­du­cir, ras­pan al­gu­na ma­te­ria, cuan­do tie­nen al­gu­na des­ven­tu­ra amo­ro­sa o un con­flic­to fa­mi­liar”, di­jo.

El pro­fe­sor Ma­tu­te re­pro­cha que ca­da vez que se de­tec­ta en una ins­ti­tu­ción un pro­ble­ma gra­ve de con­su­mo, las au­to­ri­da­des del plan­tel re­suel­ven el pro­ble­ma de­di­cán­do­le una se­ma­na de pre­ven­ción.

Omai­ra Rie­ra, je­fa de la Di­vi­sión de Co­mu­ni­da­des Edu­ca­ti­vas en Co­mu­nión con el Pue­blo de la Zo­na Edu­ca­ti­va del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, ma­ni­fes­tó que “no­so­tros te­ne­mos un tra­ba­jo ar­ti­cu­la­do con to­dos los mi­nis­te­rios que tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad con pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y den­tro de ellos es­tá la ONA que lle­va co­mo pun­ta de lan­za to­do un tra­ba­jo de pre­ven­ción en ma­te­ria de es­tu­pe­fa­cien­tes”.

Ex­pli­có que des­de la Zo­na Edu­ca­ti­va de Ca­ra­bo­bo co­mo en­te rec­tor en ma­te­ria edu­ca­ti­va, dis­po­ne de la Di­vi­sión de Co­mu­ni­da­des Edu­ca­ti­vas en Co­mu­nión con el Pue­blo, que a su vez cuen­ta con una coor­di­na­ción de­no­mi­na­da Pro­tec­ción y Desa­rro­llo Es­tu­dian­til, den­tro de esa coor­di­na­ción hay un pro­gra­ma de De­fen­so­ría Es­co­lar. “Aca­bo de de­sig­nar la de­fen­so­ra es­co­lar que tie­ne un tra­ba­jo ar­ti­cu­la­do con la De­fen­so­ría del Pue­blo y de­más or­ga­nis­mos”, sos­tu­vo.

“No he­mos re­ci­bi­do nin­gún ti­po de de­nun­cias en ma­te­ria de que se sos­pe­che el trá­fi­co de dro­gas o con­su­mo por par­te de es­tu­dian­tes, pe­ro si se re­ci­be por su­pues­to lo aten­de­mos por­que te­ne­mos có­mo ha­cer­lo, te­ne­mos la me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo y el equi­po que ha­ce la ar­ti­cu­la­ción pro­pia pa­ra esos ca­sos”, di­jo.

No obs­tan­te, la exis­ten­cia de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas co­mo La Gua­ri­cha y la 181° Aniver­sa­rio Ba­ta­lla de Ca­ra­bo­bo, am­bas si­tua­das en el mu­ni­ci­pio Die­go Iba­rra (Ma­ria­ra), don­de se han re­gis­tra­do ca­sos de es­tu­dian­tes muer­tos por en­fren­ta­mien­to en­tre ban­das. “Allí he­mos he­cho un tra­ba­jo de pe­ne­tra­ción con la ONA, Po­li­cía Na­cio­nal. No se ha erra­di­ca­do, pe­ro he­mos to­ca­do la po­si­bi­li­dad de ir dis­mi­nu­yen­do ese im­pac­to so­cial tras­cen­den­tal”, con­tó.

De mo­men­to, el fa­ti­ga­do ex alumno de pu­ru­len­tos de­dos y ce­ño frun­ci­do va­ga en­tre las que­bra­das, con­ver­ti­do en pró­fu­go de una tó­xi­ca in­dus­tria que lo des­po­se­yó del ma­ña­na y lo de­gra­dó a una sub­hu­ma­na con­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.