La Voz de Usía

Notitarde - - DEPORTIVO DEL LUNES - Án­gel Stop­pe­llo Mo­ra

Que Se­vi­lla tie­ne un Duen­de, o co­mo lo men­cio­na la be­lla com­po­si­ción se­vi­lla­na, “Al­go es­pe­ciá”, quien la ha­ya vi­si­ta­do, más en su tau­ri­ní­si­ma feria de “Abrí” ha com­pro­ba­do que el duen­de le ju­go al­go es­pe­cial. Con­tar lo su­ce­di­do, que si no se es­tá pre­sen­te, re­sul­ta­ría im­po­si­ble de creer. En la dé­ca­da de los años no­ven­ta del pa­sa­do si­glo, en los días de la ma­ra­vi­llo­sa Feria Se­vi­lla­na, ese en­ton­ces que la asis­ten­cia a ella de los com­pa­trio­tas ma­si­va fue, co­mo pa­rá­bo­la de ello, en el ma­ra­vi­llo­so res­tau­rant Las Pi­le­tas, el de la calle Mar­qués de Pa­ra­das, una no­che es­tu­vi­mos 61 na­ti­vos de la tie­rra del Li­ber­ta­dor. La asis­ten­cia al com­ple­jo fe­rial fue in­elu­di­ble, más, el Lu­nes de fa­ro­li­llo, y es cuan­do la pre­sen­cia del duen­de lle­gó a un gru­po de ami­gos que acu­di­mos, que des­pués de ha­ber pa­sa­do una agra­da­ble no­che, ya ca­si al ama­ne­cer, Os­wal­do Lan­dae­ta, Ma­rio Gue­rra, am­bos re­cor­da­dos con el apo­do de El Ga­to, Lu­cio He­rre­ra, Lu­bín La­bra­dor y mi per­so­na, de­já­ba­mos el com­ple­jo bus­can­do en la ave­ni­da Flo­ta de In­dias, don­de cien­tos de ta­xis or­de­na­da­men­te ha­cen co­la con la fi­na­li­dad de re­co­ger tran­seún­tes, que van ha­cia sus ho­ga­res, en un si­tio de­ter­mi­na­do. Co­mo bue­nos crio­llos no hi­ci­mos la or­de­na­da co­la, sa­li­mos bus­can­do ta­xi por otro la­do, a uno que ha­bía con­clui­do su dia­rio tra­ba­jo, le hi­ci­mos se­ña el que cir­cu­la­ba por el cen­tro de la ave­ni­da, del por­que se pa­ró no lo su­pi­mos, qui­zás el duen­de se­vi­llano le obli­gó, los cin­co, en­tra­mos al ca­rro apre­ta­da­men­te. El Cho­fer to­ma vía ha­cia la Pla­za de Cu­ba, don­de ubi­ca­do es­tá el Bar José Luis de la Pla­za de Cu­ba, de in­me­dia­to al co­men­zar el tra­yec­to, quien nos ayu­dó en el tras­la­do, nos ha­ce la pre­gun­ta, sois ve­ne­zo­la­nos, el acen­to nos de­la­tó, Lu­cio es quien le afir­ma la re­pues­ta, a los que res­pon­de que él le con­du­cía a unos ami­gos ve­ne­zo­la­nos que pa­ra­ban en el Ho­tel Amé­ri­ca, men­cio­nan­do a Juan­cho Ra­ched, Ra­fael E. Casal y Lu­cio He­rre­ra Be­tan­court, la con­tes­ta que re­ci­be es de la pa­ter­ni­dad del úl­ti­mo de par­te de Lu­cio Jr., el due­ño del ta­xi ex­pre­sa el en­vío de sus sa­lu­dos al pa­dre y es cuan­do se en­te­ra de su fa­lle­ci­mien­to, pa­ra el vehícu­lo, y al ver­le los ojos, agua­dos del lí­qui­do la­gri­mal se en­con­tra­ban. Se­gui­mos y en el puen­te San Tel­mo, de nue­vo pa­ró apa­re­cien­do un es­pi­ri­tuo­so vino fino de Je­rez con el cual se brin­dó en re­cuer­do del ami­go Lu­cio. Lle­ga­mos al Ho­tel Derby y no que­ría co­brar­nos. Aca­so Se­vi­lla no tie­ne un Duen­de Es­pe­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.