Ma­ta­ron a “ba­cha­que­ro” y lo lan­za­ron en un po­zo

Notitarde - - Sucesos -

Ma­ra­cai­bo, agos­to 28.- El olor a car­ne po­dri­da, co­mo lo des­cri­bie­ron al­gu­nos testigos, aler­tó a una ve­ci­na. El ca­dá­ver de Pe­dro Elías Abagno Figueroa lo re­cu­pe­ra­ron ayer en la ma­ña­na en un po­zo en su ca­sa, en la ave­ni­da 33A del ba­rrio Los Pi­nos.

La da­ma acom­pa­ña­da del en­car­ga­do de la vivienda re­vi­sa­ron ca­da rin­cón. Se­guían el olor. En la sa­la en­con­tra­ron re­co­gi­da la ro­pa del tra­ba­ja­dor y no­ta­ron al­go ra­ro. Ca­mi­na­ron ha­cia afue­ra y abrie­ron la ta­pa de un po­zo que es­tá a un la­do de la edi­fi­ca­ción.

En­tre col­cho­nes y ba­su­ra ha­lla­ron, a seis metros de pro­fun­di­dad, el cuer­po. So­lo se avis­ta­ba una pier­na, con un tono mo­ra­do. Se es­ti­ma que Abagno per­ma­ne- ció tres días en pro­fun­di­dad del po­zo.

Los cu­rio­sos aba­rro­ta­ron la cer­ca de la ca­sa. Se­guían con su mi­ra­da los mo­vi­mien­tos de los po­li­cías. Unos no que­rían per­der­se de­ta­lles del pro­ce­di­mien­to y otros bus­ca­ban in­sis­ten­te­men­te ver el ca­dá­ver.

Una co­mi­sión de la Po­li­cía cien­tí­fi­ca jun­to a un gru­po de los Bom­be­ros de Ma­ra­cai­bo ini­cia­ron el res­ca­te. To­dos al­re­de­dor del hue­co vi­gi­la­ban, mien­tras el res­ca­tis­ta ves­tía un tra­je de pro­tec­ción pa­ra ba­jar y en­gan­char el cuer­po a la es­ca­le­ra y su­bir­lo.

“No pre­sen­tó he­ri­das, pre­su­mi­mos que lo ma­ta­ron a gol­pes”, co­men­tó un po­li­cía. (Con in­for­ma­ción de Dia­rio La Ver­dad) la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.