Adiós, Juan Ga­briel

A los 66 años fa­lle­ció un gran­de de la mú­si­ca

Notitarde - - Portada -

El Di­vo de Juá­rez fa­lle­ció ayer de un in­far­to en su re­si­den­cia en Ca­li­for­nia, dos días des­pués de su úl­ti­mo con­cier­to en Los Án­ge­les. México y el mun­do de la mú­si­ca ex­pre­sa­ron su pe­sar.

El can­tan­te y com­po­si­tor Juan Ga­briel fa­lle­ció a cau­sa de un in­far­to ayer a las 11:30 a.m. en su ca­sa de San­ta Mó­ni­ca, Ca­li­for­nia (EE.UU.) a los 66 años de edad, dos días des­pués de dar su úl­ti­mo con­cier­to en el Fó­rum de Los Án­ge­les.

El ar­tis­ta se en­con­tra­ba de gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos con su es­pec­tácu­lo “MeXXI­co Es To­do” el cual comenzó el 19 de agos­to y re­co­rre­ría 22 ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas.

El me­dio es­pe­cia­li­za­do Bill­board, en su cró­ni­ca del úl­ti­mo re­ci­tal del ar­tis­ta, des­cri­bió que can­tó du­ran­te “dos ho­ras se­gui­das” y en­sal­zó su ener­gía so­bre el es­ce­na­rio.

Juan Ga­briel tu­vo un re­co­rri­do mu­si­cal de más de 30 dis­cos gra­ba­dos y más de 100 mi­llo­nes de ejem­pla­res ven­di­dos en to­do el mun­do a lo lar­go de 46 años de ca­rre­ra.

Huér­fano de pa­dre e hi­jo de una empleada do­més­ti­ca, lle­gó a ser uno de los más gran­des com­po­si­to­res de México, con más de 600 can­cio­nes de su au­to­ría.

En sus ini­cios, cuan­do to­da­vía usa­ba su nom­bre real Al­ber­to Agui­le­ra Va­la­dez, lo­gró en los años 60 que la com­pa­ñía RCA lo con­tra­ta­ra pa­ra ha­cer co­ros a ar­tis­tas re­co­no­ci­dos, por lo que op­tó por re­gre­sar a Ciu­dad Juá­rez, don­de vi­vió su in­fan­cia.

En 1971 con­si­guió un con­tra­to de gra­ba­ción con la mis­ma com­pa­ñía y comenzó su as­cen­so a la fa­ma con su te­ma “No ten­go di­ne­ro”, del ál­bum “El Al­ma Jo­ven”.

A par­tir de ese mo­men­to, fue co­no­ci­do por el nom­bre ar­tís­ti­co de Juan Ga­briel: Juan, en ho­me­na­je a un tu­tor y Ga­briel, por su pa­dre.

El más tris­te re­cuer­do de Aca­pul­co

Amor Eterno, esa her­mo­sa can­ción la com­pu­so Juan Ga­briel ins­pi­ra­do en el fa­lle­ci­mien­to de su ma­dre en 1974. Más que una pie­za mu­si­cal es un poe­ma, un ho­me­na­je a to­das las ma­dres co­mo el mis­mo ar­tis­ta men­cio­nó en sus pre­sen­ta­cio­nes. Con res­pec­to a la par­te en que men­cio­na a Aca­pul­co hay va­rias ver­sio­nes, una es que él es­ta­ba ahí cuan­do re­ci­bió la noticia, otra, es que ahí te­nía una ca­sa que era de su ma­dre.

Jus­ta­men­te Rocío Dúr­cal lo ca­ta­pul­tó a la his­to­ria can­tan­do sus ran­che­ras, ella era su mu­sa y él su ins­pi­ra­ción. Jun­tos al­can­za­ron el éxi­to con “Amor del al­ma’’, “Se me ol­vi­dó otra vez’’, “Fue tan po­co tu ca­ri­ño’’ y, por su­pues­to, “Amor Eterno”.

“Fui­mos, so­mos y se­re­mos la man­cuer­na mu­si­cal per­fec­ta. Cuan­do deseen sa­ber de no­so­tros y de nues­tro amor eterno, ahí es­tán las can­cio­nes, los due­tos y las fo­tos’’, di­jo Juan Ga­briel al dia­rio Re­for­ma

tras el de­ce­so de la in­tér­pre­te en 2006.

Pa­dre y fi­lán­tro­po

Juanga, co­mo tam­bién se le lla­ma­ba, pa­só de ser un ga­lán pa­ra sol­te­ras a ser un can­tan­te con atuen­dos y ade­ma­nes afe­mi­na­dos, al que no le ape­na­ba usar to­nos agu­dos al can­tar ni co­que­tear con el pú­bli­co. Lle­gó a ase­gu­rar que “el ar­te es fe­me­nino’’, pe­ro nun­ca res­pon­dió di­rec­ta­men­te pre­gun­tas so­bre su orien­ta­ción se­xual. Por eso, sor­pren­dió cuan­do se su­po que tu­vo cua­tro hi­jos adop­ti­vos con su ami­ga Lau­ra Sa­las

En 2013 re­no­vó su tes­ta­men­to pa­ra de­sig­nar co­mo al­ba­cea a su hi­jo Iván Ga­briel. Sus otros hi­jos con Sa­las son Joan, Hans, Jean y Al­ber­to, to­dos con el se­gun­do nom­bre de Ga­briel. Tam­bién adop­tó a Al­ber­to Agui­le­ra II “Ju­nior’’.

Se des­ta­có co­mo fi­lán­tro­po, do­nan­do las ga­nan­cias de al­gu­nas de sus pre­sen­ta­cio­nes a ho­ga­res in­fan­ti­les en México y en 1987 fun­dó Sem­ja­se, un or­fa­na­to pa­ra 120 pe­que­ños don­de se les en­se­ña­ba mú­si­ca y el cual fi­nan­cia­ba per­so­nal­men­te.

En 1985 la aso­cia­ción de cro­nis­tas de es­pec­tácu­los de Nue­va York lo pre­mió co­mo el ar­tis­ta del año. En 2009 fue in­cor­po­ra­do al Pa­seo de las Es­tre­llas de Las Ve­gas y la Aca­de­mia La­ti­na de la Gra­ba­ción, que otor­ga los La­tin Grammy, lo hon­ró co­mo Per­so­na del Año, una ce­re­mo­nia mar­ca­da por la ale­gría en la que de­rra­mó vino y can­tó so­bre una me­sa.

Os­car D’ León, Ale­jan­dro y Vi­cen­te Fer­nán­dez, Marc Ant­hony, Luis Fon­si, Víc­tor Manuelle, Mar­co Antonio So­lís, el pre­si­den­te me­xi­cano Pe­ña Nieto, en­tre otras per­so­na­li­da­des, ma­ni­fes­ta­ron su pe­sar por la noticia.

El Go­bierno de México ha ofre­ci­do a la fa­mi­lia del can­tan­te la po­si­bi­li­dad de abrir las puer­tas del pres­ti­gio­so Palacio de Be­llas Ar­tes de la ca­pi­tal me­xi­ca­na pa­ra ve­lar al “Di­vo de Juá­rez”.

La muer­te de Juan Ga­briel tu­vo una pre­mo­ni­ción en abril de 2014 cuan­do fue hos­pi­ta­li­za­do por una neu­mo­nía tras un con­cier­to en Las Ve­gas. En esa oca­sión re­ci­bió cui­da­dos in­ten­si­vos y mu­chos te­mie­ron que no pu­die­ra so­bre­vi­vir.

Y ha lle­ga­do la ho­ra de de­cir­nos adiós

El Di­vo de Juá­rez se pre­sen­tó el vier­nes en el Fó­rum de Los Án­ge­les ves­ti­do de tra­je ne­gro con una ca­mi­sa azul, ac­tuó acom­pa­ña­do de una “ban­da com­ple­ta de ma­ria­chi”, una or­ques­ta y un gru­po de más 20 bai­la­ri­nes.

El con­cier­to se ce­le­bró en un es­ce­na­rio de 360 gra­dos y Bill­board sub­ra­yó el am­bien­te “pa­trió­ti­co” del even­to así co­mo el ho­me­na­je que el ar­tis­ta rin­dió a Rocío Dúr­cal cu­ya ima­gen apa­re­ció en las pan­ta­llas mien­tras Juan Ga­briel abor­da­ba el te­ma “Cos­tum­bres”.

“Al­ber­to Agui­le­ra Va­la­dez el día de hoy com­ple­tó su tiem­po y se gra­duó de la vi­da’’, se­ña­ló su ofi­ci­na de pren­sa en un co­rreo emi­ti­do el do­min­go por la tar­de. “Juan Ga­briel, no ha muer­to por­que co­mo Al­ber­to de­cía, ‘Mien­tras exis­ta al­guien que can­te mis can­cio­nes, Juan Ga­briel vi­vi­rá’”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.