La Sociedad RO-BA y sus crue­les ver­du­gos

Notitarde - - Ciudad - César Bur­gue­ra

Ur­na blanca. Aflo­ran los re­cla­mos, se re­co­bran re­cuer­dos y me­mo­ria, se vie­nen y con ple­na vi­gen­cia aque­llas ad­ver­ten­cias so­bre el no­ci­vo en­torno. Sec­to­res de la mis­ma opo­si­ción di­ri­gen toda su pe­sa­da ar­ti­lle­ría con­tra los tres COCCHI­ni­tos, esos mis­mos que des­de el ini­cio de la in­ter­mi­ten­te ges­tión del al­cal­de, han eri­gi­do una lu­cra­ti­va sociedad ba­jo la de­no­mi­na­ción de RO-BA. Por esa in­jus­ti­fi­ca­ble ra­zón han em­pe­za­do el des­fi­le de pro­nun­cia­mien­tos y co­mu­ni­ca­dos, co­mo el del prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción AD, quie­nes en un ac­to de pú­bli­ca con­fe­sión ma­ni­fes­ta­ban su in­ca­pa­ci­dad de se­guir ba­jo un cóm­pli­ce si­len­cio y mu­cho me­nos co­me­ter el agra­vio a

la ciu­dad de “coho­nes­tar irre­gu­la­ri­da­des, ac­tos con­tra­rios a de­re­cho o ile­ga­li­da­des”, ya que en re­pre­sen­ta­ción de la tol­da blanca en la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal, se en­cuen­tra la di­li­gen­te edil Ma­rie­la Do­mín­guez que pu­die­ra ter­mi­nar sien­do “víc­ti­ma de in­ha­bi­li­ta­cio­nes o ser lle­va­da por su omi­sión al tor­tuo­so sen­de­ro del jui­cio pe­nal por ne­gli

gen­cia cri­mi­nal”. Ru­bén Li­mas y la pro­pia Ma­rie­la ha­cen re­fe­ren­cia a in­nu­me­ra­bles reunio­nes con el al­cal­de de la ciu­dad, don­de le aler­ta­ban so­bre des­via­cio­nes y ex­ce­sos lle­va­dos a ca­bo por en­cum­bra­dos fun­cio­na­rios de su ad­mi­nis­tra­ción y que nun­ca hu­bo la vo­ca­ción de co­rre­gir, ya que la Sociedad RO-BA y sus di­lec­tos tres COCCHI­ni­tos no de­sis­ten en su afán de des­truir eco­nó­mi­ca y mo­ral­men­te el Ayun­ta­mien­to va­len­ciano. Fi­nal­men­te los blan­cos di­ri­gen­tes en­via­ron un di­rec­to men­sa­je al au­sen­te al­cal­de en el sen­ti­do de re­fren­dar to­do lo que fue trans­mi­ti­do en sus re­cu­rren­tes en­cuen­tros, con la ad­ver­ten­cia de que si per­sis­te en su si­len­cio, se ve­rán en la enojo­sa obli­ga­ción de ha­cer pú­bli­co to­do el ex­ten­so lis­ta­do de irre­gu­la­ri­da­des que se pa­sean des­de una ne­gli­gen­te ad­mi­nis­tra­ción has­ta la cen­su­ra­ble dis­po­si­ción de eji­dos y bie­nes pú­bli­cos mu­ni­ci­pa­les.

Des­lin­de na­ran­ja. Días des­pués del pro­nun­cia­mien­to de AD don­de se pre­sa­gia­ba el pe­nal y fa­tí­di­co des­tino de los re­pre­sen­tan­tes de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, apa­re­cían los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes de VP. Así Fa­rid Ri­cha­ni, Isaac Pé­rez, Rei­nal­do Ma­rre­ro, her­mano del mis­mí­si­mo se­cre­ta­rio de la AN y el con­ce­jal José Bu­ce­te acu­sa­ban que la Al­cal­día de Valencia ha­bía ex­tra­via­do su rec­to ca­mino, el ho­nes­to pro­ce­der y por tal ra­zón el par­ti­do de Leo­pol­do no iba a con­ver­tir­se en in­ge­nuo par­ti­ci­pe, ni por ac­ción y me­nos por omi­sión de to­do un tro­pel de irre­gu­la­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas que se eje­cu­tan a dia­rio en el re­cin­to mu­ni­ci­pal por par­te de una ges­tión, cu­ya can­di­da­tu­ra lle­gó a in­fil­trar­se há­bil­men­te en la Uni­dad. La me­mo­ria nue­va­men­te ha­ce su ne­ce­sa­ria apa­ri­ción y VP re­cor­da­ba que ha­ce ca­si 2 años se ha­bían des­lin­da-

do to­tal­men­te del som­brío ejer­ci­cio gu­ber­na­men­tal de Mi­guel Coc­chio­la, cuan­do un en­ton­ces des­co­no­ci­do Luis Flo­ri­do, coor­di­na­dor na­cio­nal de VP pro­cla­ma­ba que “Coc­chio­la era un trai­dor y que cual­quier ac­ti­vis­ta de VP que osa­ra tra­ba­jar en la ne­fas­ta ges­tión se­ría in­me­dia­ta­men­te ex­pul­sa­do”. VP ob­ser­va

una ges­tión pla­ga­da y con­ta­mi­na­da de con­fu­sas si­tua­cio­nes que los obli­ga a efec­tuar la pú­bli­ca re­pri­men­da pa­ra la in­me­dia­ta apli­ca­ción de los co­rrec­ti­vos, que pa­sa por la sus­ti­tu­ción en los cargos de pro­ta­gó­ni­ca ase­so­ría de los 3 COCCHI­ni­tos y la sociedad RO­BA, que se­gún los je­rar­cas de VP, son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles

de que el al­cal­de se ha­ya dis­tan­cia­do del sen­tir po­pu­lar.

Ven­te y la Mo­rín. Re­sul­ta jus­to re­co­no­cer a Ma­ría Te­re­sa Mo­rín por su vo­ca­ción en de­fen­sa de los in­tere­ses de la ciu­dad, ya que asu­mió con va­len­tía la de­nun­cia de se­ña­lar las múl­ti­ples irre­gu­la­ri­da­des que ex­hi­bía una obra del pa­tri­mo­nio del al­cal­de

de Valencia y don­de se es­ta­ban vul­ne­ran­do to­do ti­po de ordenanzas y pla­nes de desa­rro­llo, con­tan­do con la anuen­cia e inacep­ta­ble per­mi­si­vi­dad de al­tos fun­cio­na­rios. “La al­cal­día de Valencia es una al­cal­día fo­ra­ji­da” lle­ga­ba a sen­ten­ciar la Mo­rín y acu­sa­ba al ín­ti­mo en­torno de Mi­guel Coc­chio­la, la Sociedad RO-BA y los 3 COCCHI­ni­tos de pro­pi­ciar la anar­quía, des­or­den y caos en nues­tra ciu­dad. “La co­rrup­ción hay que cas­ti­gar­la ven­ga de don­de ven

ga” ase­gu­ra­ba cuan­do era re­ci­bi­da por la agru­pa­ción po­lí­ti­ca Ven­te y Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, quien or­gu­llo­sa de la va­lio­sa in­cor­po­ra­ción, apo­ya­ba to­das las ac­cio­nes em­pren­di­das por Ma­ría Te­re­sa en su de­ter­mi­na­ción por com­ba­tir la inep­ti­tud, pe­ro so­bre to­do ha­ber in­di­ca­do el ca­mino pa­ra que se es­ta­blez­can las res­pon­sa­bi­li­da­des de los de­li­tos de­li­be­ra­da­men­te co­me­ti­dos. Aque­lla ini­cia­ti­va de la Mo­rín de­can­ta­ría que un ór­gano ju­ris­dic­cio­nal or­de­na­ra la in­me­dia­ta paralización de la ile­gal edi­fi­ca­ción que pre­ten­dían le­van­tar en la ciu­dad y so­me­te­rá a los impu­tados a las san­cio­nes co­rres­pon­dien­tes. Ven­te y Ma­ría Te­re­sa mi­ran sa­tis­fe­chas co­mo se reivindican sus jus­tos re­cla­mos y de­nun­cias. La per­tur­ba­da res­pues­ta.

Un des­orien­ta­do Santiago Ro­drí­guez en su con­di­ción de al­cal­de en­car­ga­do tra­to de sa­lir­le al pa­so a to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra del ac­cio­nar mu­ni­ci­pal, ale­gan­do de ma­ne­ra con­fu­sa que era la res­pues­ta del par­ti­do Pro­gre­so, se­gún Santiago, úni­ca or­ga­ni­za­ción par­ti­dis­ta con ca­rác­ter na­cio­nal ade­más de la MUD y por lo tan­to con ma­yor au­to­ri­dad po­lí­ti­ca y mo­ral que los irri­ta­dos crí­ti­cos que ha­bían pres­ta­do sus nom­bres y si­glas pa­ra for­mar par­te de una bur­da po­li­ti­que­ría, es de­cir que to­do lo ex­pre­sa­do pú­bli­ca­men­te por AD, VP, Ven­te y has­ta la pro­pia UC en bo­ca de su se­cre­ta­rio, Pa­blo Au­re es el ela­bo­ra­do guión de un fra­ca­sa­do tea­tro po­lí­ti­co con­tra su “ama­da” Valencia y que no ce­de­rá an­te la pre­ten­sión de in­vo­lu­crar­se en es­té­ri­les de­ba­tes que com­pro­me­ten se­ria­men­te la Uni­dad, lle­gán­do­les a re­cor­dar que la cues­tio­na­da al­cal­día es pa­tri­mo­nio de la MUD y to­dos los que hoy des­con­si­de­ra­da­men­te la ata­can, son co­rres­pon­sa­bles de la ges­tión, por ello na­die po­drá com­pro­me­ter el tran­si­tar de la Sociedad RO-BA, ya que los 3 COCCHI­ni­tos lle­va­rán, con su ca­rac­te­rís­ti­ca con­duc­ta, las rien­das y des­tino de la al­cal­día va­len­cia­na. An­te el desas­tre opo­si­tor, an­te la pug­naz lu­cha, se al­za con se­rie­dad y pro­ba­da res­pon­sa­bi­li­dad, la ac­ti­tud de la frac­ción de edi­les del PSUV y Gran Po­lo Pa­trió­ti­co en el sen­ti­do de ga­ran­ti­zar la apro­ba­ción de cual­quier per­mi­so que re­quie­ra el pleno y to­tal res­ta­ble­ci­mien­to de la salud de Mi­guel Coc­chio­la pa­ra que pue­da asu­mir y cul­mi­nar su pe­ri­plo co­mo al­cal­de de Valencia. No hay es­pa­cio pa­ra re­nun­cias, ni re­em­pla­zos, ya que un año es in­su­fi­cien­te pa­ra re­cu­pe­rar a nues­tra ciu­dad del ac­tual es­ta­do de aban­dono e in­dig­nan­te de­sidia gu­ber­na­men­tal. Y esa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.