El In­mi­nen­te Co­lap­so

Notitarde - - Ciudad -

Un lon­ge­vo maes­tro de obra in­cre­pa al en­car­ga­do in­ge­nie­ro, a la sa­zón cón­yu­ge de la di­rec­to­ra de Con­trol Ur­bano: ¿Cuan­do re­tor­na Don Mi­che­lle? La no­che an­te­rior ha­bía si­do tes­ti­go del de­rrum­be de una pa­red per­te­ne­cien­te a una edi­fi­ca­ción ale­da­ña que ad­ver­tía del even­tual des­plo­me de la ile­gal obra, ex­po­nien­do la vi­da y pa­tri­mo­nio de los re­si­den­tes del vio­len­ta­do sec­tor. Con las ma­nos en su ca­be­za, con un des­en­ca­ja­do ros­tro, el maes­tro re­pe­tía in­ce­san­te­men­te que la edi­fi­ca­ción y su im­pro­vi­sa­do pro­yec­to no re­sis­ti­rían ni si­quie­ra los em­ba­tes de un mi­núscu­lo o mo­de­ra­do movimiento te­lú­ri­co. La con­cien­cia del añe­jo maes­tro de obra no lo de­ja con­ci­liar sue­ño, to­do le pa­re­ce an­gus­tian­te y ago­ta­dor. Pe­ro lle­gó la no­ti­fi­ca­ción que en si­len­cio es­pe­ra­ba el vie­jo maes­tro, la in­me­dia­ta paralización de lo cons­trui­do or­de­na­da por un tri­bu­nal de jus­ti­cia, la cual no du­dó en aca­tar y tem­blo­ro­sa­men­te abra­zan­do el ofi­cio que po­nía fin a sus tor­men­tos y de­mo­nios noc­tur­nos, so­lo pi­dió que se le per­mi­tie­ra le­van­tar la caí­da pa­red ya que re­pre­sen­ta la pre­ca­ria ga­ran­tía pa­ra que no se pro­duz­ca el ab­so­lu­to co­lap­so de to­das las viviendas ve­ci­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.