do­ble play

Notitarde - - Ciudad - Ju­lio­ca­sa­gar@gmail.com @ju­lio­ca­sa­gar

Ju­lio Cas­ti­llo

Re­vi­san­do vie­jos “Do­ble­plays” me he sor­pren­di­do yo mis­mo de las ve­ces en las que he­mos afir­ma­do que “el fu­tu­ro de Ve­ne­zue­la se de­ci­di­rá en las ca­lles”. Pues bien ha lle­ga­do el 1 de sep­tiem­bre, día en el que la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca ha fi­ja­do pa­ra que el pue­blo ve­ne­zo­lano se ex­pre­se re­cla­man­do la fe­cha pa­ra que el CNE fi­je la re­co­gi­da del 20% y se dé el Re­fe­ren­do Re­vo­ca­to­rio es­te año. Un día se­ña­la­do pa­ra que jus­ta­men­te, ha­ble la calle. Ha­ce unas se­ma­nas es­cri­bi­mos que el lap­so de pla­ni­fi­ca­ción era el co­rrec­to con­tra­rian­do lo que al­gu­nos re­zon­go­nes lle­ga­ron al des­pro­pó­si­to de de­cir de acuer­do a lo cual un lap­so tan lar­go era una trai­ción de la MUD. Hoy ve­mos có­mo pre­ci­sa­men­te ese es­pa­cio de tiem­po se ha con­ver­ti­do en lo más im­por­tan­te de la ini­cia­ti­va. En el país en­te­ro se ha pro­du­ci­do una ex­pec­ta­ti­va sin­gu­lar y el li­de­raz­go opo­si­tor ha po­di­do des­ple­gar­se en to­do el territorio, con­vir­tien­do la pre­pa­ra­ción de la To­ma de Ca­ra­cas en una ac­ti­vi­dad tan im­por­tan­te, co­mo la to­ma mis­ma. In­dí­ge­nas, sa­cer­do­tes, co­lec­ti­vos so­cia­les, han desa­rro­lla­do ini­cia­ti­vas ma­ra­vi­llo­sas pa­ra que el te­ma se con­vier­ta en una te­ma na­cio­nal y ello en sí mis­mo es un éxi­to del even­to. Ha­ga lo que ha­ga el go­bierno el 1S, ya perdió la calle, perdió la ini­cia­ti­va. Des­de ha­ce un tiem­po la agen­da po­lí­ti­ca la fi­ja la opo­si­ción y el go­bierno ac­túa a la de­fen­si­va. Si­guien­do la vie­ja con­se­ja se­gún la cual, la me­jor de­fen­sa es el ata­que. El ré­gi­men ha­ce lo úni­co que le que­da y lo úni­co que sa­be: Acre­cien­ta la re­pre­sión y tra­ta (in­fruc­tuo­sa­men­te) que los ve­ne­zo­la­nos sin­ta­mos mie­do. Y qué tra­ge­dia es pa­ra un go­bierno au­to­ri­ta­rio que ya no se le ten­ga mie­do. Ma­du­ro y su pe­que­ño co­go­llo de en­chu­fa­dos ha lo­gra­do el pro­di­gio de aca­bar con la po­la­ri­za­ción que tan­to fa­vo­re­ció a Chá­vez ca­da vez que la opo­si­ción le pi­sa­ba el pei­ne de en­fren­tar­lo en el te­rreno de la po­lí­ti­ca pu­ra. El desas­tre de vi­da que el go­bierno nos ha da­do y la pe­sa­di­lla en la que se ha con­ver­ti­do so­bre­vi­vir en Ve­ne­zue­la ha obra­do co­mo un me­ca­nis­mo pa­ra que la in­men­sa ma­yo­ría del pue­blo sien­ta que so­lo la par­ti­da de Ma­du­ro lo­gra­rá cam­biar las co­sas. No sa­be­mos cuán­ta gen­te par­ti­ci­pa­rá en la To­ma de Ca­ra­cas. Pa­re­cie­ra que se­rá mu­cha, pe­ro ya la con­vo­ca­to­ria y la ex­pec­ta­ti­va que ha crea­do ha cum­pli­do el co­me­ti­do de crear en la con­cien­cia co­lec­ti­va la idea de que so­lo sal­dre­mos de es­te desas­tre con la mo­vi­li­za­ción so­cial. El “diá­lo­go” tram­po­so pa­ra ga­nar tiem­po que el go­bierno tra­tó de po­ner en la me­sa, pa­ra la­var­se un po­qui­to la ca­ra en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal y con la ayu­da­di­ta de sus so­cios co­mer­cia­les Za­pa­te­ro, Fer­nán­dez y Torrijos, es­tá en­te­rra­do. Lue­go del 1S, las con­di­cio­nes pa­ra el úni­co diá­lo­go que Ve­ne­zue­la acep­ta­rá, el de la pre­pa­ra­ción de una tran­si­ción pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca, se es­ta­rán crean­do y for­ta­le­cien­do. Ése es otro de los mé­ri­tos de la To­ma de Ca­ra­cas. Va­mos a par­ti­ci­par con en­tu­sias­mo. Vi­gi­lan­tes de los in­fil­tra­dos del go­bierno que que­rrá que to­do ter­mi­ne en un caos. Co­mo lo di­ji­mos, ya la ini­cia­ti­va ha lo­gra­do aglu­ti­nar a la ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos, pe­ro hay que co­ro­nar la ac­ti­vi­dad con una ma­ra­vi­llo­sa mues­tra de fuer­za, re­ve­la­do­ra a los ojos del país y del mun­do que ya no que­re­mos a Ma­du­ro y su co­go­lli­to de in­efi­cien­tes y co­rrup­tos. Des­pués del 1 de sep­tiem­bre, vie­ne el 2 y pa­ra ese día tam­bién hay que pre­pa­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.