Luis León Gue­rra

Notitarde - - Ciudad - Do­ble­pla­y_llg@gmail.com @Lui­sLeo­nGue­rra

¡ HO­RA CE­RO! En me­dio de la os­cu­ri­dad de­li­be­ra­da de es­te ré­gi­men, el sá­ba­do 20 de agos­to la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria vi­si­tó el ran­cho de la fa­mi­lia Ma­cha­do en el ba­rrio Las Tri­ni­ta­rias de Ma­ra­cai­bo y de­jó su hue­lla en un be­bé de 18 me­ses que re­ci­bió “un sor­bo de agua de le­che que le cal­mó el hambre an­tes de mo­rir”, co­mo lo re­se­ñó el pe­rió­di­co La Ver­dad. Es­te con­de­na­ble dra­ma se co­no­ció pú­bli­ca­men­te, pe­ro ¿cuán­tos es­tán ocu­rrien­do en el país y no lo sa­be­mos? Si es­te abo­mi­na­ble co­mu­nis­mo no to­ca nues­tros sen­ti­mien­tos y nos ha­ce reac­cio­nar, pa­ra ir es­te jue­ves 1ro de sep­tiem­bre a la “TO­MA DE CA

RACAS” a ex­pre­sar el úni­co len­gua­je que en­tien­de es­te ré­gi­men, en­ton­ces que­dé­mo­nos en ca­sa ru­bo­ri­zán­do­nos de es­te som­brío pa­no­ra­ma, es­cri­bien­do no­ve­las de es­te fra­ca­sa­do mo­de­lo po­lí­ti­co, es­pe­ran­do que otro lo ha­ga por no­so­tros o sim­ple­men­te ha­blan­do pa­ja. Or­ga­ni­zar la “TO­MA DE Css” le mue­ve el pi­so al go­bierno na­cio­nal. No en­cuen­tra qué ha­cer pa­ra de­te­ner es­te ma­les­tar po­pu­lar que in­sis­te en pro­cu­rar un cambio cons­ti­tu­cio­nal a tra­vés del RE­FE­REN­DO RE­VO­CA­TO­RIO. Es me­jor per­der a es­te ré­gi­men en la vi­da, que per­der la vi­da en es­te ré­gi­men. ¡A-Des­tiem­po! AD con acier­tos y erro­res es­tá en la his­to­ria de­mo­crá­ti­ca de Ve­ne­zue­la. En opinión per­so­na­lí­si­ma, cree­mos que al­gu­nos di­ri­gen­tes ade­cos, en es­te mo­men­to, han aban­do­na­do su hu­mil­dad pa­ra des­em­pol­var es­pue­las y ac­cio­nar con­tra ve­ci­nos en con­do­mi­nio. En me­dio del boom de su lí­der Henry Ra­mos Allup pien­san que tie­nen po­lí­ti­ca­men­te al país aga­rra­do por la chi­va. Por el con­tra­rio, es un fla­co fa­vor que le ha­cen a un di­ri­gen­te na­ci­do, for­ma­do y prác­ti­ca­men­te ex­pul­sa­do por com­pa­ñe­ri­tos de es­te te­rru­ño; que hoy en el añe­ja­mien­to de su ca­rre­ra se en­cuen­tra en la cús­pi­de pú­bli­ca. In­mis­cuir­se en es­ca­ra­mu­zas con­tra Hen­ri­que Ca­pri­les por la ca­rre­ra pre­si­den­cial y lue­go re­tra­tar­se con VP pa­ra mal po­ner a ges­tio­nes del en­torno, co­mo las al­cal­días de San Die­go y Valencia, son in­di­cios de sem­brar mi­nas en el cam­po de la MUD en mo­men­tos de cla­mor uni­ta­rio pa­ra sa­car a es­te ré­gi­men. Có­mo cues­tio­nar des­pués de tres años un tra­ba­jo del cual fue­ron co­par­tí­ci­pes, de una u otra for­ma. De­sear­le que le va­ya mal al al­cal­de Mi­guel Coc­chio­la, es de­sear­le que le va­ya mal al mu­ni­ci­pio Valencia. Los sie­te as­pi­ran­tes de­cla­ra­dos, por aho­ra, a bur­go­maes­tre de Valencia de­be­rían pre­pa­rar­se con tra­ba­jo y es­pe­rar las pri­ma­rias del pró­xi­mo año pa­ra de­ci­dir con vo­tos y no lan­zan­do pie­dras. Por los mo­men­tos, dé­jen­le tra­ba­jar. “Es ab­sur­do que fuer­zas de­mo­crá­ti­cas vuel­van a la dis­cor­dia y a en­tre­de­vo­rar­se, cuan­do el enemi­go ace­cha”, di­jo Ró­mu­lo Be­tan­court… ¡A QUIEN PUE­DA

IN­TERE­SAR! El eje de la ave­ni­da Andrés Eloy Blan­co des­de la ave­ni­da La­ra has­ta el en­la­ce Ca­rie­llo, tie­ne un Pe­dul (uso) co­mer­cial de­cla­ra­do, apro­ba­do en 2013 en la ges­tión del al­cal­de Ed­gar­do Pa­rra. La ca­carea­da obra que se le­van­ta en la zo­na de La Vi­ña, li­mi­ta por el nor­te con cen­tro de ofi­ci­nas, clí­ni­ca La Vi­ña y el Uro­ló­gi­co; por el sur con res­tau­ran­tes, es­cue­las y co­mer­cios; por el oes­te con To­rre Mo­vil­net, cc Si­glo XXI y ho­tel Ve­ne­tur; por el es­te con cc Con­cep­to La Vi­ña, Se­gu­ros Ca­ra­cas y co­le­gios. Lo otro co­rres­pon­de a la cul­tu­ra de la pro­tes­ta… ¡EL

IM­PUES­TO DEPUESTO! Pa­ra co­no­cer me­jor la de­ci­sión del TSJ que sus­pen­de de efec­to el nue­vo im­pues­to in­mo­bi­lia­rio de Valencia, va­mos a gra­fi­car­lo to­man­do la prue­ba del re­ci­bo de pa­go de la se­ño­ra que vi­ve en la ve­ni­da Bo­lí­var. Con el in­cre­men­to la se­ño­ra can­ce­la­ba des­de enero, por es­te con­cep­to in­mo­bi­lia­rio, 584,83 bo­lí­va­res fuer­tes men­sua­les (el va­lor de una em­pa­na­da ca­lle­je­ra). Con la me­di­da del TSJ, aho­ra la se­ño­ra re­gre­sa a la or­de­nan­za de 2006 pa­ra pa­gar­le al mu­ni­ci­pio Bsf. 13,63 (la pri­me­ra de 42 cuo­tas pa­ra com­prar la mis­ma em­pa­na­da). El ar­gu­men­to del de­man­dan­te es que es­te au­men­to es­ta­ba em­po­bre­cien­do eco­nó­mi­ca­men­te a la se­ño­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.