El Bur­ki­ni sus­ti­tu­ye al Bi­ki­ni: Y Des­pués?

Brú­ju­la di­plo­má­ti­ca

Notitarde - - Opinión - Mi­los Al­ca­lay

Du­ran­te es­te ve­rano cas­ti­ga­do por una ola de ca­lor tar­dío pro­vo­ca­da por la ca­ní­cu­la, los fran­ce­ses pu­die­ron re­fres­car sus mi­ra­das con los afi­ches co­lo­ca­dos en los kios­kos anun­cian­do la ex­hi­bi­ción de fo­to­gra­fías que re­cuer­dan la apa­ri­ción de los bi­ki­nis ha­ce 70 años. Las her­mo­sas abue­li­tas, jó­ve­nes en­ton­ces, fes­te­ja­ban el fin del to­ta­li­ta­ris­mo na­zi y de los ho­rro­res de la gue­rra, ex­pre­san­do de esa for­ma par­te de su de­seo de li­ber­tad. Al­gu­nas dé­ca­das más tar­de, el des­ta­pe apa­re­ce en las pla­yas de Saint Tro­pez, Ni­za y la Cos­ta Azul, mos­tran­do la osa­día de jó­ve­nes y me­nos jó­ve­nes con el uso del to­pless co­mo in­du­men­ta­ria de li­be­ra­ción de una nue­va épo­ca. Muy di­fe­ren­te es la ac­tual apa­ri­ción de los Bur­ki­ni que pa­ra mu­chos, no se tra­ta de una mo­da, sino del ape­go a los sig­nos ex­ter­nos del is­lam, ya que con­si­de­ran que re­pre­sen­ta un pe­li­gro pa­ra la cul­tu­ra re­pu­bli­ca­na, afec­ta­da por una nue­va iden­ti­dad mar­ca­da por los emi­gra­dos que se nie­gan a asi­mi­lar­se al país re­cep­tor. En el pa­sa­do, se vio en el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, la po­si­bi­li­dad de com­par­tir un des­tino co­mún re­co­no­cien­do la li­ber­tad re­li­gio­sa, pe­ro man­te­nien­do el es­pí­ri­tu de la lai­ci­dad co­mo pla­ta­for­ma de fon­do pa­ra los asi­mi­la­dos. Lo cier­to es que el sur­gi­mien­to ma­si­vo de cien­tos de mi­les de re­fu­gia­dos ha trans­for­ma­do el mapa hu­mano, mien­tras que la apa­ri­ción de ex­pre­sio­nes ex­ter­nas de al­gu­nos mo­de­los re­li­gio­sos de cor­te fun­da­men­ta­lis­ta unido a la apa­ri­ción del te­rro­ris­mo, han des­per­ta­do pe­sa­di­llas y an­gus­tias en enor­mes sec­to­res de la po­bla­ción. Es en ese te­mor que de­be en­con­trar­se la ba­se de la po­lé­mi­ca de­ci­sión de 30 Al­cal­des del país Ga­lo que de­cre­ta­ron la prohi­bi­ción del uso del Bur­ki­ni en las pla­yas por con­si­de­rar que aten­ta con­tra la tra­di­ción Re­pu­bli­ca­na y re­pre­sen­ta el ries­go de im­po­ner­le a jó­ve­nes fran­ce­sas de pa­dres mu­sul­ma­nes, una cul­tu­ra en la que la pre­sión fa­mi­liar, re­li­gio­sa o so­cial las ale­ja del pro­ce­so de asi­mi­la­ción e in­te­gra­ción. El Go­bierno So­cia­lis­ta de Ho­llan­de re­fle­ja po­si­cio­nes con­tra­dic­to­rias en­tre sus Mi­nis­tros, que van des­de el res­pal­do que el Pri­mer Mi­nis­tro Ma­nuel Valls le dio a los Al­cal­des, has­ta la po­si­ción crí­ti­ca re­pre­sen­ta­da por la Mi­nis­tro de Educación Na­jat Va­llaud- Bel­ka­cem que ve en la prohi­bi­ción un “ai­re de ra­cis­mo”. Has­ta tal pun­to ha lle­ga­do la preo­cu­pa­ción, que el Con­se­jo de Es­ta­do fi­jó una po­si­ción a fa­vor del uso del Bur­ki­ni, mien­tras que le­gis­la­do­res han anun­cia­do la in­ten­ción de que sea tra­ta­do por una nue­va ley que re­gla­men­te el te­ma, ale­gan­do la ne­ce­si­dad de de­fen­der la li­ber­tad y la igual­dad de se­xos. Es­tan­do en ple­na pre-cam­pa­ña pa­ra ele­gir a los fu­tu­ros can­di­da­tos Pre­si­den­cia­les, el Bur­ki­ni no ha si­do es­ca­ti­ma­do por nin­gún can­di­da­to. El más vehe­men­te en con­tra del uso de la ves­ti­men­ta orien­tal ha si­do Sar­kozy quien pre­go­na que los nue­vos fran­ce­ses de­ben adop­tar la his­to­ria y las cos­tum­bres del país, a lo que otro can­di­da­to de la de­re­cha Alain Ju­pe si bien se mues­tra crí­ti­co al uso del Bur­ki­ni, propone un Acuer­do con los Mu­sul­ma­nes fran­ce­ses pa­ra evi­tar su uso. Las reac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les no se de­ja­ron es­pe­rar en­tre quie­nes es­tá el Al­cal­de de Lon­dres de re­li­gión mu­sul­ma­na al igual que va­rias Or­ga­ni­za­cio­nes No Gu­ber­na­men­ta­les que con­de­nan la Is­la­mo­fo­bia. Es un de­ba­te com­ple­jo, en el que los he­re­de­ros de la Fran­cia de la igual­dad, fra­ter­ni­dad y li­ber­tad se mue­ven en are­nas mo­ve­di­zas preo­cu­pa­dos por lo que pue­da su­ce­der des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.