Ve­ne­zue­la y las olimpiadas

Notitarde - - Economis - Do­min­go Si­fon­tes

Re­cien­te­men­te dis­cu­tía­mos en la uni­ver­si­dad que Ve­ne­zue­la ha­bía lo­gra­do su me­jor par­ti­ci­pa­ción his­tó­ri­ca en los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro, la pla­ta de Yu­li­mar Ro­jas y los bron­ces de Her­nán­dez y Fi­nol me­jo­ran las tres (3) me­da­llas de bron­ce de Vidal, Bo­lí­var y Ca­ta­rí en Los Án­ge­les 84. Has­ta aquí to­do pa­re­ce es­tar bien; sin em­bar­go, los re­cur­sos des­ti­na­dos al ci­clo olím­pi­co ha­cen pen­sar que no to­do fue así.

De acuer­do a fuen­tes ofi­cia­les, la pre­pa­ra­ción de los atle­tas (ci­clo olím­pi­co) cos­tó 150 mi­llo­nes de dó­la­res y la de­le­ga­ción no su­peró los 88 atle­tas. Con un pre­su­pues­to de esa mag­ni­tud es ló­gi­co que sur­jan pre­gun­tas res­pec­to a su ma­ne­jo por­que el desem­pe­ño pa­re­ce­ría po­bre si se com­pa­ra con otros paí­ses y la in­ver­sión rea­li­za­da. Po­co a po­co ha ido sur­gien­do in­for­ma­ción so­bre la ex­pe­rien­cia de de­ter­mi­na­dos atle­tas du­ran­te el ci­clo olím­pi­co: un na­da­dor ven­dió su ca­rro pa­ra po­der ir a las olimpiadas, otros no tu­vie­ron una re­la­ción re­gu­lar con sus en­tre­na­do­res y por su­pues­to, al­gu­nos re­ci­bie­ron los re­cur­sos sin fal­ta e in­clu­so su­mas su­pe­rio­res a las de otros com­pa­ñe­ros.

En tér­mi­nos com­pa­ra­ti­vos, la ac­tua­ción ve­ne­zo­la­na es un fra­ca­so si se com­pa­ra con Co­lom­bia, Ucrania, Bie­lo­rru­sia o Ka­za­jis­tán por so­lo men­cio­nar 4 paí­ses que tu­vie­ron me­jor ac­tua­ción que Ve­ne­zue­la y muy pro­ba­ble­men­te el cos­to de su ci­clo olím­pi­co fue mu­cho me­nor. Tam­bién es cier­to que és­ta es la cuar­ta olim­pia­da con­se­cu­ti­va en la que Ve­ne­zue­la ob­tie­ne al me­nos una me­da­lla, sien­do la ra­cha más lar­ga de su his­to­ria; sin em­bar­go, que­da el mal sa­bor de bo­ca por­que -pa­ra va­riar- la cuen­ta no cua­dra: se in­vir­tió mu­cho di­ne­ro y el re­sul­ta­do es po­bre, in­clu­yen­do los di­plo­mas olím­pi­cos ob­te­ni­dos. A los atle­tas po­co hay que re­pro­char­les, ser un atle­ta de al­ta com­pe­ten­cia y lle­gar a unos jue­gos olím­pi­cos me­re­ce el res­pe­to y la con­si­de­ra­ción de to­do el país. En un país sin tra­di­ción en la eva­lua­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas lo su­ce­di­do en las olimpiadas pa­sa des­aper­ci­bi­do, pe­ro créan­me que por me­nos de eso en otros paí­ses rue­dan ca­be­zas, pe­ro co­mo es­ta­mos en la tie­rra de lo po­si­ble hay que ce­le­brar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.