Al­cal­día de Ti­na­qui­llo do­nó te­rreno a la Dió­ce­sis de San Car­los

Pa­ra la for­ma­ción cris­tia­na del pue­blo

Notitarde - - San Carlos-Tinaco-Tinaquillo -

Ti­na­qui­llo, agos­to 29 (Pren­sa Al­cal­día de Ti­na­qui­llo).- Du­ran­te la san­ta mi­sa de cambio de pá­rro­co de la igle­sia Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro en Ti­na­qui­llo, la Al­cal­día Bo­li­va­ria­na de es­te mu­ni­ci­pio hi­zo pú­bli­ca la do­na­ción de un lo­te de te­rreno a la Dió­ce­sis de San Car­los, don­de se edi­fi­ca­rán un nue­vo tem­plo y sa­lo­nes que ser­vi­rán pa­ra la for­ma­ción hu­ma­na y cris­tia­na del pue­blo.

La ac­ti­vi­dad tam­bién fue apro­ve­cha­da pa­ra con­fe­rir la Or­den Ciu­dad de Ti­na­qui­llo en su pri­me­ra cla­se al pá­rro­co sa­lien­te, pa­dre De­me­trio Ji­mé­nez.

El al­cal­de Luis Yo­yot­te Ro­jas, acom­pa­ña­do de la pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal y de otros miem­bros del tren eje­cu­ti­vo, par­ti­ci­pó en la eu­ca­ris­tía pre­si­di­da por mon­se­ñor Po­li­to Ro­drí­guez Méndez, obis­po de la Dió­ce­sis de San Car­los, en la cual con­fia­ba los cui­da­dos de la re­fe­ri­da pa­rro­quia al pres­bí­te­ro Ale­xan­der Quintero, miem­bro de los sa­cer­do­tes del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, me­jor co­no­ci­dos co­mo pa­dres deho­nia­nos.

An­tes de cul­mi­nar la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca, las au­to­ri­da­des ci­vi­les de la lo­ca­li­dad pro­ce­die­ron a en­tre­gar la Or­den Ciu­dad de Ti­na­qui­llo al pa­dre De­me­trio Ji­mé­nez, por su des­ta­ca­da con­tri­bu­ción en la for­ma­ción mo­ral y cris­tia­na del pue­blo de Dios que pe­re­gri­na en es­ta lo­ca­li­dad.

El Al­cal­de agra­de­ció al pa­dre De­me­trio el ser­vi­cio hu­mil­de y en­tre­ga­do en fa­vor de los ti­na­qui­lle­ros. “Pa­dre, ca­da vez que ven­ga a Ti­na­qui­llo sién­ta­se co­mo en su ca­sa. Gra­cias por to­do cuan­to hi­zo por es­te pue­blo y re­cuér­de­nos en sus ora­cio­nes”, di­jo Yo­yot­te.

Del mis­mo mo­do, el pa­dre De­me­trio agra­de­ció al pue­blo y al Al­cal­de por el re­co­no­ci­mien­to. “No he he­cho más que lo que de­bía ha­cer. Los sa­cer­do­tes es­ta­mos pa­ra ser­vir a Dios y a sus hi­jos”. Re­cal­có que des­de su lle­ga­da tra­ba­jó bien con las au­to­ri­da­des lo­ca­les, pues am­bas es­tán lla­ma­das a tra­ba­jar en uni­dad por el bien co­mún de to­das las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.