Nai­ro Quin­ta­na ga­nó dé­ci­ma eta­pa

El colombiano su­mó pri­me­ra vic­to­ria la­ti­noa­me­ri­ca­na

Notitarde - - Deportes -

La­gos de Co­va­don­ga (As­tu­rias), agos­to 29 (EFE).- El colombiano Nai­ro Quin­ta­na (Mo­vis­tar) so­bre­vo­ló los Pi­cos de Eu­ro­pa y fir­mó en so­li­ta­rio una ex­hi­bi­ción que le dio la vic­to­ria en la dé­ci­ma eta­pa de la Vuel­ta dispu­tada a tra­vés de 188,7 ki­ló­me­tros en­tre Lu­go­nes y La­gos de Co­va­don­ga, don­de vol­vió a en­fun­dar­se el mai­llot ro­jo.

Quin­ta­na, “El cón­dor” de Bo­ya­cá, des­pe­gó a 5 ki­ló­me­tros de la ci­ma en res­pues­ta a un ata­que de Al­ber­to Con­ta­dor, atra­pó a los su­per­vi­vien­tes de la fu­ga y se mar­chó im­pa­ra­ble a la con­quis­ta de una ci­ma mí­ti­ca don­de re­cu­pe­ró la ro­ja.

El ha­cha­zo de Quin­ta­na no lo pu­do aguan­tar Al­ber­to Con­ta­dor, de nue­vo en la pe­lea, pe­ro per­ju­di­ca­do en me­ta a 1.05 mi­nu­tos y ya a 2.54 en la ge­ne­ral. Tam­po­co Val­ver­de, que se de­jó 28 se­gun­dos, ni el colombiano Chaves, que ter­mi­nó a 1.02.

Otro gol­pe de mo­ral pa­ra Nai­ro, de 26 años, con­ven­ci­do de que es po­si­ble ga­nar a su bes­tia ne­gra en el Tour, el que le ha re­le­ga­do dos ve­ces al se­gun­do pues­to en Pa­rís. Y un ho­me­na­je al mí­ti­co “es­ca­ra­ba­jo” Lu­cho He­rre­ra, quien le­van­tó los bra­zos en La­gos dos ve­ces, en 1987, año de su vic­to­ria fi­nal, y en 1991.

Aho­ra se lo cree. “Siem­pre so­ñé con ga­nar en es­ta ci­ma por la his­to­ria que tie­ne. Aho­ra me sien­to muy bien, me­jor que Froo­me, pe­ro an­te la con­tra­rre­loj de la úl­ti­ma se­ma­na necesito 3 mi­nu­tos”, ex­pre­só el neo­gra­na­dino a agen­cia EFE. Es­tos los cálcu­los del ci­clis­ta de Tun­ja, quien se ca­yó en los pri­me­ros ki­ló­me­tros, sin con­se­cuen­cias.

La sa­li­da des­de Lu­go­nes fue rá­pi­da y ner­vio­sa, con cons­tan­tes in­ten­tos de fu­ga. Y con va­rias caí­das, que afec­ta­ron, en­tre otros mu­chos al colombiano Ata­pu­ma y man­dó a ca­sa a Irí­zar, Re­za y Hu­zars­ki.

Hablaron Con­ta­dor y Quin­ta­na. Una co­la­bo­ra­ción po­día arrui­nar a Froo­me. Hu­bo relevos mien­tras las fuer­zas res­pe­ta­ron al ma­dri­le­ño, pe­ro Quin­ta­na an­da­ba so­bra­do y a 4 de me­ta des­pe­gó co­mo un avión pa­sa­do el Mi­ra­dor de la Rei­na. Desata­do, se fue a por Ge­sink, ya ex­haus­to, lo de­jó sen­ta­do y se fue di­rec­to a la glo­ria.

Res­ta­ba por sa­ber cuál se­ría la he­ri­da de Froo­me. El bri­tá­ni­co, fiel a su es­ti­lo y es­tra­te­gia de siem­pre, no se ce­bó, subió a su rit­mo, mi­ran­do el po­ten­ció­me­tro, y con su “mo­li­ni­llo” fue aga­rran­do uno a uno a to­dos los co­rre­do­res que lle­va­ba por de­lan­te.

Una reac­ción ca­si mi­la­gro­sa que evi­tó una des­co­mu­nal ave­ría. De per­der 1 minuto a 28 se­gun­dos pue­de ir una Vuel­ta. La ca­rre­ra se ani­ma. Que­da mon­ta­ña pa­ra Quin­ta­na. Y la crono pa­ra Froo­me. Aho­ra a des­can­sar, ha­cer cuen­tas, y ma­ña­na a Pe­ña Ca­bar­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.