Los tres COCCHI­ni­tos

Notitarde - - Ciudad - Gio­van­ni Na­ni

Éra­se una vez, una her­mo­sa ciu­dad don­de sus ha­bi­tan­tes de­ci­die­ron que p a p á COCCHIno

fue­se je­fe, en vis­ta de ello, és­te le di­jo a tres de sus hi­jos.

–Va­yan ca­da uno a di­rec­cio­nes dis­tin­tas y ayú­den­me, eso sí, siem­pre si­guien­do mis or­de­nes. Un buen día el lo­bo de la co­rrup­ción le to­ca la puer­ta a la ca­sa he­cha de pa­ja, en don­de se en­car­ga­ban de la pu­bli­ci­dad, di­cién­do­le al pri­mer

COCCHI­ni­to: –Ven con­mi­go, ha­ga­mos mu­chas va­llas y lle­ne­mos las re­des so­cia­les con men­ti­ras pa­ra que crean que pa­pá COCCHIno es­tá tra­ba­jan­do y se ol­vi­den que prác­ti­ca­men­te no vi­ve en Ve­ne­zue­la. Con los ojos abier­tos el COCCHI­ni­to fue y gas­tó for­tu­nas en co­lo­ri­dos car­te­les y en cuen­tas fal­sas de twit­ter e ins­ta­gram. En vis­ta de ello, rá­pi­da­men­te el lo­bo de la in­ca­pa­ci­dad to­có la puer­ta del se­gun­do COCCHI­ni­to di­cién­do­le: –To­dos sa­be­mos que no pue­des re­co­ger la ba­su­ra, así que haz­te la víc­ti­ma y cul­pa a otro. Im­pre­sio­na­do de las sa­bias pa­la­bras del lo­bo, tra­tó de in­ven­tar­le a la gen­te mil ex­cu­sas pa­ra ver si po­día sa­lir del ato­lla­de­ro, ig­no­ran­do el gra­ve da­ño que le oca­sio­na­ba a la salud de los lu­ga­re­ños. Pe­ro el más vi­vo de to­dos los ani­ma­les fue el lo­bo de la co­di­cia, quien to­can­do la puer­ta del ter­cer COCCHI­ni­to que por cier­to era el fa­vo­ri­to de pa­pá COCCHIno le di­jo: – Yo sé que quie­res ser Al­cal­de pe­ro el desas­tre de tu pa­dre es­tá arrui­nán­do­te los pla­nes. El po­bre COCCHI­ni­to so­llo­zan­do con las ma­nos en la ca­be­za pre­gun­tó: – ¿Qué ha­go ami­go lo­bo?, Ten­go un par­ti­do de ma­le­tín y sin mi­li­tan­cia, ade­más nos ata­can por­que nues­tro pa­dre nos ha aban­do­na­do. A lo que el lo­bo le con­tes­tó en­fu­re­ci­do: – ¡No seas ton­to! En­gá­ña­los di­cien­do que tu par­ti­do po­lí­ti­co es na­cio­nal y a los que nos ata­can di­les que de­jen la po­li­ti­que­ría, usa el pre­tex­to de la Uni­dad co­mo es­cu­do, ¡to­dos los pi­llos lo ha­cen! Lo que tran­qui­li­zó al ter­cer COCCHI

ni­to que siem­pre en­con­tra­ba con­sue­lo en las úti­les re­fle­xio­nes del lo­bo.

Y así pa­sa­ron los años, el pa­pá COCCHIno no tu­vo más re­me­dio que se­guir li­dian­do con sus hi­jos ya que ellos a pe­sar de es­tar do­mi­na­dos por los lo­bos, cum­plían a ca­ba­li­dad sus or­de­nes, ava­lan­do ile­ga­li­da­des y por su­pues­to, ol­vi­dán­do­se del pue­blo que una vez con­fió en ellos, pe­ro to­tal, eso de ayu­dar a la co­mu­ni­da­des ja­más es­tu­vo en sus pla­nes. Por eso, co­lo­rín co­lo­ra­do, es­te cuen­to ca­si ha ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.