Ne­gro Pri­me­ro pros­pe­ra con ha­tos de ga­na­de­ría

Notitarde - - Portada - Co­rreo: Co­mu­ni­da­des­sur­no­ti­tar­de@gmail.com

Pro­duc­ción de car­ne, que­so y na­ti­lla es una ac­ti­vi­dad que se ex­pan­de en esa zo­na ru­ral de la pa­rro­quia va­len­cia­na.

Va­len­cia, agos­to 30 ( De­si­reé Agui­llón Ro­drí­guez).- La pa­rro­quia Ne­gro Pri­me­ro se ha ca­rac­te­ri­za­do des­de sus ini­cios por la gran can­ti­dad de ali­men­tos que pro­du­ce ca­da año a tra­vés de la agri­cul­tu­ra, pues en su ma­yo­ría son cam­pe­si­nos que lle­van to­da su vi­da de­di­ca­dos a la siem­bra, la­bor ma­yor­men­te he­re­da­da por fa­mi­lia­res. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años han ex­pan­di­do sus tra­ba­jos a la ga­na­de­ría, pro­duc­ción de que­so y na­ti­lla en pro de to­dos los ha­bi­tan­tes.

Al re­co­rrer las in­men­si­da­des de pai­sa­jes de es­te lu­gar ubi­ca­do en el sur de la ciu­dad, se pue­de ob­ser­var que ade­más de los di­fe­ren­tes cul­ti­vos tam­bién pre­do­mi­na la cría y en­gor­de de ga­na­do.

Ca­be des­ta­car que la ga­na­de­ría en Ve­ne­zue­la se pue­de di­fe­ren­ciar se­gún sus téc­ni­cas y sus fi­nes. Pue­de ser ex­ten­si­va: re­qui­rién­do­se a gran­des ex­ten­sio­nes de tie­rras -ha­tos- y el li­bre pas­to­reo de gran­des re­ba­ños de ga­na­do -bo­vino y ca­ba­llar-; co­mo tam­bién es in­ten­si­va: cuan­do se in­vier­te ca­pi­tal en el es­ta­ble­ci­mien­to de po­tre­ros, el me­jo­ra­mien­to de los pas­tos y la aten­ción de la ca­li­dad ge­né­ti­ca y la sa­lud de los ani­ma­les.

En al­gu­nos ca­sos el ga­na­do per­ma­ne­ce es­ta­bu­la­do y es ali­men­ta­do con fór­mu­las con­cen­tra­das pa­ra cu­brir to­das sus ne­ce­si­da­des e in­cre­men­tar el ren­di­mien­to por uni­dad ani­mal.

Fa­mi­lia Mo­ri­llo

Or­lan­do Mo­ri­llo es na­ti­vo de la pa­rro­quia, ha­bi­ta en la co­mu­ni­dad de Ba­rran­co­nes y es uno de los que se ha de­di­ca­do a la ga­na­de­ría. Des­de su ni­ñez ob­ser­vó a su pa­dre tra­ba­jar en la cría de ga­na­do y en mu­chas opor­tu­ni­da­des en la siem­bra, es­to pa­ra bus­car el sus­ten­to dia­rio de la fa­mi­lia. “To­dos he­mos se­gui­do sus pa­sos”, ex­pre­só.

Ha­ce me­nos de cin­co años se po­día ob­ser­var a Or­lan­do tra­ba­jan­do en con­jun­to con el ma­ta­de­ro de Güi­güe, lu­gar en el que la­bo­ró más de 20 años y pu­do man­te­ner a su es­po­sa y cua­tro hi­jos.

Ac­tual­men­te es­tá de­di­ca­do a sus tie­rras. Co­men­ta que la fin­ca es su vi­da, que una de las co­sas que más dis­fru­ta es per­ma­ne­cer to­do el día la­bo­ran­do con la fir­me con­vic­ción de man­te­ner el ne­go­cio fa­mi­liar. Son 60 hec­tá­reas que al­ber­gan una gran can­ti­dad de ani­ma­les que be­ne­fi­cian a gran par­te de las per­so­nas que ha­cen vi­da en es­te lu­gar.

“Aho­ri­ta es­toy tra­ba­jan­do pa­ra man­te­ner es­to por­que la si­tua­ción es­tá di­fí­cil, ya no es co­mo an­tes, aho­ra no te­ne­mos ca­si ga­nan­cias. Sin em­bar­go, se­gui­mos tra­ba­jan­do pa­ra la gen­te”, re­ve­ló.

In­sis­te en que a pe­sar de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca no tie­ne pen­sa­do ir­se del país, ya que es­tá se­gu­ro de que “no hay mal que du­re mil años ni cuer­po que lo re­sis­ta”.

“No­so­tros so­mos del cam­po y aquí nos que­da­mos”, agre­gó. A pe­sar de ello reite­ró el lla­ma­do pa­ra me­jo­rar la via­li­dad de la pa­rro­quia.

Son mu­chas las fa­mi­lias en la pa­rro­quia que se de­di­can a la cría y en­gor­de de ga­na­do, ade­más pro­du­cen que­so y na­ti­lla a pre­cios ase­qui­bles.

La ga­na­de­ría en Ve­ne­zue­la se di­fe­ren­cia por las téc­ni­cas y sus fi­nes.

Más de 60 has son uti­li­za­das en su ma­yo­ría pa­ra la cría de ga­na­do

En la co­mu­ni­dad de Ba­rran­co­nes nin­gún ani­mal es­tá ama­rra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.