Ga­nas de se­guir

Notitarde - - Opinión - Ja­vier Gon­zá­lez Sán­chez Pe­rio­dis­ta / Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias

Vik­tor Frankl, psi­co­te­ra­peu­ta, sos­te­nía que en si­tua­cio­nes ex­tre­mas, don­de la pro­pia vi­da y la de los ami­gos es­tá ame­na­za­da ca­da se­gun­do, to­das las ac­cio­nes que la per­so­na rea­li­za es­tán en­ca­mi­na­das a un úni­co fin, la su­per­vi­ven­cia. Mi­les de re­fu­gia­dos su­fren ca­da idea en su in­ten­to por so­bre­vi­vir. Son cuan­ti­fi­ca­dos por los me­dios co­mo in­di­vi­duos, nú­me­ros en una lis­ta. Na­die po­ne nom­bre a los mi­les de his­to­rias que hay de­trás de ese in­gen­te nú­me­ro de per­so­nas que ven en los te­le­dia­rios. Al­gu­nos han per­di­do a sus fa­mi­lias, sus ami­gos, to­do lo que les era co­no­ci­do. En es­tas si­tua­cio­nes es di­fí­cil en­con­trar­le un sen­ti­do a la vi­da.

Gue­rra, ni­ños con ham­bre, per­so­nas ape­lo­to­na­das en una pa­te­ra, gen­te in­de­fen­sa, fa­mi­lias fal­tas de to­do; mi­se­ria, al fin y al ca­bo. Es­tas son las imá­ge­nes que se vie­nen a la men­te de la ma­yo­ría de las per­so­nas cuan­do pien­san en la pa­la­bra ‘re­fu­gia­do’. Ca­si nin­guno pien­sa en Sig­mund Freud, Fre­de­rick Cho­pin o Isa­bel Allen­de, gran­des fi­gu­ras que tu­vie­ron que huir de sus ho­ga­res por la gue­rra y la per­se­cu­ción, al igual que el res­to de los re­fu­gia­dos. No los co­lo­ca­mos den­tro de la mis­ma ca­te­go­ría que a Eins­tein o Ro­bert Ca­pa por­que no sa­be­mos quié­nes son, no co­no­ce­mos su his­to­ria, sus lo­gros. Pa­ra la ma­yo­ría de no­so­tros los re­fu­gia­dos no son más que fo­to­gra­fías de per­so­nas ham­brien­tas en una pla­ya, nú­me­ros, ma­sas sin nom­bre. Sen­tir que eres con­si­de­ra­do un ser hu­mano de se­gun­da, que no me­re­ces pro­tec­ción, pue­de ha­cer me­lla en la psi­que de una per­so­na.

“Quien tie­ne al­go por qué vi­vir, es ca­paz de so­por­tar cual­quier có­mo. Quien tie­ne un por qué vi­vir en­con­tra­rá ca­si siem­pre el có­mo”, di­jo Nietz­che. Es­ta cues­tión se plan­tea a dia­rio en las men­tes de un re­fu­gia­do. ¿Por qué se­guir ade- lan­te? So­bre to­do, aque­llos que ya han per­di­do has­ta la es­pe­ran­za. Mu­chas fa­mi­lias que ne­ce­si­tan ayu­da han si­do re­cha­za­das y en­via­das a zo­nas don­de co­rren pe­li­gro, don­de la muer­te les ro­dea a ca­da ins­tan­te. Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas han ca­li­fi­ca­do es­tas zo­nas co­mo “se­gu­ras”. En Tur­quía la po­bla­ción kur­da, que re­pre­sen­ta un gran por­cen­ta­je de los re­fu­gia­dos, es­tá ame­na­za­da por los ex­tre­mis­tas re­li­gio­sos. Sin em­bar­go, es­te país re­ci­be a gru­pos de re­fu­gia­dos a dia­rio, tras­la­da­dos des­de zo­nas don­de sí es­ta­rían se­gu­ros. Los cam­pos de re­fu­gia­dos pre­sen­tan con­di­cio­nes in­hu­ma­nas, fal­ta de ali­men­tos, de ro­pa, me­di­ci­nas… ca­da día se en­cuen­tran más lle­nos y los re­cur­sos es­ca­sean.

Al no re­ci­bir la ayu­da de los go­bier­nos en los que ha­bían de­po­si­ta­do sus es­pe­ran­zas mu­chos caen en la de­ses­pe­ra­ción. In­clu­so la con­duc­ta pue­de ser trans­for­ma­da por es­tas si­tua­cio­nes límites. El afán de so­bre­vi­vir pue­de lle­var a com­ba­tir con­tra her­ma­nos y ami­gos pa­ra con­se­guir el úl­ti­mo tro­zo de pan. Frankl afir­mó que la si­tua­ción no es de­ter­mi­nan­te, que to­dos po­de­mos lle­gar a mos­trar bon­dad in­clu­so a cos­ta de la vi­da. “A un hom­bre le pue­den ro­bar to­do, me­nos una co­sa, la úl­ti­ma de las li­ber­ta­des del ser hu­mano, la elec­ción de su pro­pia ac­ti­tud an­te cual­quier ti­po de cir­cuns­tan­cias, la elec­ción del pro­pio ca­mino”, ex­pu­so. Es­te au­tor desa­rro­lló una co­rrien­te psi­co­ló­gi­ca co­no­ci­da co­mo lo­go­te­ra­pia. Con­sis­te en que el pa­cien­te se en­fren­te al sen­ti­do de su vi­da me­dian­te un diá­lo­go sin­ce­ro y con­fron­te su con­duc­ta en es­te sen­ti­do

Cuan­do la pro­pia vi­da y la de los se­res que­ri­dos se en­cuen­tran ame­na­za­das de for­ma con­ti­nua el ser hu­mano sue­le en­trar en un es­ta­do de apa­tía. Vik­tor Frankl lo des­cri­bió co­mo una es­pe­cie de muer­te emo­cio­nal que el ce­re­bro rea­li­za pa­ra po­der so­por­tar to­do el ho­rror que ro­dea a la per­so­na. La reali­dad de la per­so­na se dis­tor­sio­na. Ba­jo la pre­sión se ma­ni­fies­tan con­duc­tas inusua­les co­mo la año­ran­za de la so­le­dad o sen­tir­se ju­gue­te del des­tino. El pa­sa­do que­da atrás y el fu­tu­ro se ve lleno de in­cer­ti­dum­bre. ¿Has­ta cuán­do du­ra­rá es­ta si­tua­ción? ¿Ma­ña­na se­gui­re­mos to­dos con vi­da? Son las pre­gun­tas sin res­pues­tas que tor­tu­ran la men­te de los re­fu­gia­dos. Pe­ro Frankl de­fien­de que una per­so­na pue­de so­bre­po­ner­se al en­torno, aun­que no sea fá­cil. El sen­ti­do de la vi­da no de­be ser al­go abs­trac­to, sino al­go tan­gi­ble y fí­si­co que ha­ga que la per­so­na ten­ga ga­nas de se­guir, ga­nas de lu­char pa­ra al­can­zar así un sen­ti­do pa­ra su vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.