En nom­bre de Dios

Notitarde - - Ciudad - Cha­ri­to Ro­jas Cha­ri­to­ro­jas2010@hot­mail.com @cha­ri­to­ro­jas

“El pue­blo de Ve­ne­zue­la, fiel a su tra­di­ción re­pu­bli­ca­na, a su lu­cha por la in­de­pen­den­cia, la paz y la li­ber­tad, des­co­no­ce­rá cual­quier ré­gi­men, legislación o au­to­ri­dad que con­tra­ríe los va­lo­res, prin­ci­pios y ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas o me­nos­ca­be los de­re­chos

hu­ma­nos.” Art. 350, Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la vi­gen­te.

Cuen­ta la his­to­ria bí­bli­ca que los fi­lis­teos que­rían do­mi­nar a los is­rae­li­tas. El rey Saúl ha­bía ofre­ci­do ri­que­zas al gue­rre­ro que ga­na­ra en ba­ta­lla al gi­gan­te de 3 me­tros Go­liat, quien to­dos los días, du­ran­te 40 días, en la ma­ña­na y en la no­che, se aso­ma­ba al cam­po de ba­ta­lla pa­ra bur­lar­se del pue­blo de Is­rael. El rey ne­ce­si­ta­ba de­te­ner es­ta ver­güen­za. Da­vid, un jo­ven pas­tor que lle­va­ba pro­vi­sio­nes a sus dos her­ma­nos sol­da­dos, se pre­sen­tó an­te Saúl y ofre­ce en­fren­tar a Go­liat, por­que tie­ne ex­pe­rien­cia: ha ma­ta­do un león y un oso que que­rían co­mer­se sus ove­jas. El rey se opo­ne: “No pue­des, eres un ni­ño y Go­liat ha si­do sol­da­do siem­pre.”

Da­vid bus­có unas pie­dras pa­ra uti­li­zar su hon­da con­tra el gi­gan­te, quien al ver­lo se ríe in­cré­du­lo. “Ven acá” di­ce Go­liat, “y da­ré a co­mer tu cuer­po a los pá­ja­ros y los ani­ma­les”. Da­vid en­fren­ta al gi­gan­te fi­lis­teo acos­tum­bra­do a ma­tar y ven­cer y le di­ce: “Tú vie­nes a mí con es­pa­da, una lan­za y una ja­ba­li­na, pe­ro yo voy con­tra ti con el nom­bre de Jeho­vá. Hoy Jeho­vá te da­rá en las ma­nos mías y yo te de­rri­ba­ré.” Así lo hi­zo, de un so­lo chi­na­zo le cla­vo en la ca­be­za una gran pie­dra que ma­tó en el ac­to a Go­liat. Al ver a su gue­rre­ro muer­to, los fi­lis­teos hu­ye­ron, los is­rae­li­tas los si­guen y ga­nan la ba­ta­lla. La fe y la ac­ción uni­das pa­ra lo­grar la vic­to­ria.

Cuen­ta la his­to­ria que en 1918 un bri­llan­te abo­ga­do in­dio pro­mo­vió un mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta cu­ya ban­de­ra era la “no co­la­bo­ra­ción” y la “desobe­dien­cia ci­vil” pa­ra lo­grar la au­to­no­mía de su país del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. Lle­ga al Con­gre­so y allí aprue­ban la pues­ta en prác­ti­ca de su re­sis­ten­cia pa­si­va y no vio­len­ta, pe­ro fir­me. El pue­blo lo apo­dó “Mahat­ma” (“el Mag­ná­ni­mo”), alu­dien­do a sus do­tes de pro­fe­ta y san­to que guia­ba las ma­sas em­po­bre­ci­das pe­ro lle­nas de fe.

En 1930 lla­ma a mar­chas con­tra las le­yes mo­no­pó­li­cas, exi­gien­do la sa­li­da de los bri­tá­ni­cos de su tie­rra. Irre­fre­na­bles mu­che­dum­bres iban de ciu­dad en ciu­dad, si­guien­do a Mahat­ma, quien lue­go de ser de­rro­ta­do en una me­sa de ne­go­cia­cio­nes en Lon­dres, se re­ti­ra po­lí­ti­ca­men­te has­ta 1940 cuan­do agi­ta las an­sias de li­ber­tad has­ta lo­grar el na­ci­mien­to de la Unión In­dia. Su in­fi­ni­to amor por los hom­bres y por su país, sus ayu­nos por la cau­sa, su de­vo­ción re­li­gio­sa, lo hi­cie­ron lí­der po­lí­ti­co y es­pi­ri­tual más allá de las fron­te­ras de la In­dia. Mahat­ma Gand­hi es hoy sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca de los pue­blos an­te los abu­sos de los po­de­ro­sos. Nue­va­men­te, la fe y la ac­ción uni­das, lo­gran­do vic­to­rias.

Cuen­ta la his­to­ria que en 1951, ba­jo la ins­pi­ra­ción de Gand­hi, el Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano en Su­rá­fri­ca, pro­po­nía mé­to­dos de lu­cha no vio­len­tos. La Li­ga de la Ju­ven­tud era pre­si­di­da por un jo­ven abo­ga­do, que or­ga­ni­za­ba cam­pa­ñas de desobe­dien­cia ci­vil con­tra las le­yes se­gre­ga­cio­nis­tas del “apart­heid”: Nel­son Man­de­la. Cum­plió 3 años con­fi­na­do en Johannesburgo, cuan­do la re­pre­sión pro­du­jo 8.000 de­ten­cio­nes. Cuan­do lo li­be­ran, co­mien­za su cam­pa­ña por la Car­ta de la Li­ber­tad, que ba­jo la óp­ti­ca hu­ma­nis­ta pro­mue­ve un Es­ta­do mul­ti­rra­cial, igua­li­ta­rio y de­mo­crá­ti­co.

La mar­gi­na­ción y la mi­se­ria pa­ra la po­bla­ción de co­lor arre­cia, mien­tras el Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano rea­li­za ma­ni­fes­ta­cio­nes y boi­cots que lle­van a pri­sión a la ma­yo­ría de sus lí­de­res. Se pro­du­ce la ma­tan­za de Shar­pe­vi­lle, en la que la po­li­cía dis­pa­ró con­tra una mul­ti­tud des­ar­ma­da, ma­tan­do a 69 ma­ni­fes­tan­tes. El go­bierno de­cla­ró es­ta­do de emer­gen­cia y Man­de­la es de­te­ni­do en 1962 y con­de­na­do por sa­bo­ta­je y cons­pi­ra­ción pa­ra de­rro­car al go­bierno. Es­tu­vo pre­so du­ran­te 27 años, ais­la­do y sin es­pe­ran­zas. El go­bierno re­cha­za­ba to­das las pe­ti­cio­nes por su li­ber­tad. Su lar­go pre­si­di­do hi­zo de Nel­son Man­de­la una le­yen­da del su­fri­mien­to y la lu­cha de los sud­afri­ca­nos por su li­ber­tad.

Mo­les­tos con su fa­ma mun­dial, en 1984 el go­bierno ofre­ce li­be­rar­lo si se con­fi­na en uno de los ghet­tos ne­gros. Man­de­la re­cha­zó el ofre­ci­mien­to. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ca­lle, la po­bla­ción ci­vil exi­gien­do li­ber­tad, las agre­sio­nes con­tra la gen­te de co­lor, obli­ga­ron al go­bierno, pre­sio­na­do tam­bién por la opi­nión pú­bli­ca mun­dial, a des­mon­tar el apart­heid, li­be­rar a Man­de­la y ne­go­ciar el tran­si­to a una de­mo­cra­cia mul­ti­rra­cial. Nel­son Man­de­la fue el pri­mer pre­si­den­te ne­gro de Su­dá­fri­ca y su ma­yor lo­gro fue la re­con­ci­lia­ción na­cio­nal. La fe y la ac­ción mo­vie­ron tam­bién es­ta vic­to­ria.

Cuen­ta la his­to­ria que Po­lo­nia es­ta­ba do­mi­na­da por el co­mu­nis­mo des­de 1945. En los as­ti­lle­ros de Gdansk, na­ce So­li­da­ri­dad, el pri­mer sin­di­ca­to in­de­pen­dien­te en un país del bloque so­vié­ti­co. Con la ben­di­ción del pa­pa po­la­co Juan Pa­blo II, So­li­da­ri­dad em­pren­de la lu­cha co­mo un mo­vi­mien­to obre­ris­ta ca­tó­li­co que rá­pi­da­men­te se ex­tien­de de­trás de la cor­ti­na de hie­rro y se con­vier­te en un par­ti­do po­lí­ti­co que lle­ga a te­ner 10 mi­llo­nes de mi­li­tan­tes.

So­li­da­ri­dad pi­de li­ber­tad y elec­cio­nes. El Pre­si­den­te del go­bierno, Ma­ris­cal Woj­ciech Ja­ru­zels­ki, de­cla­ra la ley mar­cial y en­car­ce­la a la ma­yo­ría de sus di­ri­gen­tes, en­tre ellos a Lech Wa­le­sa, su lí­der. Si­gue una se­rie de huel­gas en mi­nas, tre­nes y puer­tos, des­pués que el go­bierno anun­cia au­men­tos ma­si­vos en los ali­men­tos. Las huel­gas en 1988 for­za­ron al go­bierno a ne­go­ciar con So­li­da­ri­dad ir a las ur­nas y pier­de las elec­cio­nes. Lech Wa­le­sa es el nue­vo pre­si­den­te de Po­lo­nia, por la vía pa­cí­fi­ca y elec­to­ral. La fe y la ac­ción de­rro­ta­ron al co­mu­nis­mo po­la­co.

Cuen­ta la his­to­ria re­cien­te, que en Ve­ne­zue­la un go­bierno trai­cio­nan­do el vo­to so­be­rano, bur­ló a la de­mo­cra­cia y desaca­tó la cons­ti­tu­ción. Los ve­ne­zo­la­nos in­ten­ta­ron vías de pro­tes­ta: la pa­cí­fi­ca, la no tan pa­cí­fi­ca, el pa­ro, la de­man­da in­ter­na­cio­nal. Has­ta que com­pro­bó que el país de­mo­crá­ti­co era ma­yo­ría, que nin­gún ré­gi­men por po­de­ro­so que se crea es­tá por en­ci­ma de la cons­ti­tu­ción y que to­dos sus fun­cio­na­rios son em­plea­dos del pue­blo y no del go­bierno de turno. Con mi­llo­nes de exi­lia­dos, mi­llo­nes de em­po­bre­ci­dos, sin ali­men­tos ni me­di­ci­nas, con el país en ban­ca­rro­ta y los de­re­chos hu­ma­nos pi­so­tea­dos por un ré­gi­men en­quis­ta­do en el po­der, los ve­ne­zo­la­nos abren una vía de pa­so a la de­mo­cra­cia és­te 1° de sep­tiem­bre. Y nue­va­men­te la fe y la ac­ción se­rán cru­cia­les en la vic­to­ria. Co­mo di­jo Da­vid: “Me en­fren­tas con ar­mas y vio­len­cia. Yo te en­fren­to en nom­bre de Dios”.

“Mas Jeho­vá es­tá con­mi­go, co­mo po­de­ro­so gi­gan­te, por tan­to, los que me per­si­guen tro­pe­za­rán y no pre­va­le­ce­rán, se­rán aver­gon­za­dos en gran ma­ne­ra, por­que no pros­pe­ra­rán, ten­drán per­pe­tua con­fu­sión que ja­más se­rá ol­vi­da­da”. Co­mo ani­llo al de­do, lo di­ce la Bi­blia, Je­re­mías 20:11.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.