Una to­ma pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca

Notitarde - - Ciudad - Vi­cen­te Lo­zano

En un sis­te­ma de go­bierno de­mo­crá­ti­co, las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas del país, tie­nen la más ab­so­lu­ta li­ber­tad pa­ra ma­ni­fes­tar su so­li­da­ri­dad o re­cha­zo, en la ma­ne­ra co­mo se ad­mi­nis­tra la Na­ción. Na­die en el país pue­de ne­gar que es­ta­mos en una cri­sis que nun­ca ha­bía­mos te­ni­do. La ma­la ad­mi­nis­tra­ción y la co­rrup­ción han lle­va­do al país a un de­te­rio­ro tan pro­fun­do, que el 85% de los ha­bi­tan­tes re­cha­za la ges­tión del go­bierno. Eso es tan cier­to, que quie­nes ayer apo­ya­ron las po­lí­ti­cas im­pues­tas des­de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, hoy son los más afec­ta­dos. El ni­vel de vi­da de las cla­ses po­pu­la­res, las de más ba­jos re­cur­sos, es­tán en su peor mo­men­to. Se en­cuen­tran vi­vien­do en un país in­hós­pi­to, don­de los ser­vi­cios pú­bli­cos son de­fi­cien­tes, el ac­ce­so a las me­di­ci­nas y la es­ca­sez de ali­men­tos, les lle­van a una si­tua­ción de­plo­ra­ble. To­dos nos pre­gun­ta­mos el por­qué he­mos lle­ga­do a esa si­tua­ción tan la­men­ta­ble. So­lo la po­de­mos en­ten­der por­que vi­vi­mos en unos ni­ve­les de co­rrup­ción que ja­más ha­bía te­ni­do es­te país. Co- rrup­ción que ha afec­ta­do en su ma­yor mag­ni­tud a las fa­mi­lias po­bres de ba­jos in­gre­sos. Esa mis­ma gen­te que ma­dru­ga fren­te a los abas­tos y su­per­mer­ca­dos o en los hos­pi­ta­les pa­ra ser aten­di­dos de cual­quier en­fer­me­dad. Ese mis­mo pue­blo que ve el de­rro­che del di­ne­ro, la co­rrup­ción, la in­se­gu­ri­dad y los ma­los ser­vi­cios pú­bli­cos. Allí es­tá la ra­zón de to­do el de­sen­can­to que sien­ten esas fa­mi­lias de ve­ne­zo­la­nos que en el pa­sa­do apo­ya­ron y de­fen­die­ron al cha­vis­mo. Ma­ña­na sal­drán a la ca­lle pa­cí­fi­ca­men­te a pro­tes­tar y re­cla­mar sus de­re­chos por te­ner una vi­da me­jor, un me­jor fu­tu­ro pa­ra sus hi­jos y un me­jor ma­ne­jo de los re­cur­sos del país. Aca­bar con el cán­cer de la co­rrup­ción, te­ner la es­pe­ran­za que ca­da día que ama­ne­ce se­rá me­jor y con expectativas de un me­jor ni­vel de vi­da, pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que hoy es­tán su­frien­do por una ma­la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Los ve­ne­zo­la­nos no nos me­re­ce­mos es­ta vi­da de an­gus­tia. Pa­cí­fi­ca­men­te acu­da­mos a la ci­ta que nos ha­ce­mos to­dos los que que­re­mos vi­vir en paz. No he­mos si­do un pue­blo de lu­chas so­cia­les, he­mos vi­vi­do en her­man­dad y no per­mi­ta­mos que és­te be­llo y no­ble país, ter­mi­ne en un con­flic­to so­cial que nos de­vo­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.