San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-La Entrada-San Diego - Rosa de Sca­rano

Dios es gran­de, su gra­cia y bon­dad es in­fi­ni­ta. No hay tro­pie­zo, no exis­te obs­tácu­lo que nos ame­dren­te y qui­te el áni­mo cuan­do te­ne­mos in­có­lu­me la fe y con ella, bien acom­pa­ña­dos con nues­tros va­lo­res mo­ra­les y éti­cos, cum­pla­mos con nues­tro de­ber de cris­tia­nos, pal­pi­tan­do co­ra­zo­nes con el do­lor del pró­ji­mo. Me ha to­ca­do cum­plir la in­te­rrum­pi­da ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va trun­ca­da a mi que­ri­do es­po­so, En­zo Sca­rano, pe­ro no ha de­ja­do de es­tar a tu la­do y el de la gen­te que siem­pre le ha pro­di­ga­do el ma­yor de sus afec­tos, cariño sin­ce­ro que ha si­do so­por­te de una ges­tión que, a pe­sar de to­do, es co­no­ci­da en to­do el país y apre­cia­da en su con­te­ni­do so­cial y hu­mano. En es­te se­gun­do se­mes­tre nos sen­ti­mos com­pla­ci­dos y sa­tis­fe­chos por ha­ber cum­pli­do con esa la­bor y nos lle­na­mos de ale­gría con la en­tre­ga de más de 8 mil kit es­co­la­res, y no se ha de­ja­do de tra­ba­jar en el man­te­ni­mien­to vial, in­clu­yen­do nue­vas y ex­pe­di­tas vías así co­mo tam­bién co­rri­gien­do los ba­cheos, den­tro de una programación es­ta­bi­li­za­da. Nues­tra po­li­cía mu­ni­ci­pal fue in­ter­ve­ni­da, pe­ro ello no fue óbi­ce pa­ra que de­ja­ra de pre­va­le­cer en la ins­ti­tu­ción el de­ber de tra­ba­jar, y exi­gir de los or­ga­nis­mos na­cio­na­les apro­pia­da en­tre­ga de pa­tru­llas y mo­tos, que tar­da aun en lle­gar, y en re­cien­te re­co­no­ci­mien­to ofi­cial se nos ca­ta­lo­gue co­mo uno de los mu­ni­ci­pios de me­jor ca­li­dad de se­gu­ri­dad en la re­gión, prue­ba de un sos­te­ni­do y has­ta sa­cri­fi­ca­do tra­ba­jo de nues­tros agen­tes y ofi­cia­les de man­do, así co­mo de la co­mu­ni­da­des en per­ma­nen­te coope­ra­ción co­mu­nal; re­co­no­ci­do así por el pro­pio Co­man­dan­te de la Po­li­cía del Es­ta­do. A pe­sar de las fa­llas del ser­vi­cio de ener­gía eléc­tri­ca gu­ber­na­men­tal, no he­mos de­te­ni­do el tra­ba­jo pa­ra la ilu­mi­na­ción en va­rios sec­to­res. Pe­se tam­bién a di­fi­cul­ta­des y pro­ble­mas del país se­gui­mos en el es­fuer­zo de brin­dar la me­jor ca­li­dad de vi­da de los ciu­da­da­nos, cul­mi­nan­do el Plan Va­ca­cio­nal y la ac­ti­vi­dad cul­tu­ral que no ce­sa y la edu­ca­ción que es mo­ti­vo de or­gu­llo. Esa es nues­tra res­pues­ta a to­do lo su­ce­di­do pa­ra afron­tar lo que sea, pa­ra que bri­lle la paz, la jus­ti­cia y, flo­rez­ca la uni­dad, por­que en SAN DIE­GO, SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE TO­DOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LOGRAREMOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.