Res­tos de Juan Ga­briel fue­ron in­ci­ne­ra­dos

Notitarde - - Espectáculos - EFE/ Te­le­vi­sa.com

El des­tino de los res­tos de Juan Ga­briel ha si­do to­da una in­cóg­ni­ta pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y pa­ra los fie­les ad­mi­ra­do­res del can­tan­te. Y es que la fa­mi­lia de “El de Juá­rez” ha res­guar­da­do en com­ple­ta pri­va­ci­dad dón­de se­rá la úl­ti­ma mo­ra­da del ar­tis­ta y sí ac­ce­de­rán a que se le reali­cen los ho­me­na­jes en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes y en Ciu­dad Juá­rez; sin em­bar­go, se con­fir­mó que su cuer­po fue cre­ma­do la no­che de es­te lu­nes 29 de agos­to. En su cuen­ta ofi­cial de Twit­ter, Ma­ra Pa­tri­cia Cas­ta­ñe­da dio a co­no­cer que pe­se a la pe­ti­ción del pú­bli­co, los hi­jos del can­tau­tor de­ci­die­ron cre­mar su cuer­po en Anaheim, Ca­li­for­nia, lu­gar al que fue tras­la­da­do tras per­ma­ne­cer en una funeraria tras su re­pen­ti­na muer­te a cau­sa de un in­far­to. “A las 20:45 del lu­nes 29 fue­ron cre­ma­dos los res­tos de Juan Ga­briel en Anaheim, Ca­li­for­nia. Des­tino des­co­no­ci­do. Se­gui­re­mos in­for­man­do”, pre­ci­só la pe­rio­dis­ta. Has­ta el mo­men­to, la fa­mi­lia de Juan Ga­briel pi­dió res­pe­to pa­ra su due­lo, el cual quie­ren lle­var en com­ple­ta pri­va­ci­dad y ale­ja­do del ace­cho de la pren­sa, por lo que se des­co­no­ce dón­de se­rán de­po­si­ta­dos los res­tos. Una ami­ga cer­ca­na del can­tan­te, Sil­via Ur­qui­di, in­di­có que ellos es­tán muy afec­ta­dos por el su­ce­so. “A pe­sar de que Juan Ga­briel per­te­ne­ce a Mé­xi­co, se nos ol­vi­dó que ellos es­tán vi­vien­do el due­lo más gran­de que pue­de vi­vir una fa­mi­lia, que se va la ca­be­za de esa fa­mi­lia y que quie­ren es­tar ellos con él y asi­mi­lar lo que les es­tá pa­san­do”, co­men­tó la ín­ti­ma de Juan Ga­briel.

Sa­quea­ron ca­sa del “Di­vo de Juá­rez”

La muer­te de Juan Ga­briel ha al­ber­ga­do mu­chas in­cóg­ni­tas, de có­mo era la re­la­ción con sus hi­jos, de su he­ren­cia y de los pro­yec­tos mu­si­ca­les que no cul­mi­nó. Pe­ro aho­ra es­to se ve em­pa­ña­do por un ru­mor en el que ase­gu­ran que los fa­mi­lia­res de “El Di­vo de Juá­rez” sa­quea­ron sus ca­sas a po­cas ho­ras del fa­lle­ci­mien­to del can­tan­te. De acuer­do con Las Ma­ña­ni­tas Show, los co­la­bo­ra­do­res del can­tau­tor y al­gu­nos miem­bros de su fa­mi­lia co­men­za­ron una pe­lea a po­cas ho­ras de su de­ce­so por al­gu­nos bie­nes. Un tes­ti­go pre­ci­só a di­cho me­dio que uno de los pri­me­ros sa­queos fue he­cho por Je­sús Sa­las, cu­ña­do del ar­tis­ta.

In­di­ca­ron que el su­je­to lle­gó a la re­si­den­cia que te­nía Juan Ga­briel en Can­cún, Quin­ta­na Roo, y que co­men­zó a ex­traer jo­yas, do­cu­men­tos y bie­nes mu­si­ca­les que te­nía ahí el in­tér­pre­te de “Siem­pre en mi men­te”. De­ta­lla­ron que el cu­ña­do del ar­tis­ta tam­bién echó del in­mue­ble a va­rios co­la­bo­ra­do­res del oriun­do de Pa­rá­cua­ro.

La fuen­te pre­ci­só a Las Ma­ña­ni­tas Show que Sa­las se lle­vó con­si­go va­rios de­mos, can­cio­nes iné­di­tas y ma­te­rial en ví­deo ja­más an­tes vis­to. El su­je­to pla­nea­ba lle­var­se al­gu­nas es­cul­tu­ras de la ca­sa, y ase­gu­ra­ba que su so­brino Iván, al­ba­cea del can­tan­te, lo ha­bía en­via­do, por lo que in­clu­so uti­li­zó un ca­mión de mu­dan­zas pa­ra tras­la­dar las per­te­nen­cias de Juan Ga­briel.

Juan­ga es­ta­ba bien an­tes de su­frir el in­far­to

El can­tau­tor me­xi­cano Juan Ga­briel se en­con­tra­ba bien de sa­lud an­tes de su­frir un “in­far­to ful­mi­nan­te” la ma­ña­na del do­min­go en su ca­sa en San­ta Mó­ni­ca (Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos) que aca­bó con su vi­da, in­for­mó ayer su re­pre­sen­tan­te, Gil­ber­to An­dra­de.

En de­cla­ra­cio­nes a Ra­dio Fór­mu­la, An­dra­de in­di­có que es­ta­ba con Juan Ga­briel cuan­do su­frió de ma­ne­ra re­pen­ti­na el in­far­to, “to­do fue muy rá­pi­do”.

“Él es­ta­ba bien, aca­bá­ba­mos de tra­ba­jar el vier­nes, el miér­co­les gra­ba­mos un ví­deo con Pat­ti Aus­tin, la no­che pre­via es­tá­ba­mos ha­blan­do de tra­ba­jo, de la gi­ra en Su­da­mé­ri­ca”, afir­mó al alu­dir a las es­pe­cu­la­cio­nes que han sur­gi­do en los úl­ti­mos días so­bre su es­ta­do de sa­lud.

Con­tó que te­nía dia­be­tes, por lo que “cui­da­ba mu­cho su ali­men­ta­ción y to­ma­ba su me­di­ca­men­to”, pe­ro era una “per­so­na que se subía a un es­ce­na­rio y po­día ha­cer seis ho­ras (de es­pec­tácu­lo)”.

“Una per­so­na que es­tá en­fer­ma no te rin­de así en el es­ce­na­rio. Hay mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes”, pe­ro “fue al­go re­pen­tino”, se­ña­ló muy con­mo­vi­do.

El do­min­go es­ta­ba des­can­san­do en su ca­sa, pro­si­guió. “Le gus­ta­ba mu­cho esa zo­na, es­tar ahí, de­ci­dió no ir­se el sá­ba­do a El Pa­so (ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se fron­te­ri­za con Mé­xi­co) y di­jo: ‘vá­mo­nos el do­min­go tem­prano’, ya es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra sa­lir y es cuan­do pa­só to­do”, na­rró.

El au­tor de éxi­tos co­mo “Amor eterno”, “Has­ta que te co­no­cí” y “Yo no na­cí pa­ra amar” ofre­ció el vier­nes su úl­ti­mo con­cier­to en el Fó­rum de Los Án­ge­les, en el mar­co de su gi­ra “MéXXi­co es to­do”, y el do­min­go te­nía pre­vis­to ofre­cer otro en El Pa­so, fron­te­ri­zo con la me­xi­ca­na Ciu­dad Juá­rez que vio cre­cer al ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.