Fie­bre de ba­lón en los ne­go­cios

Notitarde - - Internacional - Beatriz de Ma­jo C.

Des­de ini­cios de 2015 em­pre­sa­rios chi­nos de bol­si­llos pro­fun­dos han in­ver­ti­do más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res en la ad­qui­si­ción de clu­bes de fút­bol de Eu­ro­pa. En los úl­ti­mos me­ses equi­pos tan em­ble­má­ti­cos co­mo el AC Mi­lán y el In­ter Mi­lán así co­mo los in­gle­ses, Man­ches­ter y As­ton, o bien han re­ci­bi­do apor­tes de ca­pi­tal o han si­do ín­te­gra­men­te ad­qui­ri­dos por ca­pi­ta­lis­tas chi­nos. En el ori­gen de es­ta fie­bre chi­na es­tá un de­seo per­so­nal del man­da­ta­rio asiá­ti­co, trans­mi­ti­do a sus hom­bres de ne­go­cios, de con­ver­tir a su país en una for­ta­le­za pa­ra el de­por­te que cuen­ta con el ma­yor con­tin­gen­te de se­gui­do­res en el mun­do. Pe­ro la co­sa no es tan sen­ci­lla co­mo pa­re­ce. Pa­re­cie­ra que hay un do­ble mer­ca­do de ac­to­res. Uno con­for­ma­do por con­glo­me­ra­dos de pe­so y ri­gor em­pre­sa­rial pa­ra quie­nes el ne­go­cio sí pin­ta al­ta­men­te lu­cra­ti­vo en­tre quie­nes se en­cuen­tran Da­lian Wan­da, Fo­sun y Chi­na Me­dia Ca­pi­tal, y otro que lo in­te­gran ca­pi­ta­les de me­dia ta­lla y orí­ge­nes no tan cla­ros. En­tre es­tos úl­ti­mos ha ha­bi­do so­na­dos ca­sos que han ter­mi­na­do en es­tre­pi­to­sos fra­ca­sos. Pa­ra com­pe­tir en es­te co­di­cia­do me­dio no es so­lo im­por­tan­te con­tar con los hom­bres que co­rren tras los ba­lo­nes en las me­jo­res can­chas del mun­do. Hay que te­ner fue­lle fi­nan­cie­ro su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­se igual­men­te tan­to de las em­pre­sas que tie­nen en su ha­ber los de­re­chos de trans­mi­sión y aque­llas que se ocu­pan del ma­ne­jo de la pu­bli­ci­dad. Y es allí don­de se dis­tin­guen los mo­ros de los cris­tia­nos. La con­clu­sión es que pa­ra lle­gar a los al­ta­res de es­te ne­go­cio del de­por­te, no so­lo hay que con­tar con una ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de­mos­tra­da y un im­por­tan­te apo­yo ofi­cial, sino con una des­tre­za de ma­ne­jo muy mi­nu­cio­so de ca­da uno de los seg­men­tos que lo com­po­nen, ade­más de te­ner una vi­sión de lar­go pla­zo muy ator­ni­lla­da co­mo ac­ti­tud de ne­go­cios, ya que las pers­pec­ti­vas de ren­ta­bi­li­dad son al­ta­men­te in­cier­tas en me­dio de las tur­bu­len­cias eco­nó­mi­cas mun­dia­les ac­tua­les y las ines­ta­bi­li­da­des de las mo­ne­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.