En Ve­ne­zue­la se ha­ce jazz gra­cias a un mu­cha­cho lla­ma­do Gerry Weil

Cris­ti­na Raf­fa­lli cuen­ta la v vi­da del “jazz­man”j en su nue­vov li­brob

Notitarde - - Ciudad - Da­nie­la Chi­ri­nos Arrie­ta

Cris­ti­na Ra­fa­lli se con­fie­sa pe­rio­dis­ta, me­ló­ma­na y ma­má de mú­si­co. Vi­ve en París ( Fran­cia) des­de ha­ce tres años, pe­ro a fi­na­les de ju­lio pa­sa­do, hi­zo una bre­ve vi­si­ta a su Ve­ne­zue­la na­tal. La ra­zón, pre­sen­tar su más re­cien­te li­bro, Al rit­mo de Gerry Weil, que na­ció de las ru­ti­nas de lle­var a su hi­jo Die­go a las cla­ses de mú­si­ca con el maes­tro aus­tría­co­ve­ne­zo­lano.

Más que un pro­yec­to, es­te se­ría un nue­vo re­to co­mo pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra, por­que so­bre los hom­bros del pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria que es­ta­ba por con­tar, re­po­sa un tí­tu­lo de en­ver­ga­du­ra: Sin ha­ber na­ci­do en es­tas la­ti­tu­des ca­ri­be­ñas, Ger­hard Weil­heim o Gerry Weil es re­co­no­ci­do co­mo el maes­tro del jazz ve­ne­zo­lano.

Pia­nis­ta, com­po­si­tor, arre­glis­ta y edu­ca­dor. A eso se ha de­di­ca­do Gerry Weil prác­ti­ca­men­te los 77 años que tie­ne de vi­da, cum­pli­dos el 11 de agos­to. Cris­ti­na, en cam­bio, lo de­fi­ne co­mo un ser mís­ti­co, que vi­ve de su es­pi­ri­tua­li­dad, que cree en el po­der im­ba­ti­ble del amor por en­ci­ma de cual­quier fuer­za, que ha leí­do mu­chos de los li­bros sa­gra­dos por los que se ri­ge bue­na par­te de la hu­ma­ni­dad, pe­ro, so­bre to­do, que con­ci­be a la mú­si­ca co­mo su re­li­gión.

“En Ve­ne­zue­la se ha­ce jazz gra­cias a que un día ese mu­cha­cho lle­gó a nues­tras cos­tas”, ase­ve­ra Cris­ti­na ya con el li­bro en la mano y tras 5 años aden­trán­do­se en los re­co­ceos de la vi­da del maes­tro.

A la es­pe­ra de una res­pues­ta

Sa­ba­na Gran­de, Ca­ra­cas. Ahí que­da el es­tu­dio de Gerry Weil des­de la dé­ca­da de los 60. Ca­da vez que Cris­ti­na iba a bus­car a su hi­jo se de­ja­ba atra­par por las anéc­do­tas que és­te le con­ta­ba con en­tu­sias­mo, eso la lle­vó a plan­tear­se un via­je a tra­vés de la vi­da del jazz­man.

Era el año 2011. Su ami­ga y co­le­ga, Mi­la­gros So­co­rro le su­gi­rió que es­ta­ba en la me­jor po­si­ción de es­cri­bir ese li­bro que en­ton­ces era so­lo una idea. Así que Cris­ti­na le en­vió una car­ta al maes­tro -ha­blán­do­le de Us­ted

pa­ra pe­dir­le que le con­ce­die­ra el ho­nor de tra­ba­jar en su bio­gra­fía. Ane­xó su cu­rrícu­lo y una se­lec­ción de sus tra­ba­jos pu­bli­ca­dos, co­mo la en­tre­vis­ta que le hi­zo a Ste­ve Ho­we, gui­ta­rris­ta de Yes. Pa­sa­ron unas 3 se­ma­nas y el maes­tro no res­pon­día.

Un día, mien­tras es­pe­ra­ba que Die­go sa­lie­ra de su cla­se, la puer­ta se abrió y sa­lió él “con sus ber­mu­das, des­cal­zo co­mo an­da siem­pre, con sus ojos azu­les y su son­ri­sa. Me di­jo que sí, pe­ro mi emo­ción fue tan gran­de que bo­rré por com­ple­to sus pa­la­bras”. Que­da­ron en re­unir­se ese fin de se­ma­na pa­ra ha- blar del te­ma. Hoy son ami­gos y ríen al re­cor­dar es­tos mo­men­tos.

La bio­gra­fía de­bía so­nar a su voz

Des­de el prin­ci­pio Cris­ti­na en­ten­dió que la bio­gra­fía de Gerry Weil de­bía so­nar a su voz. El li­bro, que fue edi­ta­do por la Fun­da­ción pa­ra la Cul­tu­ra Ur­ba­na y a Gua­ta­ca, se di­vi­de en dos par­tes. La pri­me­ra se ba­sa en las con­ver­sa­cio­nes que tu­vie­ron la au­to­ra y el mú­si­co ca­da do­min­go, sin fal­ta, por 18 me­ses.

En 10 ca­pí­tu­los cuen­ta la in­fan­cia y ado­les­cen­cia del jaz­zis­ta en Aus­tria, “épo­cas que es­tu­vie­ron mar­ca­das por el te­rror de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la post­gue­rra”; su lle­ga­da a Ve­ne­zue­la en 1957, don­de “desaro­lló la es­pe­ran­za y el sen­ti­do de lu­cha”; sus di­fi­cul­ta­des pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les, co­mo la so­bre­vi­ven­cia al sín­dro­me de Gui­llian-Ba­rré; y su pa­sión por el surf, que ya no prac­ti­ca pe­ro va a la pla­ya to­dos los fi­nes de se­ma­na.

Por su­pues­to, tam­bién ha­bla de su amor por la mú­si­ca, sus mé­to­dos de en­se­ñan­za y sus 11 dis­cos en­tre los que se cuen­tan Au­ta­na /

Ma­gic Moun­tain (1989), Jazz en Ca­ra­cas (1984) y Te­puy (2009). “Mi fa­vo­ri­to es Pro­fun­do -di­ce Cris­ti­na- hay pie­zas co­mo Ca­ba­lli­to fre­nao, don­de lo que sue­na es Ve­ne­zue­la”. La se­gun­da par­te se ti­tu­la Poli

fo­nía y reúne tes­ti­mo­nios de Marcelo Plan­chart, Pa­blo Gil, Juan Car­los Ba­lles­ta, Car­los “Ne­né” Quin­ta­na, Al­fre­do Cha­cón y Fe­li­pe “Man­din­go” Ren­gi­fo, en­tre otros. Dos años le to­mó ha­cer es­tas en­tre­vis­tas, mu­chas fue­ron res­pon­di­das por es­cri­to.

Ha­ber co­no­ci­do la vi­da Gerry Weil con­ta­da por él mis­mo, es un pri­vi­le­gio del que Cris­ti­na po­drá jac­tar­se siem­pre, au­na­do al ac­ce­so a los dis­cos del maes­tro, in­clui­dos los de los años 70 que so­lo se edi­ta­ron en ace­ta­to. “Los lle­vé a di­gi­ta­li­zar y es­cu­ché de­ce­nas de ve­ces. Y du­ran­te dos años, no hu­bo un so­lo concierto su­yo (en Ca­ra­cas) al que no asis­tie­ra”.

Lec­cio­nes de mú­si­ca y amor

La au­to­ra ade­lan­tó al­gu­nas de las fra­ses del maes­tro plas­ma­das en el li­bro, por ejem­plo, es­tá la que re­pi­te en sus con­cier­tos: “La mú­si­ca es un ges­to de amor de la Di­vi­ni­dad ha­cia no­so­tros, y a la vez nues­tra res­pues­ta con pa­sión y agra­de­ci­mien­to”. Del jazz ha­bla co­mo “la crea­ción es­pon­tá­nea por ex­ce­len­cia y a la vez la unión de las ener­gías pri­mor­dia­les de la hu­ma­ni­dad: El rit­mo de Áfri­ca, la ar­mo­nía de Eu­ro­pa, el mis­ti­cis­mo de orien­te, to­do jun­to en­cuen­tra en el jazz ex­pre­sión sin igual”.

So­bre la im­pro­vi­sa­ción, di­ce: “Es vi­da en­fren­ta­da con ho­nes­ti­dad y con va­len­tía, con de­ci­sión. Es can­tar sin com­ple­jos, en­tre­gar­se al flui­do mu­si­cal con to­do el ser”. Y so­bre Keith Ja­rret, uno de sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tos, co­men­ta: “Es un mú­si­co ex­cep­cio­nal, un gran pia­nis­ta ca­paz de ma­ne­jar to­dos los có­di­gos po­si­bles, des­de lo clási­co has­ta lo más in­for­mal (...) ¡Ah, pe­ro él no va a la pla­ya to­dos los fi­nes de se­ma­na ni es ka­ra­te­ka cin­ta ne­gra co­mo yo!”.

- Con el li­bro en la mano co­men­te, ¿quién es Gerry Weil pa­ra Cris­ti­na Raf­fa­lli?

Gerry es luz en to­das sus for­mas: La que te ilu­mi­na sin en­can­di­lar­te y tam­bién la que te des­lum­bra (...) la del sol en un día de pla­ya y la de un bom­bea­dor que dis­pa­ra co­lo­res el 31 de di­ciem­bre a me­dia­no­che. Eso es mi Gerry.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.